Leyendas del Rock 2017: Megadeth, Hammerfall, Overkill, Avalanch, Warcry…

0
Megadeth - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock - Salvador Villa

Leyendas del Rock 2017 – Viernes 11 de agosto, Villena, Alicante (Polideportivo Municipal)

Conciertos de MEGADETH, WARCRY, AVALANCH, MAX E IGGOR “ROOTS”, UFO, HAMMERFALL, OVERKILL, PRIMAL FEAR, AMARANTHE, FIREWIND, ELVENKING, ARKONA, SERIOUS BLACK, TAKO.


Crónicas del Leyendas del Rock 2017

Fiesta de presentación: AMON AMARTH, MEDINA AZAHARA, STEVE HARRIS BRITISH LION

Jueves 10 de agosto: BLIND GUARDIAN, EPICA, ALESTORM, TRIPTYKON

Sábado 12 de agosto: SABATON, BATTLE BEAST, RHAPSODY


MEGADETH convocó al público

El viernes pasará a la historia como uno de los días que más gente ha congregado el Leyendas del Rock en sus doce años de historia, 20.000 personas según la organización. El motivo se llama MEGADETH y la verdad es que me parece increíble la cantidad de asistentes que se veía con una pulsera identificativa de esa jornada. Digo que me resulta curioso porque cuando MEGADETH viene de tour en solitario son una banda de “salas grandes” como La Riviera.

Pero esto tuvo su parte negativa y fue la enorme aglomeración que hubo en la entrada con unas colas interminables que provocaron que casi todo el mundo se perdiera la actuación de PRIMAL FEAR. Este hecho no es algo exclusivo de este día pues ya ha pasado otros años y creo que se solucionaría abriendo antes las puertas, además esto creo que podría ser beneficioso para el festival, pues mucha gente comería directamente allí y se daría una vuelta por el mercadillo.

Por lo demás todo transcurrió con normalidad, gozamos de buen tiempo, no hizo excesivo calor y partir de las 19:30 de la tarde la sombra inundaba casi todo el recito del polideportivo muncipal de Villena.

 

PRIMAL FEAR

PRIMAL FEAR fueron los encargados de abrir la jornada del viernes. Poca gente entre el público, algo de calor y la modorra de la hora de la siesta, nada que los alemanes no se quitasen de encima a puñetazos de Heavy Metal. Salieron al escenario con un repertorio adecuado a las necesidades el momento, un sonido nítido y potente y una actitud irreprochable.

Si bien PRIMAL FEAR no son  un ejemplo de originalidad, sí que tienen cierta variedad en su discografía, alternan trallazos con baladas, medios tiempos con acompañamiento orquestal y alguna canción de corte más moderno. Aquí se olvidaron de todo eso y pensaron, acertadamente, que las cuatro y media de la tarde es una hora para descargar sólo temazos a toda velocidad, sin descanso.

Primal Fear - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Comenzaron la tormenta con “Final Embrace”, de su segundo disco, y continuaron con “In Metal We Trust”, de su último trabajo “Rulebreaker”. Fue una de las pocas referencias a sus últimos tiempos, aunque con el set list elegido la coherencia estilística estaba asegurada. Ni un centímetro fuera del Heavy y Power Metal más veloz, coreable y adrenalínico posible.

Cayeron “Angel in Black”, ese cañonazo llamado “Sign of Fear” y un “Nuclear Fire” que sonó como la definición de lo que es el Metal. Toda la banda parecía pasarlo en grande y eso se contagió al poco público que había delante. Ralph Scheepers está en un grándísimo momento de forma, bien arropado por los coros de sus compañeros, y las guitarras de Beyrodt y Naumann sacan fuego de cada riff.

Primal Fear - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

“Angels of Mercy” y “The End is Near”, de su último disco, continuaron la fiesta. Aunque en el plástico sean canciones un poco planas, lejos de entrar entre lo mejor de su repertorio, quedaron resultonas y animaban a mover la cabeza al ritmo que marcaban Francesco Jovino y Mat Sinner a la batería y al bajo.

La traca final vino con “Chainbreaker”, un recuerdo a su primer disco, y con ese himno al Heavy Metal llamado “Metal Is Forever”, con su público ya rendido ante el fuego indiscriminado del quinteto.

Primal Fear - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

PRIMAL FEAR, a base de actitud, calidad musical y un repertorio a la altura de las circunstancias, consiguieron levantar al público a una hora complicada, firmando, además, uno de los conciertos más entretenidos del festival.

David Muñoz

 

ELVENKING

Muchos años después de haber conocido a los italianos, habiendo disfrutado de discos como “Heathenreel” o “The Winter Wake”, por fin los tenía delante y encima de un escenario. No sé de quién sería la idea de incluir a ELVENKING en el cartel del Leyendas Del Rock, asumo que fue alguien con conocimiento de causa y que sabía que no se arriesgaba en absoluto. Si fue una simple apuesta a ver que salía, la organización acertó de pleno: fue un concierto de primera.

