Crítica de IRONSWORD - Servants Of Steel

0
ironsword servants of steel

Desde Portugal y con un silencio excesivamente prolongado, regresa IRONSWORD blandiendo su acero cimmerio en "Servants Of Steel". De nuevo los relatos de Conan copan las letras de esta épica formación de aguerrido Heavy Metal, el mejor exponente luso para un servidor, y de los grupos que más me han satisfecho en los últimos años en todo el mundo.

Tosco y valiente sigue siendo el sonido de IRONSWORD, nacido cual una encrucijada entre planos, cual encuentro entre Campeones Eternos de Michael Moorcock. Aquello aconteció a los pies de tres portales imponentes de los que emanaba una bruma de la que salieron héroes fuera del espacio y el tiempo, portando cada uno un estandarte. Entre los jirones de tela se atisbaban los nombres de MANILLA ROAD, MANOWAR y MOTÖRHEAD, y los jóvenes lusitanos que lo observaban en la distancia tomaron el testigo décadas después para unirse a esa batalla eterna.

De los mitos musicales mencionados, para IRONSWORD (que actuará en Skulls Of Metal 2020) sigue siendo más evidente por encima de cualquier otra la influencia el de MANILLA ROAD. Todavía se aprecia en las voces menos bárbaras, solos de guitarra y riffs el espíritu del ya desaparecido Mark Shelton. Todo ese peso lo recibes incluso sin valorar la colaboración de Bryan "Hellroadie" Patrick, que lo hace aún más visible. Olvidemos por un segundo los efluvios que les llegaron desde Estados Unidos, centrémonos en lo tangible, en lo determinante que fue el regreso de Tann a Portugal para volver a impulsar a la banda en 2015.

La vuelta de Tann permitió ofrecer como fruto un disco poderoso, aguerrido y épico en 2015, y es algo que ahora se repite, gracias también a que de aquel envite aún mantiene como compañeros a Jorge Martins y Joao Monteiro al bajo y batería. "Servants Of Steel" es el resultado de tres instrumentistas que se limitan a generar un Heavy Metal rudo y sin adornos, que se puede paladear y casi sentir cómo fluye en la atmósfera cual invocación.

No hay espacio para la delicadeza en piezas como "Rogues In The House", ni en la más dramática "Tower Of The Elephant", y mucho menos en lo que fuera el adelanto "In The Coils Of Set". Como podéis intuir con estos títulos, las letras emanan de los textos de Robert E. Howard, con el cimmerio más conocido de la Era Hiboria más presente incluso que en obras anteriores de IRONSWORD, donde hubo cabida para otros universos compatibles como el de H.P. Lovecraft. Hasta eso heredaron de Shelton, o quizá sería más justo decir compartieron.

También en la segunda mitad del disco hay canciones reseñables, como "Son Of Crom" y su introducción e intermedio calmados, "Keepers Of The Crypt", la enorme "Black Colossus" o el cierre "Servants Of Steel", pero este quinto álbum de IRONSWORD debe escucharse en su totalidad. Hay que sentir las canciones como suma, como un conjunto, para entender el valor de esta obra.

IRONSWORD vuelve a visibilizar de nuevo a la espada y brujería en "Servants Of Steel"

Si ya estabas familiarizado con la barbarie épica y musical de IRONSWORD, este quinto álbum de los de Portugal te va a encandilar. Querrás atravesar el umbral que separa nuestra realidad, cruzar al lado de la fantasía, pues esa es la fuerza de "Servants Of Steel": somos servidores del acero y no tenemos más remedio que vivir en un mundo donde lo más bello y poderoso reside en la imaginación. El último refugio que nos hace realmente libres, y el Heavy Metal aquí presente es un portal hacia allí, y eso es mucho decir.

Si ese mundo de fantasía no te ha fascinado nunca, quizá deberías darle una oportunidad, o seguir equivocado por el fin de los tiempos. Al menos aquí hay un espacio para los que gustaríamos de vivir esas aventuras en las que hechiceros, demonios y princesas se cruzan en tu camino, siempre espada en mano.


 

Discográfica: Alma Mater Records

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
8.5
Compartir
Artículo anteriorLIKE A STORM y DEVILSKIN: Conciertos en Barcelona y Madrid
Artículo siguienteCrítica de THE FERRYMEN - "A New Evil"
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here