Quince grandes discos de la NWOBHM

1

15IRON MAIDEN – Killers

La banda que actualmente llena estadios allá por donde va y vende camisetas y objetos de todo tipo relacionados con sus discos o con Eddie, su emblemática mascota, tiene, como todo el mundo, un pasado. Es verdad que en el caso de IRON MAIDEN parece más lejano que nunca, dado el actual estatus de la formación y las notorias diferencias que hay entre los dos discos que contaron con Paul Di’Anno a las voces y el resto de compactos de su extensa discografía. Sus dos primeros compactos, tanto “Iron Maiden” como el aquí valorado “Killers,” popularizaron una vertiente que estaba en plena efervescencia en el Reino Unido y de la que ya se empezaba a hablar fuera de las fronteras británicas. Ambos trabajos son dos obras de arte, pero, a nivel personal, siempre he preferido “Killers”. Estamos ante un disco que comparte muchas de las características que venían desarrollando otras bandas de la New Wave: Un sonido más rockero que Heavy y siempre con cierto sabor a tasca y tugurio de barrio, pero un acabado pletórico e inusual a nivel técnico por aquellos años y por aquellos lares. MAIDEN sonaban macarras, con la mirada clavada en el Punk británico de los setenta, barriobajeros y tremendamente directos con piezas como “Wratchild”, “Murders In The Rue Morgue” (de mis favoritas de la banda) o “Purgatory”, pero esas guitarras dobladas, esas subidas y bajadas en los temas y esa eficaz destreza con la que acometían sus composiciones solo estaban a su altura. Por eso, en parte, hoy están dónde están. ¡Únicos e irrepetibles!

Jorge Osoro

Madness Live!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here