Crítica de JOLLY JOKER – Never Say Forever

2
Jolly Joker - Never Say Forever

Un simple vistazo, solo eso, es lo que me hizo falta al recibir “Never Say Forever”, el reciente trabajo de JOLLY JOKER, para intuir sin demasiado esfuerzo por mi parte que algo había cambiado en la banda valenciana. La portada de una obra musical (y esta entró en nuestra lista de mejores portadas de discos de 2018) es algo importante e incluso esencial para acercarse a ella, conocerla más de cerca y entender su evolución con respecto a anteriores entregas. En este aspecto, el cuarteto hard rockero ha apostado por reciclarse tanto visual como musicalmente hablando, dado que este “apagón” de color que percibimos en la portada de “Never Say Foreve”” en relación a las coloridas y gamberras ilustraciones que copan sus dos anteriores lanzamientos va hermanado también de cierto oscurecimiento compositivo por parte de Lazy Lane y cía. Un cambio no muy drástico, pero sí notorio a fin de cuentas.

Vaya por delante, antes de entrar a aclarar todo esto, que el experimento le ha dado muy buenos resultados a JOLLY JOKER. Temas más precisos, con más proyección en el género y con un acabado más pulido es lo que se deriva de este grisáceo recrudecimiento que nos trae la banda en “Never Say Forever”. En entregas previas, la agrupación valenciana tendía a dibujarnos un buen puñado de melodías con esos rasgos propios del Hard/Sleazy festivo más coreable, mientras que en el presente curso, y aún conservando esa seña de identidad, JOLLY JOKER ha decidido ponerse serio e intensificar ese carácter más abrupto y meramente Sleazy que emana de su música. Para que nos entendamos, la faceta más buenrollista y comercial del cuarteto ha quedado aparcada en pro de un enfoque más visceral.

Hard Rock de los 90 y mucho más en “Never Say Forever”

Manteniendo un sonido limpio y cuidado, como ya sucediera en el anterior “Here Comes The Jokers”, con claras miradas al Hard Rock angelino de los primerísimos 90, pero sin perder detalle de lo que actualmente se cuece en territorio escandinavo: esa es la rúbrica que desde el inicio nos otorga este Lp en el que la primera patada en la puerta la da “Anywhere”, manifestando esa apuesta por un estilo directo y crudo que logra trasladarme al universo de L.A. GUNS, aunque la labor vocal de Lazy Lane se me antoje más agresiva y peleona que la de Phil Lewis.

“Nasty Habits” posee la esencia de los GUNS AND ROSES del “Appetite For Destruction”, deslizándose por una melodía de guitarra bailonga y con mucho groove al más puro estilo del mítico “Mr. Brownstone”. Por su parte, “Believe” aglutina un rebozado de los SKID ROW de su disco homónimo, los viejos TIGERTAILZ y algunos matices más modernos que ofrecen agrupaciones como BUCKCHERRY.

Lejos de bajar, el nivel y la frescura del álbum se mantienen intactos con “I Am Rock N’ Roll”, puro Sleazy malencarado, pegadizo y dotado de mucho nervio que, en esta ocasión, llega a recordarme a bandas como LOVE/HATE o SHOTGUN MESSIAH e incluso a los algo más actuales HARDCORE SUPESTAR. “Hey Babe”, sin embargo, debido a su riffeado y al empaque que tiene la melodía de voz logra poner de manifiesto la importancia y gran influencia que ha supuesto AC/DC para todo este tipo de formaciones. El tema, teniendo ese sello de los australianos, es una fiesta en toda regla.

“Stay Behind” vuelve a trasladarme a esos primerizos SKID ROW mientras que “Set My Soul On Fire” muestra un perfil más limpio y melódico por parte de Lazy Lane; menos rasgado y cortante, por decirlo de otra forma, con lo que la pieza se acaba inclinando al estilo de formaciones como THE CULT o SHARK ISLAND. “I Wanna Go” hace sonar la bocina indicando que hemos llegado al final, siendo un corte que supura mucho viejo Rock N’ Roll, mucho MICHAEL MONROE entre otros, como demuestra la inclusión de unos cabareteros teclados a mitad de tema, y toda la calidez de aquellos años 50 y 70 pero con un trasfondo más eléctrico y contemporáneo.

JOLLY JOKER divierte de nuevo

“Never Say Forever” termina y el cuerpo, con la vibración aun paseándose por tus adentros, te pide que no se detenga, que con ocho cortes no es suficiente, lo cual es una magnífica señal. Sin grandes pretensiones, pero con la necesaria chulería para salir airoso del género, el nuevo trabajo de JOLLY JOKER entretiene y mucho, dejándonos en el camino algunas pinceladas más que interesantes de la evolución de un grupo, a día de hoy, indispensable en la aún escueta y despoblada escena hard rockera estatal.


 

Discográfica: The Fish Factory

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
7.5
Compartir
Artículo anteriorBLASPHEMER y SACRED SIN se suman al festival gratuito Move Your Fucking Brain
Artículo siguienteBARONESS muestra el espectacular arte de portada de “Gold & Grey”
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.
Madness Live!

2 Comentarios

  1. Un gran disco sin duda, pero creo que le falta algún tema más. Solo 8 canciones y una duración de 28 minutos en total se me hace demasiado breve. Tengo originales las tres obrasque ha editado la banda y son muy grandes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here