HEAVEN'S BASEMENT - Filthy Empire

0

 

HEAVEN'S BASEMENT es una de esas formaciones complejas y con una relación similar al Mentos y la Coca Cola. Nacidos de las cenizas de ROADSTAR, estos hardrockeros británicos han andado bastante liados desde su fundación echando y contratando nuevos músicos. Con estos jaleos, era difícil sacar un disco, pero, finalmente, tras cinco años de actividad y dos EP, HEAVEN'S BASEMENT ha pegado el salto a la larga duración con "Filthy Empire", un disco de gran calidad y con pocos descartes.

Los británicos ejecutan a lo largo de los doce cortes un Hard Rock duro, aunque siempre con hueco para alguna balada. Un disco bastante compacto, con un buen nivel medio, aunque con pocas canciones que destaquen por sí solas. Un dato a destacar teniendo en cuenta lo que ha tardado el parto en producirse. La voz de Aaron Buchanan, pese a su potencia y su clase, en ocasiones pega poco con el estilo en sí. En lugar de adaptarse él a la banda, es la banda la que se adapta a él.

Dos de los mejores temas de este "Filthy Empire" los encontramos precisamente en el arranque del disco, que como mandan los cánones, rebosa potencia y calidad. "Welcome Home", dividida entre la dureza y la melodía, y la cañera "Fire, Fire" alzan el nivel del disco en un comienzo apto para mover el cuello. Sin dejar de sonar como un cañón, "Nothing Left To Lose" es un corte que se mueve más entre los derroteros del Hard Rock, con unos coros en esta línea. Este último es uno de los mejores cortes de Buchanan, pese a que su voz no me termina de encajar en otras muchas canciones del disco.

Con un toque excesivamente moderno en su principio, "Lights Out Of London", acaba convirtiéndose en el mejor corte en el aspecto de las guitarras, y es que los buenos solos brillan por su ausencia en este trabajo de HEAVEN'S BASEMENT, actuando las seis cuerdas como meras gregarias de los temas, con todo el trabajo, pero con el menor protagonismo. El siguiente tema, "I am Electric" recupera la rabia, pero parece que se queda sólo en pura rabia sin más. Una sensación que se repite en los siguientes cortes, buenos para escuchar en conjunto, y un poco ramplones si los escuchas sueltos.

El disco parece remontar de cara al final, con un digno y duro "Can't Let Go" y con una sencilla pero efectiva balada - "The Price We Pay" -, que aunque evidente era necesaria para el desarrollo total del disco. En esta tacada final es cuando la banda intenta demostrar que sabe hacer algo más que trallazos. Las rockeras "Jump Back" y "Executioner's Day", rítmicas y adecuadas, son una rara avis en un disco tan duro, aunque dan una mejor imagen de la banda, en un estilo en el que destacan sus virtudes. Una pena que lo hayan dejado marginado al final.

En general "Filthy Empire" es un buen disco, aunque condenado a morir en reproducciones salteadas de Spotify. Un compacto de los de antes, pensado como un todo y no como un cúmulo de singles. Si os gusta la tralla, aunque no en demasía, este disco os encantará.

 

Carlos Camino

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here