Los de Pordenone pusieron una carga visual tremenda en su actuación, empleando para ello maquillajes y ropajes para acentuar su cara Folk. A pesar de estos extras, lo principal fue la diversión que transmitieron al público, gracias a un buen puñado de canciones movidas bien ejecutadas y con un sonido de bastante calidad. Bajista, guitarrista y violinista (con violín eléctrico) se movían por un escenario en el que reinaba Damnagoras con su peculiar voz. Damna se excusó por la falta de uno de sus guitarristas, que por compromisos personales no podía estar en el show, pero no se notó especialmente en el sonido global.

“King Of Elves”, “Elvenlegions” y “The Wanderer” fueron las primeras en caer, antes de que ELVENKING anunciara que su próximo álbum se va a titular “Secrets Of The Magic Reward” y que estará a la venta en noviembre. Para aquel entonces, todo el público estaba ya en su bolsillo, por lo que se celebró por todo lo alto este anuncio.

El show prosiguió con “Moonbeam Stone Circle”, “Pagan Revolution” y “The Divided Heart”. Al presentar esta canción, Damna siguió con su vena comunicativa, mostrándose como un valioso frontman. Instó a saltar al público e incluso a besar a las novias, todo un caballero como podéis ver.

“Never Ending Nights” y “The Loser” pusieron el broche de oro a una tarde mágica de Folk Power Metal. Hay veces en las que la carpa del Mark Reale es capaz de generar una atmósfera muy, muy especial, con ese entorno más cerrado y en ocasiones casi familiar. Son momentos mágicos y para el recuerdo los que a veces acontecen en este espacio del festival, conciertos memorables que no se van a borrar. En esa categoría pongo a los shows de POSSESSED o FREEDOM CALL de ediciones previas, y ahora tengo que incluir este concierto en esa categoría. ELVENKING ofreció una de las mejores actuaciones de todo el festival.

Carlos Herrero

 

AMARANTHE

Los asiduos a los gimnasios no tuvieron excusa para saltarse su clase de zumba a pesar de encontrarse en el Leyendas del Rock. AMARANTHE nos trajo una tabla de ejercicios de lo más variada, gracias a las múltiples poses y bailoteos de Elize Ryd y los elementos de música electrónica y pop habituales de la banda.

Amaranthe - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Las claves de la banda estuvieron ahí desde el minuto uno, con tecno y mucha presencia de sus músicos y vocalistas, ya que Elize cuenta con la compañía de Nils Molin y Henrik Englund a las voces. Todos ellos, más los instrumentistas liderados por el guitarrista sueco Olof Mörck, se adueñaron del escenario y de buena parte del público con temas como “Maximalize”, “Boomerang”, “Hunger”, “Invincible” o “1.000.000 Thousand Lightyears” dando las gracias y saludando a Alicante.

Así pues, entre bailes, movimientos de cadera y sentadillas de Elize y el gran dinamismo de la banda, con intercambio de papeles y momentos estelares para unos y otros -no solo la animación corrió a cargo de los cantantes, todos se esforzaron-, se fueron sucediendo los temas hasta llegar a cortes como el hortera “On The Rocks”, “The Nexus”, “Amaranthine”, con la vocalista saludándonos creando un corazón con sus manos, “Call Out My Name”, “That Song”, “Digital World” o “Drop Dead Cynical”, provocando la algarabía, los botes y las manos arriba de sus fans.

Hay que afirmar que AMARANTHE supo hacerse con la atención de buena parte de la concurrencia, aunque con un estilo tan particular no se puede contentar a todos. En lo suyo, y para los suyos, un grupo correcto y entretenido.

Enrique Herrero

 

ARKONA

Gran afluencia de público para el concierto de los rusos ARKONA. Influía, sin duda, el que muchísimas personas se refugiaran en la carpa huyendo del sol y calor.

Minutos antes del arranque, se encontraba sobre el escenario el multiinstrumentista de la banda,  Vladimir “Wolf”, probando su gaita, para después reaparecer con el resto de sus compañeros dándolo todo en la poderosa “Goi, Rode, Goi!”.

La frontwoman Masha “Scream” llegó encapuchada para agobio de los espectadores, pero, por si no hacía suficiente calor, no cejó en su empeño echar más leña al fuego para subir los grados. “¡Somos ARKONA de Rusia!”, gritaba entre sus numerosos colegas, mientras sonaban temas como “Liki Bessmertnykh Bogov”, “Slav’sja, Rus!”, “Zakliatie”, “Stenka Na Stenku” o “Yarilo”.

