HELLFEST 2018: Parkway Drive, Madball, Watain…

0
Madball - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Hellfest 2018 – 23 de junio, Clisson, Francia

Conciertos de PARKWAY DRIVE, NILE, WATAIN, KATAKLYSM, BULLET FOR MY VALENTINE, RISE OF THE NORTHSTAR, ESKIMO CALLBOY, GET THE SHOT, BLOODSHOT DAWN y REDEMPTION


 

Crónica de la primera jornada – HELLFEST 2018: Judas Priest, Hollywood Vampires, Satyricon, Joan Jett

Crónica de la tercera jornada – HELLFEST 2018: Iron Maiden, Amorphis, Marilyn Manson


 

REDEMPTION

Segundo día de jornada, con un PH bastante descompensado y un agotamiento que poco a poco va a haciendo mella, estábamos decididos a estar a primera hora, las diez y media de la mañana, para presenciar un show de la banda ganadora del Voice of Hell (un concurso propio del festival para elegir una banda novel que pudiera tocar en uno de los escenarios principales). Para nuestro asombro, nos encontramos con una banda compuesta por solo tres miembros en la que el bajista era el padre, a las voces y a la guitarra el hijo de dieciséis años, y a la batería un niño de tan solo diez años.

Redemption - Hellfest 2018
Foto de Nicko Guihal

Un grupo con mucho camino que recorrer y con una oportunidad de impresionar, y por supuesto que lo hizo… Nos dejó a todos alucinados con su particular Thrash Metal y más lo hizo el hijo menor a la batería, que consiguió tocar con una profesionalidad propia de un músico con muchos años de carretera.

Para solo media hora de concierto, consiguieron ganarse el afecto de cada alma presente siendo correspondidos con wall of deaths, distintos circle pits y una extensa tanda de aplausos que los tres integrantes de la familia recibieron con mucha emoción.


 

BLOODSHOT DAWN

Con los pelos aún de punta, nos dirigimos hacía el escenario Altar para ver a un grupo inglés de Death Metal Técnico de lo más peculiar, BLOODSHOT DAWN. El cuarteto nos deleitó con una sinfónia llena de matices y de un sinfín de ritmos capaces de captar toda la atención desembarcando en un placer sensitivo que resultó ser adictivo.

Pero lo que vimos era solo fruto de un aperitivo dejando con hambre por la escasez de tiempo, ya que la actuación fue de apenas treinta minutos. Aunque toca ver el vaso medio lleno, fue una actuación exquisita que recordaba a grupos tan técnicos como BEYOND CREATION.


 

GET THE SHOT

Get The Shot - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Turno para un poco de Hardcore canadiense, el de GET THE SHOT, una oportunidad única para degustar una buena dosis de agresividad inofensiva donde hasta los más alejados estaban moviéndose al son de las canciones de esta banda que fue todo un descubrimiento.

Get The Shot - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

En constante movimiento, los cinco miembros que componen la formación no pararon quietos, incluido el batería que parecía romper cada plato de su instrumento.

Get The Shot - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Con tan solo dos álbumes, ya han conseguido captar la atención de los más fieles al género que se congregaron para corresponder con un continuos mosh, algo estresante para los de seguridad, ya que no daban a basto a recoger gente surfeando por encima de la multitud.

Get The Shot - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Un concierto lleno de adrenalina y potencia que atrapaba en una vorágine de rebeldía a la vez que absorbía a un mundo en el que todo lo malo que contiene, se olvida por un momento.

Get The Shot - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

 

ESKIMO CALLBOY

El gran abanico de estilos dentro de este género no tiene límites y esta vez nos adentramos dentro de algo nuevo que junta electrónica y Metalcore. Los alemanes ESKIMO CALLBOY vienen pisando fuerte y así pisaron las tablas con una puesta en escena muy movida, marcada por uno de los dos cantantes que componen la banda, ya que llevaba lentillas negras que le cubrían todo el ojo.

Eskimo Callboy - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Mencionando el tema musical, consiguieron crear una atmósfera impetuosa, acompañada de un público adolescente totalmente entregado. Temas muy pegadizos que conseguían mover hasta el más escéptico de los presentes, incluidos niños que iban acompañados por sus padres, quienes les dieron permiso para sumarse a surfear por encima de la gente como el resto de los adultos que estaban en el meollo. Tampoco hay que olvidar que tres personas en silla de ruedas estaban surfeando como el resto, una y otra vez ya que se les veía salir del foso para pedir que les lleven al centro del todo el follón.

Eskimo Callboy - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman
Eskimo Callboy - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Una actuación sobresaliente para un estilo solo apto para las mentes más abiertas.


