HELLFEST 2018: Judas Priest, Hollywood Vampires, Satyricon, Joan Jett…

0
Judas Priest Hellfest 2018
Foto de Judas Priest de Nicko Guihal

Hellfest 2018 – 22 de junio, Clisson, Francia

Conciertos de JUDAS PRIEST, STONE SOUR, SATYRICON, HOLLYWOOD VAMPIRES, MESHUGGAH, JOAN JETT, NORDJEVEL, BENIGHTED, THE CHRIS SLADE THE TIMELINE, THE WALKING DEAD ORCHESTRA, CAÏNAN DAWN y DRAKWALD


 

Crónica de la segunda jornada – HELLFEST 2018: Parkway Drive, Madball, Watain

Crónica de la tercera jornada – HELLFEST 2018: Iron Maiden, Amorphis, Marilyn Manson


 

Foto de Carlos Clayman

Dicen que la constancia y el esfuerzo son la clave del éxito y en cada edición de Hellfest queda demostrado. Solo había que ver como se aglomera la gente para comprar los abonos para el 2019, a precio reducido, sin ni siquiera haber confirmado un solo grupo. Así queda demostrada la confianza ciega que se ha ganado este festival entre sus fans.

Las instalaciones de HELLFEST

El evento se ha desarrollado los días 22, 23 y 24 de junio pero nada más llegar el día 21 al mediodía, nos encontramos con una gran masa de gente aglomerada a la entrada del recinto que daba paso al Hellfest City. Bajo un sol de castigo, esperamos a que la organización diera paso a todos a las 16:00 de la tarde. Por suerte, al ir acreditados como prensa nos dio la facilidad de entrar una entrada distinta a la que normalmente entran todas las personas con abono.

Foto de Carlos Clayman

Con la pulsera puesta y el photopass ya en nuestras manos, nos dirigimos hacia el Hellfest City, un emplazamiento que en lo único que había cambiado es que había un puesto de información al lado de un escenario donde actuaban grupos locales que no se encontraban en la orden del día de la web ni del running order de las actuaciones principales del recinto del festival. El Extreme Market, una tienda de tatuajes, una peluquería-barbería, unos cajeros y un banco cashless, son los puestos que ya habíamos visto en ediciones anteriores de este festival.

La entrada hacía el camping tampoco había cambiado nada. Allí estaba la carpa Metal Corner, donde la noche del 21 de junio se desarrolló una fiesta de bienvenida y que el resto de noches continuaba la fiesta después de la última actuación de cada día. Un camping organizado por colores, en los que no faltaba un buen puesto donde vendían café y bollos, aunque había escasez de baños y duchas, pero esto último no es una excepción, ya que es un punto negativo a destacar cada año. Un punto positivo que también hay que tener en cuenta es la gran cantidad de paja que pusieron en el Metal Corner, disminuyendo notablemente el exceso de polvo que tuvimos que soportar el año pasado.

Lo más notable a resaltar, es el uso del chip de las pulseras como método de pago en todo el recinto del festival, excepto el Extreme Market y el merchandising del propio festival, algo muy cómodo y que evitaba estar sacando la cartera a cada dos por tres. Para el funcionamiento de dicho sistema, el festival facilitó numerosos puestos llamados Cashless donde ingresabas la cantidad de dinero deseada y ellos lo ingresaban con sus dispositivos en el chip que se encuentra en la pulsera. De esta manera, se pagaba tanto la bebida como la comida y si uno se va del festival habiendo dejado dinero sin usar en el chip, puede recuperarlo hasta el 7 de julio a través de la web del Hellfest. No hay que olvidar el detalle de que aunque el Cashless funcionaba perfectamente, la conexión a internet para poder utilizar la aplicación del festival o simplemente navegar era desastrosa, de tal manera que nos dejaba sin conexión y a veces totalmente incomunicados. Aunque hubiera distintos puntos Wifi en todo el recinto y parte del camping, no eran suficientes para todas las personas que nos encontrábamos allí.

Foto de Niko Zine

La capacidad de la organización para alucinarnos no tiene nombre y ante eso nos referimos a la estructura que se encontraba en mitad del recinto de los dos Mainstages. Una zona de bares y de Cashless que tenía dos pantallas con sus respectivos altavoces y en la que había una esfera gigante con agujeros por los que, por la noche, expulsaba fuego, provocando un ambiente simulado de estar en un verdadero infierno. Al lado había dos estructuras cuadradas en la que había una constante cascada de agua por donde la gente podía pasar y refrescarse.