Algunos cortes más guerreros, otros más festivos, siempre con headbanging y una gran impronta folk. De hecho, estas sonoridades fueron las que más destacaron en el siempre saturado Mark Reale. En cualquier caso, tanto la gente como el grupo se lo pasó bien: voló una pelota de playa, hubo un wall of death en el que Masha casi se mata al lanzar el grito de guerra para el choque, e incluso pudimos verla corriendo lateralmente de una punta a otra del escenario junto a su marido y guitarrista de ARKONA, Sergey “Lazar”. Buena entrega de los rusos.

Enrique Herrero

 

OVERKILL

Tenía muchísimas ganas de ver a OVERKILL, en primer lugar porque es mi banda preferida de Thrash Metal americana, no solo son cañeros sino porque creo que son mucho más variados y potentes que la mayoría de sus congéneres. En segundo lugar, quería comprobar si tendrían mejor suerte con el sonido que en la edición de hace dos años del Leyendas del Rock donde no sonaron especialmente bien, este año repetían casi horario y el mismo escenario, pero el resultado fue bien distinto.

Overkill - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

La banda de Bobby Ellsworth realizó un show aplastante, no dio ni un segundo de descanso y destruyó el escenario De La Rosa. Comenzaron con la impactante “Mean, Green & Killing Machine”, de su último disco “The Grinding Wheel”. El público era cada vez más numeroso (era el día de MEGADETH y el recinto estuvo abarrotado desde primera hora de la tarde) y pedía más y más a los americanos que no bajaron la guardia.

Overkill - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Siguieron con la memorable “Rotten To The Core”, que empalmaron directamente con “Electric Rattlesnake”, con esos geniales cambios de ritmo marca de Derek Tailer y Dave Linsk. Aquí empezaron a surgir los primeros circle pit entre la gente.

Overkill - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Luego vinieron “Hello From The Gutter” e “In Union We Stand”, en la que la batería de Jason Bittner se disparó un poco y se comió todo lo demás. Siguieron con “I Hate” y sus pegadizos riffs y la muy celebrada “Ironbound”, que antecedieron a la descarga final con la técnica “Elimination” y como no, la habitual cover de THE SUBHUMANS “Fuck You” con la que los pogos y los brincos de la gente se notaron desde atrás del todo.

En definitiva, en esta ocasión OVERKILL sí conquistó Villena y dejó con ganas de más a la gente.

Txema Sáez

 

FIREWIND

De nuevo el Mark Reale se quedó corto en prestaciones sónicas para FIREWIND, y si bien la banda del entachuelado guitarrista Gus G. se prestó con tesón a contentar a sus seguidores, le faltó un punto de entereza para salir por la puerta grande.

Se presentaba la banda con el cantante Henning Basse, el ex METALIUM, quien hizo un buen papel aunque en ocasiones era imposible no acordarse de su predecesor Apollo Papathanasio.

FIREWIND puso los motores en marcha con la potencia de la nueva canción “Ode To Leonidas”, siguiendo con “We Defy”, “Head Up High” y “Back On The Throne”, con un sonido algo embarullado, aunque los griegos se empeñaban en levantar la situación viniéndose todos los músicos a primera fila o con la animación constante y peticiones de cuernos arriba de Henning.

“FIREWIND is fucking back!” gritaban los helenos, con convicción -aunque no todos los fans la sentían, añado yo-, para dar paso a “Hands Of Time”, “World On Fire” o la instrumental “The Fire And The Fury”. Destacaba su buena coordinación y el espectáculo que llegó a dar Bob Katsionis tocando la guitarra a la vez que el teclado. Gran habilidad la suya, que llegó a eclipsar a Gus por mucho que este tocase con la guitarra a la espalda.

Aunque antes recordaba a Apollo, es de justicia señalar que Henning dio el callo en “Mercenary Man”, defendiéndola bien. Y se acercaba la despedida con el anuncio de Gus de una mala noticia, que llegaba la última canción; y una buena, que la formación volvería pronto a España. Así se despidió con “Falling To Pieces” y su batería Johan Nunez (con cresta) en pie, aporreando su instrumento. A ver si para los próximos conciertos de FIREWIND se dan las circunstancias ideales para que todos contemplemos grandes shows.

Enrique Herrero

 

UFO

Ocho años después de su primera visita al Leyendas del Rock, los británicos UFO volvieron al festival y lo que hicieron sobre el escenario Azucena no tiene nombre: madre mía que lección de clase y veteranía ofreció estaba banda de Rock.

UFO - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Es cierto que ver a Phil Mogg, que debe tener el doble de años que cualquier persona vieja que se os ocurra, daba un poco de cosilla. Además el menda a veces se movía un poco torpemente, pero ¡qué voz! Los años no han pasado por él y sigue cantando como si tuviera 30 años.