 

RISE OF THE NORTHSTAR

La curiosidad podía con nosotros y no perdimos ni un momento para ver a los creadores del Manga Metal, RISE OF THE NORTHSTAR. Un grupo francés que crea sensación allá por donde va y este concierto no se quedó atrás.

Rise Of The Northstar - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Con sus particulares vestimentas, subieron a las tablas con una apariencia parecida a los samuráis donde el cantante añadía una máscara que tapaba parte de su rostro durante toda la actuación. Esto tenía un punto de valentía ya que, a pesar del calor que hacía a primera hora de la tarde, aguantaron dando cera los cuarenta minutos de actuación.

Rise Of The Northstar - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Cortes como “What The Fuck” o “Again Again” fueron los que reventaron los oídos de la gente a la vez que dejaba exhausto por el balanceo al son de los compases. Como punto final a esta actuación, durante el tema “Demonstrating My Saiya Style” pidieron al público que se agachara para dar el estallido final entre saltos y pogos. Como último detalle, mientras se despedían de su público, sonaba la banda sonora de una de las mejores películas del estudio Ghibli, “La Princesa Mononoke”.

Rise Of The Northstar - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

 

BULLET FOR MY VALENTINE

Bajo un manto de violines hacía su aparición entre gritos aclamadores BULLET FOR MY VALENTINE, dando comienzo el tema “Don’t Need You”, de su último trabajo “Gravity”, aunque este single lo lanzaron hace un año para poner los dientes largos a todos sus fans. Pero, apartando este detalle, no fue más allá de una actuación insulsa por faltarle frescura al setlist.

Bullet For My Valentine - Hellfest 2018
Foto de Nicko Guihal

Algo fallaba en este concierto ya que no llegaba a sumergirnos en el espectáculo aunque los músicos tenían la clara intención de hacernos disfrutar. Temas recientes fueron los que compusieron su hoja de ruta como “Over It” o “Piece Of Me”, u otros clásicos como “4 Words” o “Tears Don’t Fall” fueron los que hicieron una tarde, por lo menos, un tanto entretenida.

Sensaciones que llegaron a ser un poco decepcionantes por saber que están en un buen momento profesional y no llegar a transmitirnos la valía de la agrupación.


 

KATAKLYSM

Los canadienses han querido tocar el firmamento con su última obra, consiguiendo ganar la medalla de plata PARA una actuación que no llego a la perfección como suele ser costumbre para estos cuatro jinetes. No obstante, comenzaron con esa intensidad que les caracteriza tocando “Narcissist”, con Maurizio Iacono a unas voces que retumbaban en las paredes de la carpa provocando la dilatación de cada tímpano presente.

Animados y cargados de energía, nos sorprende la constancia de la intensidad de sus directos hasta que llegó un final un poco inesperado dejando la sensación de flojera que no gustó a la mayoría. El corte con el que terminaron fue “The World Is A Dying Insect”, delicioso de escuchar en disco pero muy insulso, modestamente hablando, para terminar un show.

Como detalle altamente llamativo, es que el grupo terminó diez minutos antes de la hora de finalización prevista, algo que pudo provocar el descafeinado final de su concierto.

Reservando estos últimos detalles al margen, durante el núcleo tocaron “As I Slither” o “At The Edge Of The Word”. Formidables elecciones para un setlist en el que también hubieron clásicos como “In Shadow & Dust” o “Crippled & Broken”, dejando deambulando, como si de unos hipnotizadores se tratasen, a todo alma que estaba deleitándose de un buen Death Metal.


 

MADBALL

Madball - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Lo que ahora describimos solo se puede asimilar a las batallas que se produjeron durante los disturbios de las cientos de protestas que ha habido en Nueva York pero dejando a todo el público que ahí se encontraba totalmente ileso, o más o menos… De ahí mismo son los siguientes protagonistas, MADBALL, cuatro nativos neoyorquinos dando una buena lección del mejor Hardcore-Punk, provocando el choque continuo de la gente, pudiendo ver a algún asistente con una ceja rota o algún que otro esguince.

Madball - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

Con movimientos de lado a lado sobre el escenario, Freddy Cricien cantaba de forma imponente mientras animaba sin cansarse. Canciones como “Face To Face”, “Born Strong” o “Doc Marten Stomp” dieron el pego como auténticos himnos revolucionarios que compusieron un concierto excelente para aquellos a los que les guste la adrenalina.

Madball - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman
Madball - Hellfest 2018
Foto de Carlos Clayman

 

WATAIN

La oscuridad se apoderó nada más caer la noche en el escenario Temple, para dar pie a un show en el que los suecos WATAIN tenían como atrezo tridentes en llamas, cuatro antorchas y numerosas velas encendidas que daban un aspecto de ritual cada vez que acababa un tema y se apagaban todas las luces.