Destacando otra vez la falta de polvo, en la parte central en la que se sitúa el público de los Mainstages y en el Warzone la habían adoquinado para que tanto los músicos como el público no estuvieran tragando polvo a diestro y siniestro.

Foto de Niko Zine

Como punto negativo, algo que se debería mejorar por la seguridad de todos los espectadores, es el espacio de las salidas del festival, muy pequeño, por lo que la gente se apelotonaba, llegando a provocar ansiedad y hasta miedo. Creo que la solución era bien sencilla, ya que a última hora no iba a entrar nadie a ver un concierto, habilitar todas las entradas como salidas y así desahogar la salida. Pero dicho exceso de gente no solo era destacable en la salida, sino a lo largo de todos los tres días haciendo que el espacio de la finca se quedara pequeño.

Foto de Ronan Thenadey

Dejando a un lado ese fallo, no así menospreciándolo, la organización es muy buena para el gran formato y el gran line-up que llevan entre manos.


 

DRAKWALD

Con las pilas semicargadas, nos adentramos en lo más profundo del Hellfest para ir directos hacía el escenario Altar, uno de los situados en una carpa gigantesca, para ver a DRAKWALD, un grupo francés cuyas sintonías denotan un Pagan / Death Metal Melódico de lo más carismático.

Un sonido perfecto durante la actuación envolvió a todo aquel que se encontraba en aquel momento, con guitarras esplendidas acompañadas por las armonías de un gaitero-flautista sin sobrepasar ninguno a otro.

Algo que llamó bastante la atención, y que por desgracia no ocurre por nuestras tierras, es la gran afluencia de gente y el gran apoyo a una banda nacional a primera hora de la mañana.


 

CAÏNAN DAWN

Cainian Dawn Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Tras media hora de concierto, anduvimos pocos pasos hacia el escenario Temple (otro de los situados dentro de una gran carpa, prácticamente al lado del Altar) para deleitarnos con un concierto de Black metal de otra banda que jugaba como equipo local, CAÏNAN DAWN.

Cainian Dawn Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Las sensaciones fueron bastante distintas respecto a la anterior banda ya que, aunque los cuatro miembros denotaban una gran actitud y saber estar sobre el escenario, sus temas resultaron ser bastante lineales llegando a ser pesados e incluso aburridos, haciendo que la media hora de actuación fuese algo larga.


 

THE WALKING DEAD ORCHESTRA

The Walking Dead Orchestra Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Después de habernos quitado las telarañas de esta última actuación, otra vez nos situamos en el escenario Altar donde tocaba otra banda nacional. Los franceses THE WALKING DEAD ORCHESTRA llegaron pisando fuerte, dejando un velado pitido de oídos con su estilo Deathcore con leves tintes de Slam, salieron al escenario con un telón donde se podía ver la portada de su último disco, “Resurrect”, que lleva casi un año fuera del horno.

The Walking Dead Orchestra Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Su vestimenta negra y con un cantante que no se quitó la capucha de la sudadera hasta el cuarto tema, hicieron lo que quisieron con su público, teniéndolos en las palmas de sus manos para provocar distintos circles pits. Este estilo de actuaciones nunca suelen dejar indiferente, en cuanto a la diversión que desprenden y THE WALKING DEAD ORCHESTRA no fue menos.

The Walking Dead Orchestra Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

 

THE CHRIS SLADE THE TIMELINE

The Chris Slade Timeline Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Por fin pisamos los alrededores de los escenarios principales, y sería para ver al exbatería de AC/DC, Chris Slade, que estuvo en la mítica banda desde los años 1989 a 1994. Fue un concierto únicamente de versiones de AC/DC, donde pudimos escuchar temas clásicos como “Back In Black”, “Thunderstruck” o “Highway To Hell”, con un Chris Slade que, a pesar de sus 71 años, derrochó energía y un gran afán por dar un buen concierto, cosa que resulto ser así por su profesionalidad y su largo historial como baterista desde los años 60.

The Chris Slade Timeline Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Sus cantantes, Paul Davis y Steve Glasscock, se turnaron para cantar distintos temas e incluso, distintas partes dando tan buen resultado que la gente estaba tan entrega como si fuesen los propios AC/DC.