UFO - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Además, lleva una banda de auténticos musicazos en la que destaca por encima de todos Vinnie Moore, que dio una lección a la guitarra como pocas veces he visto en Villena. UFO tiró de un set de grandes éxitos que gustó mucho a sus fans. Es cierto que sólo tocaron nueve temas, pero no faltaron hits como “Lights Out” con la que empezaron y con la que ya nos dejó boquiabiertos a todos gracias a la voz de Phil, sensación que se confirmó con “Run Boy Run”. No faltó la ocasión de gozar también con “Too Hot To Handle” o “Only You Can Rock Me”.

UFO - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Habrá quien piense que fueron bastante fríos porque casi no interactuaron con el público del Leyendas, pero contando solo con una hora quizás es lo que tenían que hacer para así poder tocar más temas como “Cherry” o “Love To Love”, que en su largo interludio musical nos permitió disfrutar del nivel de los músicos de UFO. Como no podría ser de otra forma, el broche final vino puesto por la marchosa “Rock Bottom” y por la sublime “Doctor Doctor”, de la que me encantó el sentimiento que Vinnie Moore le puso a cada nota de la introducción.

Un concierto de diez el de los ingleses.

Txema Sáez

 

HAMMERFALL

Muchas veces he podido ver a los suecos, creo que debe rondar ya la decena entre apariciones en festivales y giras en salas. Tantos años en la carretera, a pesar del parón allá por 2012, han hecho de HAMMERFALL una banda infalible en directo, aunque quizá algo previsible.

Hammerfall - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Los de Goteborg empezaron con “Hector´s Hymn” y con un Oscar Dronjak que lucía no solo su melena platino, si no la guitarra con forma de martillo que viene empleando en los últimos tiempos. Venido arriba durante todo el show, Dronjak se dedicó a intercambiar este instrumento con otras guitarras más estándar, haciéndose notar. Forma parte del espectáculo, supongo, pero no se puede negar que logre sacar partido de cada cuerda de tan peculiar instrumento.

Una pasarela jalonada con sus propios efectos de humo y su telón eran el resto del atrezzo que traía la banda para este concierto, y fue más que suficiente. Lo que resta para completar la actuación, y que es lo más importante, era la música, y ahí lo clavaron. Ni un pero se les puede poner en este sentido.

En el apartado vocal, está claro que Joacim Cans ha ido perdiendo el ímpetu de la juventud de la que hacía gala allá por el año 2000 en la gira de “Renegade”, primera vez que vi al grupo. Esa madurez le ha venido de perlas a su voz, cada vez más redonda y ya sin la necesidad de impresionar a nadie con esfuerzos imposibles.

“Riders Of The Storm” y “Bloodbound” dieron paso a “Any Means Necesary”, con un público desatado y generando los primeros pogos a mucha distancia del escenario. Aquello era una fiesta de Heavy Metal clásico y épico a partes iguales, con la masa desatada. En “Renegade” vimos a los músicos de HAMMERFALL prestándose a las poses y coreografías, otro de sus elementos característicos.

“Dethrone And Defy” con doble cambio de guitarra, a mitad y al final del tema (Dronjak y su martillo…), “Last Man Standing”, “Let The Hammer Fall” y “Built To Last” fueron el núcleo central del concierto. En ese momento, Joacim recordó los orígenes del grupo en 1997, los cinco chavales de Goteborg que cambiaron su vida con un disco. Fue entonces el momento para recordar “Glory To The Brave” en un medley casi totalmente instrumental con los riffs más significativos del álbum. La voz solo entró para cantar un pequeño fragmento de “The Dragon Lies Bleeding”.

“Hammer High” y “Bushido”, otra vez con Dronjak y su guitarra flipándolo a tope (llegando a empuñarla como si realmente fuera un arma) dieron pie al habitual “Hearts On Fire”, que parece condenado a ser siempre la última canción de los suecos.

Pese a quien le pese, HAMMERFALL salió victorioso, otra vez, del Leyendas Del Rock. Fue uno de los mejores conciertos de esta edición del festival, aunque esto ya no debería sorprender a nadie.

Carlos Herrero

 

MEGADETH

Los estadounidenses MEGADETH se presentaban en el festival como principal atracción del mismo, encabezando una de las noches pero siendo el referente principal: actuación exclusiva en festivales españoles de todo 2017, creo que rezaba el cartel. Por eso y por las ampollas que levanta el tema, voy a permitirme explayarme un poco más en este mítico grupo.

Parece que en los últimos años de vida de MEGADETH, las opiniones en la escena están totalmente polarizadas, y el público del Leyendas del Rock 2017 no era ajeno a la polémica, viendo las conversaciones que me rodeaban durante su concierto y posteriormente en las redes sociales.

