ICS VORTEX – Storm Seeker

0

Decepción es quizá una palabra demasiado fuerte para definir los sentimientos encontrados que me produce el debut en solitario de ICS VORTEX, “Storm Seeker”. Por eso voy a concretar y decir simplemente que el álbum se queda en un esfuerzo curioso que no creo que pueda conectar con demasiados oyentes debido a su sentido experimental y, por qué no decirlo, cierta deriva creativa producida por las ansias de querer tocar muchos palos.

Desde luego, si esperabais que el bajista y cantante nos fuera a deleitar con un disco de Black Metal melódico después de que DIMMU BORGIR le diera la patada, este no es vuestro álbum. Hay elementos de Black presentes, con cuentagotas, si bien algunas ideas nos retrotraen por una parte al extravagante Avantgarde de ARCTURUS y a la inventiva de BORKNAGAR y, por otra, al Rock de los años 70. Independientemente, canción a canción, encontramos puntos interesantes aunque el resultado es inconexo y raro.

“The Blackmobile” es precisamente de los temas más propiamente Black Metal en cuanto a música, no siendo así en las voces, ya que Vortex utiliza en todo el disco su distintiva forma de cantar, que puede llegar a ser fastidiosa en alguna parte. El caso es que ateniéndonos al título del tema uno no sabe bien a qué juega el músico, pero la canción es veloz, apañada y tiene un punto macarra. Con “Odin’s Tree” cambiamos ligeramente de tercio, sin abandonar unas interesantes guitarras y líneas vocales, pero es con el breve “Skoal!”, cuando la cosa se desmadra de verdad, estando más cercano al Pagan-Folk Metal cruzado con Rock setentero, teclados Hammond y unas escandalosas voces que no le hacen demasiado favor, aunque en esa misma onda es casi más estrafalaria “Dogsmacked”.

Y así seguimos, saltando de canción en canción a cada cual más extraña: “Aces”, orientada al Stoner; las chocantes “When Shuffled Off” y “Windward”, sin duda pegadiza, con un inicio que me recuerda a THE BEATLES; “Oil In Water”, en la que volvemos a un Black ‘n Roll con variaciones de todo tipo; los pasajes zeppelianos de “Storm Seeker”… Sin embargo, el tema más aberrante (no por malo) es el final “The Sub Mariner”, una pieza electrónica ambiental agradable de escuchar.

En definitiva, en “Storm Seeker” algunos momentos destacables se dan la mano con otros anodinos, dejando a este debut como un trabajo disperso, no aburrido pero tal vez pretencioso. Demasiado ha querido abarcar ICS VORTEX.

 

Enrique Herrero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here