The Chris Slade Timeline Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

 

BENIGHTED

Benighted Hellfest 2018
Foto de Simon Grumeau

Con su disco “Necrobreed” bajo el brazo, los cinco miembros de la banda francesa BENIGHTED dieron el salto al escenario con su particular puesta en escena, muy movida y sin provocar la sensación de una actuación lineal con un Brutal Death Metal muy bien trabajado. Nula monotonía y con un Julien Truchan a las voces que recorría el escenario de lado a lado constantemente con los pies descalzos, denotaba una técnica vocal sin que en ningún momento se ahogase por su incesante movimiento.

Benighted Hellfest 2018
Foto de Simon Grumeau

Sus temas más famosos fueron tocados con ímpetu como “Let the Blood Spell Between My Broken Teeth”, “Slut” o “Experience Your Flesh”, acompañados de sus fans más fieles y constantes crowdsurfings que hicieron que solo cuarenta minutos de concierto se convirtieran en una de las primeras mejores actuaciones del día.

No olvidemos el detalle que tuvieron con la colaboración de Arno, cantante de BLACK BOMB A, durante el corte “Cum With Disgust” y que terminaron su actuación con un cover de “Biotech Is Godzilla” de SEPULTURA.


 

NORDJEVEL

Nordjevel Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Con el calor acechando y a primera hora de la tarde, seguimos con ganas de más y esta vez tocaba otra actuación de Black Metal proveniente de Noruega, la de NORDJEVEL. Con trazos que recuerdan a RAGNAROCK, su puesta en escena llegaba a ser terrorífica ya que su maquillaje y la particularidad interpretación a las voces de Doedsamiral acompañada de unas lentillas blancas, daba a entender que provenían del mismísimo infierno.

Nordjevel Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Temas cortos, algunos más lentos y otros más cañeros conformaron un setlist muy ameno para ser un Black Metal bastante pesado, haciendo que nuestros tímpanos se deleitaran con el ruido.


 

JOAN JETT AND THE BLACKHEARTS

Joan Jett Hellfest 2018
Foto de Nicko Guihal

Turno para ver un clásico en directo, una de las mejores rockeras de los años ochenta. Con una voz y una técnica en la guitarra realmente envidiable, Joan Jett sigue manteniendo aquella magia que le caracterizaba aquel entonces y que la encumbro en sus años dorados.

El concierto, de una hora, estuvo todo el rato amenizado por antiguos cortes como “Bad Reputation” o “Love Is Pain”, acompañadas de bastantes versiones como la que le dio su salto a la fama “I Love Rock And Roll” de THE ARROWS y “Light Of Day” de Bruce Springsteen.

Tanto ella como el resto de la banda se mantuvieron estáticos en su sitio pero consiguieron animar al público, que les acompañó en todo momento en una buena dosis de Rock que nos transportó a aquellos años de exceso de laca y pelos cardados.

Con este concierto queda demostrado una vez más que con músicos así de excelentes y la lucha constante desde hace décadas, de que el Rock nunca muere.


 

MESHUGGAH

Meshuggah Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Ver una actuación de los suecos MESHUGGAH es sinónimo de excelencia y pura técnica, decidida a dejar boquiabierto a todo aquel que presencia alguno de sus shows y sin dejar a nadie indiferente. Claro está que solo tuvieron cincuenta minutos para desgranar toda su esencia pero fue más que suficiente para dar un concierto de sobresaliente, empezando el sonido, que rozó lo perfecto, pudiendo captar el matiz de cada acorde sin olvidar un sin fin de ritmos propios de un estilo que les corona como reyes, y ese es el Math Metal – Djent.

Meshuggah Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Comenzaron con “Born Of Dissonance”, corte que abría su último largo, “The Violent Sleep Of Reason”, seguido por otros temas tan conocidos como “Do Not Look Down” y “Rational Gaze”.

Meshuggah Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Su profesionalidad les ha llevado a ser más conocidos y por lo tanto ascendidos a un rango superior, puesto que en 2014 tuvimos la suerte de poder verles en directo pero aquella vez fue en una carpa y altas horas de la noche con un público bastante agotado. En esta ocasión pudimos disfrutar de ellos en un escenario grande y a horas centrales del día.

Meshuggah Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Jens Kidman no dejaba de demostrarnos sus excelentes guturales acompañados del gesto que le caracteriza, aquel rostro con los ojos en blanco y la mandíbula inferior adelantada a la superior. Tampoco el resto de los miembros de la banda ser quedan atrás ya que su excesivo virtuosismo con guitarras de ocho cuerdas, bajo de cinco cuerdas y un batería tocando con los ojos prácticamente cerrados, conseguían hipnotizarnos como si de unos ilusionistas se tratasen.