Megadeth - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

O son una basura, o son tremendos. Blanco o negro. Casi nadie se mueve en el gris, y menos al valorar sus conciertos. Sin entrar a juzgar la calidad de su producción discográfica desde hace ya años y ciñéndonos a sus apariciones en vivo, hay que apuntar a una serie de factores clave que dan pie a esas valoraciones tan extremas.

Por un lado, está el fanatismo que arrastra cualquier banda o músico que habite la faz de La Tierra, y especialmente el que genera Mustaine a cada paso en su vida por esa actitud de rockstar rebelde, y por qué no decirlo, por sus increíbles dotes para escribir canciones y tocar la guitarra. Ha creado muchos himnos imperecederos, ganándose el cariño y el respeto, a veces hasta el extremo del halago gratuito.

Megadeth - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

También está ese comportamiento altivo, muchas veces postulándose con superioridad y agresividad hacia sus excompañeros de METALLICA. Eso le ha granjeado un exceso de simpatía por parte de muchos. Para muchos, odiar a METALLICA es querer a Mustaine, y eso supone cantidades ingentes de amor hacia su persona. Lo comprendo, pero es un boomerang que le vuelve directo a la cara transformado en profundo desprecio una y otra vez.

Por otro lado y como contrapunto, está el factor voz. Ahí sí tenemos un elemento insostenible. Dave es viejo, no se ha cuidado y sus años oscuros le pasan factura. La escasa capacidad de sus cuerdas vocales, por muy carismático que sea su timbre, le llevan al ridículo en cada aparición delante de un micrófono, y cada vez más. Es posible entonces, dado ese carismático cariz vocal, que MEGADETH no pueda tener otro cantante capaz de interpretar los temas con ese feeling. Mientras eso sea así, esta banda seguirá perdiendo muchísimo en directo, porque las canciones no son lo que tienen que ser. Dave es demasiado orgulloso y dudo que acepte seguir con su banda si él no canta. Este factor es determinante para los palos que se lleva. El único que puede cantar las canciones es precisamente uno que ya no puede cantarlas.

En tercer lugar, aunque no por ello menos importante, están las opiniones y comportamientos político-religiosos de Dave. En su inmensa arrogancia, llegó a vetar a DISSECTION en un festival de Israel por ser una banda abiertamente anticristiana. O ellos o nosotros, dijo. Tiempo después quedó retratado: lloriqueó porque vetaron a sus amigos SAXON en un festival en Dubai debido a la torticera interpretación religiosa por parte de la prensa del país de la letra de “Crusader”. Su reencuentro con Cristo, su modo de retrógrado modo de pensamiento, su rancho, sus viñedos, el campamento… demasiadas gilipolleces expuestas hacia un público que prefiere la música bien interpretada a los desvaríos de una estrella del Thrash Metal. De todo esto, sale otro kilo de palos para Mustaine.

Megadeth - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Se puede percibir en las redes sociales tras la actuación en Leyendas Del Rock esa guerra abierta entre fanáticos y detractores de MEGADETH a día de hoy. Curiosamente, aunque por lo general solo se aduce en las argumentaciones la parte estrictamente vocal y musical, estas cuestiones paralelas también pesan. El punto intermedio existe, pero como en la mayoría de discusiones, no se deja notar.

Unos están diciendo que fue un conciertazo, que siempre han visto a la banda hacerlo así de bien, una maravilla. Del otro lado, el horror. Principalmente se indica dejadez (jugando con la sonoridad de la palabra), frialdad, pasotismo de cara a la audiencia… yo creo que es imposibilidad, pura limitación: mientras toda la maquinaria instrumental suena decentemente conjuntada, es la mermada capacidad física y especialmente vocal de Dave la que apunta hacia esos pensamientos. No sería justo decir que MEGADETH pasa de ofrecer un concierto arrasador, simplemente no puede y es por arrastrar una penosa voz.

La maniobra de “secuestrar” a Kiko Loureiro de ANGRA tiene pues poco recorrido. Ahora tienes dos guitarristas brutales en estudio y en directo, pero que no pueden lucirse como bloque: cabalgan en compañía de una garganta demacrada, lastre insalvable. Dave por momentos no emitía sonido alguno incluso en las partes fáciles, por más que el aire atravesara sus cuerdas vocales, y eso no lo levanta ni el mejor combo de instrumentistas del universo.

En cuanto al apartado visual, en el Leyendas Del Rock MEGADETH siguió con su apuesta de pantallas con impresionantes vídeos acompañando su música. Esto permitió suavizar un poco el resultado global de la actuación, evitando el descalabro. Vic Rattlehead acapara en las imágenes todo el protagonismo y alguno de los vídeos es tan meritorio que espero acabe lanzándose dentro de algún DVD a modo de corto de animación.

