HELSTAR – Glory Of Chaos

0

¿Cuántas veces se comenta que las reuniones de bandas suelen estar mutiladas o no responden a glorias pretéritas? Pocos miembros originales, ausencia de nuevas composiciones, actuaciones mecánicas en giras decadentes o festivales destinados a satisfacer al público del Hard & Heavy que vive exclusivamente del pasado. HELSTAR es la antítesis de todo esto. Volvió con tres quintas partes de la formación clásica y lo primero que hizo fue regrabar unos cuantos temas ilustres de su discografía de los ochenta, anticipo del notable “The King Of Hell”, un álbum que nos devolvía al quinteto de Texas casi en su máxima expresión. Retornaba con ganas de venganza porque, además de su US Metal tradicional, ahondaba en los ramalazos Thrash que ya se vislumbraban hace dos décadas.

Con el héroe de los vocalistas underground, James Rivera, al mando de las operaciones (cómo se nota que, por muchos proyectos en los que aparezca, HELSTAR es “su” banda) los de Houston se han asentado en esta segunda etapa, sea en directo o en estudio. Prueba de ello es “Glory Of Chaos”, su nueva entrega. Inicialmente, he de apuntar que me encanta la producción y mezcla del disco. Suena moderno, adaptado a la actualidad pero sin saturar, gran defecto en muchos trabajos de hoy en día. Asimismo, como debería suceder en un estilo como este, las guitarras tienen papel preponderante e, incluso por encima del gran Rivera, la labor a las seis cuerdas de Larry Barragán y Robert Trevino es brillante, formando ambos una máquina engrasada de destripar riffs.

Por lo tanto, como podéis ver, el envoltorio es muy bueno y solo falta comprobar si las composiciones mantienen el conjunto porque, indudablemente, sin canciones que resalten, “Glory Of Chaos” no pasaría de un puñado de loables intenciones con resultado deficiente. HELSTAR se han propuesto con este disco no hacer prisioneros en el camino. “Angels Fall To Hell” y “Pandemonium” no dejan lugar a la duda. Nos encontramos ante una tormenta sónica de Thrash Metal del siglo XXI. Si cambiáramos a James Rivera por Schmier (dos vocalistas diametralmente opuestos) podríamos comparar este comienzo a los DESTRUCTION del “Antichrist”. “Pandemonium” competiría sin problemas con el “Nailed To The Cross” de los germanos.

Quizá pudiéramos pensar que este puñetazo en la cara se basa en la habitual maniobra efectista de comenzar con inusitada fuerza para ir moderando la propuesta. No es el caso porque entre los diez cortes que configuran el álbum, la tendencia habitual es el Thrash, desde los temas hiperveloces como “Bonechrusher” o “Death Trap” (otra analogía con DESTRUCTION, esta vez en el nombre, ¿coincidencia?) a otros más machacones comandados por la dupla Barragán – Trevino, tipo “Monarch Of Bloodshed” o “Summer Of Hate”. Además de la bonita outro “Zero One”, el final llega con dos canciones opuestas que se erigen entre lo mejor de “Glory Of Chaos”: “Trinity Of Heresy” es la única que, de verdad, entronca al 100% con el estilo de la banda en los ochentas mientras que en “Alma Negra”, HELSTAR se disfrazan de SLAYER (¡hasta Rivera se parece a Araya!) en una composición repleta de cambios de ritmo y demostraciones de guitarra en riffs y solos.

En conclusión, parece que es oro todo lo que reluce. Pues no. Entonces, ¿qué contradicción, diréis? Me explico. “Glory Of Chaos” es un trabajo impecable, en contenido y continente. Cualquiera que lo escuche objetivamente quedará más que satisfecho. Sin embargo, peca de una cosa para aquellos que amamos la primera encarnación de HELSTAR. Los texanos no son un grupo de Thrash Metal en esencia, nunca lo han sido. Sus raíces están en el US Metal. No es que quiera encontrarme ante un “Remnants Of War” o un “Nosferatu”, segunda parte. No se trata de eso. Está muy bien evolucionar pero sin perder lo que te define. “The King Of Hell”, siendo menos inspirado en el apartado compositivo, poseía más coherencia interna dentro de la trayectoria de HELSTAR. Estaba en el límite que “Glory Of Chaos”, en mi opinión, ha sobrepasado. Por ello, considero que el nombre y el pasado les privan de una valoración personal superior. No obstante, un álbum que merece la pena para los seguidores del Thrash moderno y el Power Metal Americano más contundente.

Marco Antonio Romero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here