 

HOLLYWOOD VAMPIRES

Hollywood Vampires Hellfest 2018
Foto de Nicko Guihal

Llegó la hora de ver a dos de las mayores rock stars del mundo y a una superestrella de Hollywood, unidos en una banda con un disco en común y con un largo setlist de interpretaciones de temas de otros grupos. Nos referimos ni más ni menos que a Alice Cooper, Joey Perry y Johnny Depp.

Hollywood Vampires Hellfest 2018
Foto de Nicko Guihal

Con una gran agrupación de gente esperando con ansia y la misma ilusión que un niño viendo la cabalgata de los Reyes Magos, hicieron su aparición sobre las tablas con “I Want My Now” y “Raise The Dead”. Estos dos se encuentran grabados en el disco llamado igual que la banda y que dejaron algo frío al público, algo que consiguieron paliar con las versiones de distintos grupos como “The Jack” de AC/DC, “Ace Of Spades” de MOTÖRHEAD o “Baba O´Riley” de THE WHO.

Un concierto donde gran parte de la expectación era ver sobre el escenario al mítico actor Johnny Depp, quien nos deleitó de vez en cuando con una suave y lánguida voz, interpretando algunas canciones del setlist y demostrando sus dotes como guitarrista. Viendo el estado de Depp se desmentían muchos de los rumores que generaron dos fotografías tomadas hace menos de un mes, en las que su estado físico parecía lamentable, pero lo que dedujimos, al verle en tan buena forma y con una actitud impecable, fue que lo que querían provocar con aquellas fotografías era generar un sensacionalismo barato.

Hollywood Vampires Hellfest 2018
Foto de Nicko Guihal

Joe Perry también se hizo notar a lo largo de la actuación con su guitarra y no dejando atrás las voces, volviendo a hacer sus pinitos como ya le vimos el año pasado con AEROSMITH y que por cierto, fue muy agradable de ver y de escuchar. Ni muchos menos podemos olvidar a Alice Cooper, quien llevó las riendas de la actuación en todo momento, dirigiendo el concierto con el carisma que le caracteriza e interactuando con los espectadores.

Tampoco podemos olvidar a los otros músicos, que aunque no tengan tanto nombre como los tres jinetes principales de la banda, como Tommy Henriksen, conocido por su trabajo con ALICE COOPER y también haber pertenecido a WARLOCK; Robert DeLeo, bajista de los STONE TEMPLE PILOTS, Glen Sobel, baterista de ALICE COOPER; y Bruce Witkin a los teclados, más conocido como productor musical.

Remitiéndonos de nuevo a la actuación para dar unas leves y últimas pinceladas a lo que fue el concierto, debemos destacar que como grupo nacido para hacer versiones de bandas de los años setenta no deja de ser eso, el grupo de versiones más caro del mundo dando un concierto levemente entretenido que a veces se convertía un poco soporífero.


 

STONE SOUR

Después de HOLLYWOOD VAMPIRES, en el escenario colindante se iba a desarrollar la actuación de STONE SOUR, el grupo liderado por el frontman de SLIPKNOT, Corey Taylor, donde desahoga toda su sensibilidad dando luz a uno de los mejores Hard Rock que hay hoy en día.

Los nativos de Iowa dieron su aparición con pirotecnia y chispas por doquier, con un tema que da comienzo a su último trabajo de estudio, “Hydograd”, derrochando un entusiasmo que contagio al resto del público, llevando a continuos saltos y mosh entre el público. Todos los miembros de la banda dieron de sí todo su potencial de forma atractiva pero a la vez delicada, casi desprendiendo una agresividad propia de música extrema.

Escopetas cargadas con confeti, el continuo uso de pirotécnica y la calidad de los músicos, resultaron en un bolazo que añadir a la lista de buenos conciertos del festival. Corey Taylor era un incansable saltarín con una voz envidiable que recorría de lado a lado el escenario, animando a la gran cantidad de espectadores que se encontraba visualizando su espectáculo. Hasta tuvo tiempo de presentar a cada miembro del grupo, destacando a Josh Rand que iba con camisa, chaleco y pajarita, un toque muy elegante para una actuación donde todos mojaron la camiseta.

Para terminar, tocaron tres bises empezando por su último y glamuroso single “Song#3” seguida por su balada más famosa, empezando únicamente con la voz y con guitarra de Corey Talor, a la que se añadió el resto del grupo a mitad de canción. Como broche final para el concierto, terminaron con “Fabuless” acompañada por muñecos hinchables colocados al borde del escenario y con chispas en distintos puntos. Cuando terminó dicho tema, estuvieron su tiempo correspondiente despidiéndose y Corey aprovechó para dar las gracias por el apoyo con su hijo allí presente.