El inicio del concierto lo puso “Hangar 18”, con los riffs sonando bajos y los solos demasiado altos, aunque se fue corrigiendo según caían las canciones. “The Threat Is Real”, “Wake Up Dead” y especialmente “Darkest Hour”, con un tristísimo hilo de voz, mostraron que de ahí en adelante la garganta no daría más de sí, por mucho pulmón que hubiera detrás.

“Sweating Bullets” y “Trust”, dos canciones inevitables del set, dieron paso a la instrumental “Conquer Or Die” para lucimiento personal de Loureiro, dando un ligero descanso al resto de músicos. Siguieron con material novedoso como “Poisonous Shadows” y de ahí en adelante fueron casi todo clasicazos: “She-Wolf”, la vibrante “Mechanix”, “A Tout Le Monde”, “Tornado Of Souls”, “Dystopia” y “Symphony Of Destruction” dejaron casi rematada la actuación.

Megadeth - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Ese fue el momento para que Vic Rattlehead se subiera de punta en blanco al escenario, con su traje de ejecutivo y su perverso rostro cadavérico, acompañando a MEGADETH en “Peace Sells”. Una breve despedida sirvió para tomar resuello y acabar lo más decentemente posible el concierto con “Holy Wars”.

En definitiva, y aunque la discusión se extenderá en el tiempo y el espacio indefinidamente mientras haya un solo fan del Thrash o del Heavy Metal en general, puedo decir que disfruté hasta cierto punto del concierto. La inaceptable interpretación vocal se pudo digerir gracias a los momentos en los que la garganta de Mustaine aún era capaz de rozar la sombra de lo que fue.

Ayudó también a ese grado de disfrute el hecho de que MEGADETH es una banda que suena correctamente (aunque no poderosa) y sigue mostrando talento en las canciones nuevas que incluyen en los sets, aunque no lleguen lógicamente al nivel de los clásicos elegidos para la noche de Villena, que por denigrados que queden, aún mantienen su significado especial y su lugar en la historia. Me quedaré pues con el recuerdo de 2011, la primera y única vez que Dave y sus tres droogies de aquel año me llegaron a convencer al cien por cien. Rust In Peace, MEGADETH.

Carlos Herrero

 

WARCRY

Los asturianos repetían otra vez en el festival Leyendas Del Rock. La insistencia con la que la organización les mete en el cartel, sea como sea, empieza a pasar factura a la asistencia a sus conciertos. Si en las redes sociales pusieron una foto con una no desdeñable cantidad de gente asistiendo al concierto, también es verdad que desde abajo da la impresión de que cada año hay menos interés en la actuación de WARCRY.

Menos público y más pasividad es lo que detecto ante un show que es demasiado previsible. Los fuegos, la pirotecnia, los telones… ante la falta de reinvención de su espectáculo quizá habría que empezar a afrontar algunos cambios profundos para no aburrir al espectador, o dejar de asistir al festival aunque sea un año de “barbecho”. Incluso Víctor García a la hora de hablar con el público parecía que no sabía ni qué contar. En sus palabras había muy poca gracia, como si estuviera un tanto ausente o si esa situación en el polideportivo de Villena se tratara de algo rutinario, cosa que por desgracia ya lo es ante tanta repetición en el cartel.

Warcry - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

Respecto a su aparición en 2016 con la orquesta, que no acabó de convencer a pesar de lo arriesgado de su apuesta, en 2017 tocaba ofrecer alguna novedad, cualquier detalle suficiente para justificar su presencia. Un nuevo trabajo en estudio y su presentación era ideal como excusa para plantarse de nuevo en el escenario del festival.

Pude ver que las virtudes y defectos de WARCRY siguen siendo iguales a las que arrastran desde hace años, si cabe aflorando más de los últimos por aquello de sumar la mencionada previsibilidad. Un buen disco de estudio, aunque lejos de sus mejores obras, no ha servido para renovar nada, al menos de cara al asistente a su concierto. Víctor sigue dejando demasiadas estrofas a medias, descolocando incluso al público, y se sigue echando en falta un segundo guitarrista que apoye a Pablo en los momentos de punteos. A pesar de esto, el conjunto sigue sonando aceptablemente bien como suma de las partes.

Las canciones nuevas me habían defraudado en la escucha previa, pero sonando en directo lo cierto es que ganan en matices. “Rebelde”, “Resistencia”, “Cielo E Infierno”, “Odio” y “Muerte O Victoria” fueron algunos de los temas nuevos estrenados para la ocasión de su última obra “Donde El Silencio Se Rompió”, y preveo que alguno de ellos aparecerá en los sets de forma recurrente pasados los años, en algunas está ese poso de calidad que las aupará al nivel de algunos clásicos. Como canciones conocidas y habituales de anteriores giras estuvieron presentes “Alma De Conquistador”, “Nuevo Mundo”, “Ardo Por Dentro”, “Quiero Oírte”, “Devorando El Corazón”, “Tu Mismo” y “Hoy Gano Yo”.

