KILLEM – Reflections Of Decline

0

Doce meses han pasado, tiempo suficiente para valorar con perspectiva el segundo álbum de KILLEM. A estas alturas, cualquiera que se haya interesado por ellos en el pasado sabrá que el viraje que dieron en “Reflections Of Decline” resultó, inicialmente, chocante para sus seguidores y los aficionados al Thrash en general. Cuando se editó su debut, “Muted” (y antes la demo “Void”), estábamos ante una formación bastante ortodoxa dentro del género. La Bay Area era referencia principal para los andaluces y, más en concreto, los primeros TESTAMENT. Es necesario comentar que, si bien adolecían de una personalidad definida, la ejecución y, sobre todo, sus prestaciones encima del escenario parecían vislumbrar que el grupo debía dar un paso adelante, es decir, que las influencias fueran sólo eso y encontrar su veta artística porque los mimbres estaban ahí.

Independientemente de los gustos de cada uno, ese es el gran, el enorme mérito de “Reflections Of Decline”. De acuerdo, a veces evolución significa perder el norte de lo que eres, y el devenir de la música del cuarteto sevillano es arriesgado; ahora bien, ese riesgo lo veo más en la gente que les sigue que en la propia formación. En mi opinión, se veía que KILLEM tenía que explotar su potencial. Pues bien, lo ha hecho y a los que compraron “Muted” parece querer decirles: “Tomad esto y valoradlo como tal. Caminad con nosotros.” Es una apuesta fuerte pero en el plano compositivo la ha ganado con creces.

Pienso que dos son las características fundamentales de esta obra: la modernización de su sonido y la miríada de propuestas distintas que descubrimos en cada canción. La labor a los controles de Daniel Cardoso y Pedro Mendes en los Ultrasound portugueses me ha encantado. Es mejorable, como todo en la vida, mas lo esencial es que dotan a las canciones del toque actual imprescindible. Hubiera sido un crimen buscar un entorno más clásico para un grupo que ahora está mucho más cerca de TEXTURES o MESSHUGAH que de los mencionados TESTAMENT. ¡Cuidado! Con esto no quieren decir que ahora vayan por ahí los tiros porque, para mí, KILLEM tiene un gusto por las melodías que, por ejemplo, los suecos no poseen (supongo que porque tampoco es lo que intentan).

Sin duda, lo más reconfortante es escuchar la variedad y calidad de las nueve canciones de “Reflections Of Decline”. El álbum se abre con “Spiral”, un corte magnífico que no te deja ver todo lo que hay en el bosque porque podríamos decir que es el tema más potencialmente vendible, un cruce bastante acertado entre Thrash moderno, Death técnico y una brizna de Metalcore, en donde las melodías y riffs de Javier Escaño brillan. Dentro del sobresaliente nivel instrumental (enormes Ramón y Gonzalo en la base rítmica), personalmente pienso que Escaño era el que más margen de mejora tenía, y a fe que lo ha hecho, recordando, por momentos, a una suerte de los dos Patrick de PESTILENCE (Mameli y Uterwijk) en uno. Y es que, creo oír una revisión siglo XXI de las guitarras de “Testimony Of The Ancients” que, obviamente, en última instancia también tienen paralelismo con DEATH, la formación referencia en el ámbito del Death Progresivo.

A partir de “Dawn” es donde arranca la innovación de KILLEM. Tanto la mencionada como “Ephemeral” y “Façade” son composiciones tremendas, heterodoxas y, cada una, con idiosincrasia propia. Alternando partes cañerísimas (ese inicio de “Ephemeral” es salvaje) con pasajes más pausados en los que puedes oír desde derivaciones OPETH y a ejercicios jazzísticos con el amigo Gonzalo inmenso a las cuerdas de su bajo. No obstante, y a pesar de ser mis preferidas, no sería justo resultar unos temas sobre otros porque el acabado final es completísimo y rico en matices. Así, “The Abyss”, probablemente el corte más “Muted” del álbum, es una lección de Thrash en sus más diversas vertientes tanto clásicas como modernas, un pequeño resumen en siete minutos de un género.

Quedaría un último punto por tocar, quizá el que genere mayor discordancia en quien escribe esta reseña. La voz de Alex Demise. Aun reconociendo que se adapta perfectamente a la heterogeneidad que KILLEM requiere, siento que sus tonalidades parecen un tanto antinaturales. No digo que utilice efectos, simplemente que mis oídos no han logrado adaptarse totalmente a Alex. No obstante, como comento, es un problema mío que no debe bajar la percepción de un trabajo redondo, innovador y, sobre todo, que marca el camino. “Reflections Of Decline” requiere varias escuchas y encararlo de forma positiva, sin olvidarnos del ayer pero sin vivir de una expectativa errónea. Los chicos de KILLEM han madurado, ¿te atreves a hacerlo con ellos? Merece la pena.

 

Marco-Antonio Romero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here