Esta descripción no es ni un tercio de lo que nos hicieron sentir y lo único que podemos añadir es que, indudablemente, les veríamos otra vez en directo.


 

SATYRICON

Tocaba volver a algo más oscuro y qué mejor que acercarse a la carpa del escenario Temple a ver a los noruegos SATYRICON, donde se congregó una gran cantidad de gente, no la suficiente como para rebosar dicho espacio pero la suficiente como para encontrarse a gusto. Con un escenario adornado con estructuras de luces que simbolizaban cruces invertidas, salieron con la particularidad de que Frost no estaba situado en segundo plano como la mayoría de los bateristas se encuentran en directo, sino que se encontraba casi a la altura de Satyr, dándole mayor presencia aunque la batería le tapaba casi por completo.

Comenzaron con el primer tema de su última obra, “Midnight Serpent”, seguida por temas como “Black Crow On A Tombstone” o “Now Diabolical”, bajo una iluminación tenue que acompañaba las exquisitas composiciones que les ha llevado a lo largo de su carrera a estar donde se encuentran, modestamente, en la cumbre de los mejores grupos de Black Metal.

Concierto de una hora que se pudo aprovechar lo suficiente como para meter en su setlist su clásico fundamental “Mother North”, resaltándola con un sonido impecable que facilitó la captación de cada matiz y cada instrumento, en la que la batería de Frost y la voz de Satyr, que cantaba de una manera impactante, concordaban en perfecta armonía.


 

JUDAS PRIEST

Tras la puesta en marcha de su gira de presentación de su último disco, “Firepower”, es la primera vez que veíamos a JUDAS PRIEST sin Glenn Tipton al que se le echó de menos. Con un Rob Halford muy entregado y dando un show propio de la leyenda que le caracteriza, como siempre, que tuvo más cambios de ropa que Madonna y que a pesar de sus sesenta y seis años sigue dando lo mejor de sí mismo, demostrando que es igual que el buen vino, su voz mejora con los años.

Comenzaron precisamente con “Firepower”, con una puesta en escena con dos símbolos de la banda a ambos lados de la batería, con Rob Halford paseándose constantemente de lado a lado del escenario en las partes que no le tocaba cantar.

Para el siguiente corte, la pantalla que actuaba como telón del escenario se lleno de una imagen que proyectaba fuego a la vez que tres símbolos de JUDAS PRIEST e iluminando todo el escenario de rojo con tonos cambiantes a violeta para simular el infierno mientras tocaban “Sinner”.

Temas como “The Ripper”, “Lightning Strike” o “Bloodstone” fueron los que estuvieron amenizando la velada antes de terminar la primera ronda del concierto con “Turbo Lover”, corte que estuvo acompañado de los coros que hacía el público cada vez que empezaba el estribillo. Y tras un le preludio dieron paso a “Tyrant” en el que Halford aprovecho la ocasión para cambiar de cazadora pero esta vez era una cazadora negra con tachuelas en cuya espalda ponía Heavy Metal.

Solos muy bien plasmados como en los discos, sonido excelente y una línea de actuación que en ningún momento se hizo pesada. Tras “Night Comes Down” y “Freewheel Burning”, llegó el momento emotivo con la introducción “Guardians” que daba paso directo a “Rising From Ruins” a la vez que pusieron imágenes del águila y el logo del grupo en la pantalla, y donde Rob Halford apareció en escena con un guardapolvo color plateado y con sus famosas tachuelas.

Otro momento cumbre de la noche fue con “You’ve Got Another Thing Comin´” seguido por “Hell Bent For Leather” y el momento estrella donde el batería Scott Travis pudo demostrar sus dotes antes de amagar con el comienzo de “Painkiller” en la cual la gente comenzó como por arte de magia a volar por encima del público. Destacar que durante el solo de guitarra de esta mítica canción, pusieron en las pantallas imágenes de Glenn Tipton como homenaje. Algo realmente emotivo para los que son fans de esta banda desde hace años.

Tras un pequeño parón comenzaban los bises con “Metal Gods”, seguida por “Breaking The Law” y “Living After Midnight” poniendo punto final a un concierto potente. En resumidas cuentas, JUDAS PRIEST es un símbolo de calidad y nunca decepciona, y por eso no hay que desaprovechar la oportunidad de ver sus actuaciones.


 

Crónica: Carlos Clayman

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here