Como se aprecia, hubo poca cancha para los primeros trabajos del grupo, lo cuál refuerza la confianza de WARCRY en lo que vienen haciendo dentro de los estudios de grabación en la presente década. No fue un mal concierto, aunque dejara a la masa un tanto fría, quizá por tanto tema nuevo o por el resto de cosas que he tratado de subrayar en esta crónica.

Asumiendo desde ya que el grupo volverá a repetir aparición en Villena en 2018, no estaría de más proponer unas canciones injustamente olvidadas y renovándose de verdad. “Un Lugar”, “Dispuesto A Combatir”, “Hacia Delante”, “Pueblo Maldito”, “Trono Del Metal”, “Mirando Al Mar”, “¡Que Vengan Ya!”, “El Camino”… algo que realmente sorprenda a una audiencia que ha visto el mismo tipo de concierto una infinidad de veces.

Habrá que esperar un año para ver lo que harán los astures. Los síntomas de agotamiento hay que revertirlos desde ya con ideas frescas, porque la propuesta en directo se ha estandarizado demasiado en todas las parcelas. Curiosamente, sería difícil advertirlo o no importaría si no fueran como el cromo repetido que aburre en cada colección. Siendo justos, hay que reconocer que otras bandas muestran el mismo inmovilismo, pero por suerte no se les nota porque no están año tras año por decreto en este evento.

Carlos Herrero

 

TAKO

Ver en concierto a TAKO para mi es poco menos que un acto obligado o una religión, los maños no fallan nunca en sus actuaciones y pocas veces me he encontrado con una banda más entregada y más sincera sobre el escenario. Una pena que toquen en el escenario Mark Reale, que este año no contó con el mejor de los sonidos por lo general, pero ni con esto en contra o con un público que fue más escaso que en otras visitas de la banda al festival provocó que TAKO rebajase su intensidad una pizca.

Con su habitual “Buenas noches Leyendas, aquí los TAKO”, Mariano Gil daba el pistoletazo de salida con “Ayer, Hoy y Siempre”, tema que como casi todos los de TAKO suena mucho más cañero en directo que en disco. La verdad es que hoy, días después de su concierto, todavía estoy sorprendido con la caña que dieron gracias a cortes como “Todos Contra Todos”, “No Puedo Respirar”, “Pintahierros”, “Carpintero de Condenas”, “Palomas de Cartón”, “Poeta Nocturno”, “El Viejo Resina” (donde incompresiblemente se marcaron un final en clave de Reggae) o la final “El Enterrador”.

Una verdadera pasada de bolo, divertido y entusiasta. La pena es que su bajista Nacho Jiménez estuviera de baja y no pudo subir a tocar con ellos, que bien es cierto que durante la mitad del bolo ni toca ni hace nada más que hacer el gamba y pinchar a sus compañeros, pero eso es parte de la estampa que tengo de TAKO en mi cabeza.

Éxito y el reconocimiento que se merece es todo lo que pido para esta sensacional banda.

Txema Sáez

 

MAX & IGGOR CAVALERA “ROOTS”

Momento esperado por muchos, la interpretación del clásico “Roots” de SEPULTURA por parte de los hermanos Max e Igor Cavalera. Más allá de las discusiones sobre la necesidad de llevar algo así a cabo, y de la moralidad del asunto, una populosa audiencia se reunió para vivir el recital metálico y tribal de uno de los álbumes históricos de nuestra música, con disparidad de opiniones sobre el resultado. Donde unos gozaron como gorrinos en charco, otros se aburrieron como ostras, especialmente durante las partes instrumentales.

Los Cavalera estaban acompañados por Marc Rizzo, con camiseta de SUFFOCATION, y por Tony Campos, cumplidores a pesar de ser meros actores de reparto en la función, y contaron con un juego de luces blancas y también con una combinación de los colores de la bandera de Brasil. Max prácticamente no se movió del centro y, siendo un poco cansino, aprovechó cualquier ocasión para recordar a todo el mundo la presencia de Igor a la batería.

“Roots Bloody Roots” obviamente desató el temblor con los saltos del público, a petición de Max y sus “Jump! Jump!”, un tanto innecesarios ante una canción como esa. Max, por cierto, se hizo cargo de gran parte de las percusiones, empleando instrumentos brasileños en pos de esas raíces de las que hace gala la banda, gritando “desde las favelas” a los “hermanos del Metal” al pedir un circle pit en “Spit”.

