INNTRANCE – Impío

0

Cambios de formación y cambio de idioma. INNTRANCE se pasa al castellano en su segundo disco, “Impío”, lo que no deja de ser extraño ya que el grupo había defendido el uso del inglés en su debut “The Basis Of Trancetherapy”. Pero eso da lo mismo cuando el resultado obtenido es bueno y es que no cabe duda de que los madrileños sorprenderán a propios y extraños con su segundo trabajo.

La respuesta para esta relativa sorpresa no es sencilla, como no lo es tampoco el crisol de estilos del que bebe el grupo y que lo hace musicalmente interesante: Thrash, Metalcore, Groove Metal, Metal Alternativo… Y por su actual uso de la lengua de Cervantes quizá los campos musicales se amplíen un poco más al acercarse por momentos a SKUNK DF o a KOMA. Es imposible por tanto colocar una sola etiqueta, pero sí se puede afirmar que hay unas cuantas canciones geniales que superan a las de su predecesor, aunque otras destilan un cierto efluvio divertido pero quizá demasiado macarra.

Sin duda hallamos diversos cortes dignos de mención nada más comenzar la escucha. Un arranque excepcional con “Entre Lamentos (Impío)”, muy pegadizo, con esa combinación estilística que tira tanto de PANTERA como de grupos más suaves, con Kiko Hagall metiendo algunas voces guturales, aunque está más bien contenido en todo el tema. Más melódico se muestra en “Sin Perder La Fe”, pero una de las canciones más chocantes del trabajo, para lo que podíamos esperar de INNTRANCE (y lo que demuestra es que podemos esperar cualquier cosa de la banda) es “Jamás Te Olvidaré”. Con colaboración en las voces de Mar García y Nacho Ruíz, la canción se torna tremendamente melódica y eso que la contundencia instrumental también está presente, pero no habíamos escuchado un estribillo tan intenso y emotivo hasta ahora en el grupo. “Sinceridad” es otra pista interesante, con muchos cambios, musicales y vocales, aunque una de los mejores llega bastante después. Se trata de “Tras El Telón”, con colaboración de Davinia, vocalista de ATMOSPHERE GREY, música asesina pero con un poder de adicción impresionante gracias a su gran estribillo.

Menos destacan cortes como “Déjame Vivir” o el mucho más duro y gamberro “La Tubo”, de los temas menos agradables del trabajo, quizá por distanciarse tanto del resto o por el tipo de voces de Kiko, que también emplea en un más acertado “El Carrusel”.

En definitiva, INNTRANCE juega con los contrastes, y también con el oyente que en algunos momentos no sabrá a qué atenerse. Pero esta variedad compositiva (que nos lleva incluso a un semiacústico como el tema extra “The Way”) de la que hacen gala los madrileños no hay que tomarla como algo negativo, sino como un valor intrínseco en su aventurera y potente música.

 

Enrique Herrero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here