KHAEL – Dualidad

0

No estaba al tanto de quienes estaban detrás del proyecto KHAEL. Con toda la buena fe con la que escucho a las bandas noveles desconocidas para mí lo enganché en mi reproductor sin mirar el PDF promocional que me acompañaba. A decir verdad, la banda no me convencía del todo. Quizás fuese producción o quizás fuese que las líneas vocales y musicales no me terminaban de casar. Poco antes de ponerme a escribir este artículo, investigué el PDF e Internet para enmarcar la crítica y cuál fue mi sorpresa al ver los integrantes de la banda. Dani Pérez, esa bestia que marcó el ritmo en SARATOGA durante sus años más gloriosos, acompañado de Edu (ex STRAVAGANZZA), Aroa a la voz (corista a su vez en ese proyecto) y en la guitarra un apadrinado del simpar Tony Hernando, Víctor Durán.

Una vez hechas las presentaciones, la voz me siguió chirriando y la producción me siguió dejando mal sabor, pero seguí buscando para poneros en antecedentes a los que no conocéis a KHAEL. La banda, formada por los músicos antes expuestos, comenzó su andadura a mediados de 2008, para editar un primer EP que, tras una buena acogida, se ha convertido en la antesala de este debut, “Dualidad”. Todo hay que decirlo, un trabajo muy apañado estilísticamente en cuanto a variedad, y a pesar de haber leído diversas críticas positivas, a mí no me ha convencido 100%.

Como suele pasar con estas cosas, el primero de los onces cortes, “Sueños Deshojados”, se convierte en la carta de presentación de lo que va a ser el largo: buenos cambios de ritmo, buena guitarra, buena batería, una voz que no me termina de gustar y una melodía que acaba resultando cansina y repetitiva. Para muestra, un segundo botón (tenemos muestrario para largo) en el siguiente corte. El verbo para referirse a ello es angustiar. Me angustia, no escucho las letras, sólo oigo la melodía vocal que se interrumpe con un fantástico solo de guitarra, todo hay que decirlo.

Así, como que también hay que decir que la variedad del cuarto corte me hace cambiar la opinión sobre el total del disco. Más suave y con un trabajo mucho mejor adaptado de Aroa. Sin embargo, poco dura la alegría en la casa del pobre, y en “Dunas De Sal”, el quinto corte, recuperamos el espíritu repetitivo. La angustia vuelve a mis oídos. Y con éstas llegamos al corte “En Tus Manos” que, para nuestro gozo, es lenta, donde estos chicos dan lo mejor de sí mismos, donde Aroa saca su tono adecuado. Una amarga balada en la que, por fin, puedo escuchar el todo y no sólo la parte.

De aquí al final, más sombras que luces. Cabe reseñar positivamente “El Placer Que Confunde”, que reincide en los aciertos registrados en otros cortes, situándose en un tono y un carácter propio de lo que KHAEL quiere ser. En una línea distinta, con un toque más saratoguiano nos sorprende “Isla Olvido”. Heavy, con un bombeo marca de la casa y con una estupenda labor vocal es lo que nos deja el último destello de este irregular disco.

En definitiva, si habéis llegado hasta aquí, si no he sido yo el que ha pecado de reiteración, creo que habréis entendido lo que he sentido con este disco. No me ha entrado nada bien a pesar de haberle echado al menos una decena de escuchas. En una línea distinta, siempre es conveniente que le deis alguna oída en su MySpace, si os gusta su estilo, estáis servidos.

 

Carlos Camino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here