Un setlist compuesto por canciones como “Devil´s Blood”, “Furor Diabolicus” o “Toward The Sanctuary”, en el que demostraron su estilo de hacer Black Metal y a la vez dar un espectáculo de características muy simbólicas. A la voz, Erik Danielsson daba a entender que llevaba un auténtico demonio dentro y desprendía una técnica vocal muy bien estudiada. El resto de miembros de la banda estaba en perfecta armonía, acompañados por un sonido claro en el que se podía captar cada matiz de sus composiciones.


 

NILE

Para un buen amante del Death Metal, no puede dejar pasar a un lado la oportunidad de ver a una de las mejores bandas que existen hoy en día. Con una técnica exquisita y tras la marcha de Dallas Toler-Wade (en la banda veinte años), se podía ver a tres vocalistas sobre las tablas, dos guitarristas y un bajista, cada uno cantando su respectiva parte de las composiciones, y cuando los tres formaban una sola voz se podía escuchar una unión como si se hubiesen fusionado.

Una destreza para la que no había que estar vacunado, resulto ser un contagio de lo más agradable que llegó a curarse con una hipnosis muy escasa dada la duración de la actuación. Una hora de canciones apabullantes como “Sacrifice Unto Sebek”, “Call To Destruction” y “Black Seeds Of Vengance”, sonaron para amenizar una velada espléndida.

El sonido de este concierto podría asemejarse al de MESHUGGAH ya que fue otro de los mejores conciertos, en cuanto a la calidad del sonido, que hubo en todo el festival. Terminando, como último apunte, dio gusto poder ver a un grupo de semejantes características con un público algo escaso por estar la mayoría en el escenario de al lado guardando sitio para ver a DIMMU BORGIR, aunque los que nos mantuvimos en el sitio pudimos disfrutar de un amplio espacio personal para nuestra comonidad.


 

PARKWAY DRIVE

Parkway Drive - Hellfest 2018Los australianos empezaron diez minutos tarde ya que ese período de tiempo se lo comió AVENGED SEVENFOLD por alargar demasiado su actuación. Este retraso no supuso ningún cambio en la actuación de PARKWAY DRIVE ya que aun así los australianos tocaron la hora que estaba programada para ellos.

Cuando les tocaba empezar, antes de dar pie a la intro, consiguieron captar la atención de todo el mundo con las explosiones de dos petardos. Después de esto, dieron paso a la primera canción de su repertorio, “Wishing Wells” en la que apenas se veía nada ya que estuvieron actuando con poca iluminación. Siguieron con “Prey” donde Winston McCall animó al público a saltar durante todo el rato que duraba el estribillo, que por cierto era muy pegadizo. Las siguientes fueron “Vice Grip”, con las primeras muestras de pirotecnia y “Dedicated”, con llamaradas incesantes y bastante espectaculares en cuanto al montaje.

También nos deleitaron con un tema de su albúm “Horizons”, “Idols And Anchors” y otro de “Deep Blue”, “Karma”. En este último tema, cuando tenía que empezar la dureza de la canción, Winston interrumpió para pedir al público que hiciera un circle pit mucho más grande del que estaba haciendo, animando a que la gente cogiera a todos sus colegas para sumarse al mogollón, algo que consiguieron porque lograron que gran parte de la pista corriera en círculos durante una gran cantidad de tiempo.

Antes de entrar a los bises, pusieron a tono a todo aquel que les estaba viendo con su famoso corte “Wild Eyes”, con la gente coreando sin cesar dejando a cada miembro de la banda con una sonrisa en la cara. Los cinco músicos, por cierto, estaban ofreciendo todo un derroche de adrenalina. Tras este último corte que dejó extasiado al público, empezaron los bises con “Crushed”, cuando se cubrieron en llamas el borde del escenario así como la estructura donde estaba situada la batería giratoria. Cabe resaltar que el batería, durante gran parte de tiempo de esta canción, estuvo dando vueltas sobre su eje, quedando boca abajo bastantes veces, cosa que no impidió seguir tocando con la maestría que le caracteriza.

Para poner punto final a un concierto que resultó ser uno de los mejores de todo el Hellfest 2018, tocaron “Bottom Feeder”, en el que hubo bastante fuego y un parón ensayado en el que volvieron a animar para saltar y a provocar pogos. El estallido final estuvo lleno de llamaradas, chispas y fuegos artificiales, combinados con una composición que contagiaba las ganas de pegar botes y de seguir la canción estrofa por estrofa.

Fue una despedida magnífica en la que los componentes de PARKWAY DRIVE se mostraron agradecidos, pero no se les vio irse ya que, cuando acabo la canción, hubo un estallido más que dejo caer un telón con la imagen de la portada de su último trabajo de estudio y una fecha, en la que tocarán en París en febrero del año que viene.


Crónica: Carlos Clayman

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here