En “Itsári” se empleó Igor en la percusión, y en “Ambush” se presentó a toda la banda. En aquel momento Max indicó que Tony Campos hablaba español y tenía una noticia que darnos: “están viendo a las leyendas, ¡Max e Igor Cavalera!” Sí, señores, toda una primicia, por si a más de la mitad del show no nos habíamos enterado todavía. Lo mejor fue ver y escuchar a Igor a la batería y a Max al tambor, pero la cosa se espesaba demasiado en esas partes y sólo se venía realmente arriba en los temas más cañeros. Se llegó hasta tal punto que uno de los cortes más celebrados fue la versión del “Ace Of Spades” de MOTÖRHEAD, mandando Max un saludo a su compatriota Kiko Loureiro, que andaba por allí con MEGADETH.

La despedida y cierre llegó con una versión reducida de “Roots Bloody Roots”, adornada con riffs de BLACK SABBATH. Fin del suplicio para algunos, satisfacción para otros.

Enrique Herrero

 

SERIOUS BLACK

A las 2 de la mañana nos acercamos al escenario Mark Reale para ver a la superbanda SERIOUS BLACK. Formada por ex miembros de HELLOWEEN, BLIND GUARDIAN, TAD MOROSE, EDENBRIDGE y VISIONS OF ATLANTIS, se presentaban ante el público de Villena a horas un tanto intempestivas para mostrar el Power Metal que habían desplegado en sus dos anteriores discos, “As Daylight Breaks” y “Mirrorworld”.

Lo cierto es que la hora no les favoreció en demasía, puesto que poca gente acudió a verles, sobre todo al inicio, aunque bien es cierto que según fue avanzando el concierto hubo más metaleros que se acercaron a ver qué ofrecía la banda, que, desde luego, dio el máximo a lo largo de los once temas que tocaron.

De esta forma, con un ambiente de luces un tanto oscuro, y con un sonido muy bueno desde el principio, se lanzaron a la palestra con “Akhenaton”, de su primer álbum. A éste, y tras un breve saludo de Urban Breed, quien, ha de decirse, se maneja con el pie de micro estupendamente, siguieron “Older And Wiser” y “Castor Skies”, donde aprovechó para presentar a toda la banda, y en el que Bob Katsionis y Dominik Sebastian a las guitarras, mostraron virtuosismo en el momento de los solos.

Mirrorworld” fue quizás el peor tema, porque el micro de Urban falló, y estuvo prácticamente todo el corte sin escucharse, aunque no fue nada que no se pudiera solucionar, puesto que en el siguiente, “Setting Fire To The Earth” todo volvió a sonar como debía, igual de bien que había comenzado al inicio. “As Long As I’m Alive” y “This Machine Is Broken” fueron los siguientes temas en sonar, con mención especial a este último, en el que aprovecharon el solo de guitarra para samblear y cantar un trozo de “Heaven And Hell” de BLACK SABBATH, que fue, cómo no, coreada por los asistentes.

Como tralla final descargaron “Trail Of Murder”, “I Seek No Other Life”, que fue precedida de unos breves acordes en plan guasa del “Raining Blood” de SLAYER, y como cierre “High And Low”.

Mucha profesionalidad y muchos años de ejercicio a sus espaldas es lo que vimos en los miembros de SERIOUS BLACK, que hicieron que el concierto, pese a las horas, se hiciera breve y muy animado. Sin duda, nos pasaremos por alguno de sus shows en España este próximo mes de septiembre, en la gira de presentación de su nuevo disco, “Magic”. Seguro que no defraudan.

Laura Ruiz García

 

AVALANCH

El concierto del morbo ponía el foco de atención en el escenario De la Rosa ya a altas horas de la noche. Si una hora antes habían pisado esas tablas Víctor García y sus WARCRY, ahora era el turno de que Alberto Rionda y sus nuevos AVALANCH hiciesen su homenaje a “El Ángel Caído”.

Después del circo mediático que se montó con las declaraciones de ambos músicos a causa de esta supuesta reunión del grupo, acusándose de todo y tratando de poner paz con comunicados y vídeos, el destino quiso que compartiesen escenario de forma prácticamente consecutiva en la XII edición del Leyendas del Rock, donde WARCRY tienen prácticamente su casa.

Avalanch - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

La nueva formación “all star” de AVALANCH comenzó el concierto con unos minutos de antelación sobre la hora prevista. La introducción con Hacia la Luz daba el pistoletazo de salida a la interpretación íntegra de “El Ángel Caído”, un disco clave en el Power Metal español con muchas influencias del Metal Progresivo que poco a poco AVALANCH abrazaría en trabajos posteriores.

Los nuevos miembros contratados por Rionda son garantía de calidad interpretativa, y había cierta curiosidad por saber cómo funcionaría la máquina con sólo uno de los músicos que grabaron aquel plástico. En “Tierra de Nadie” comenzaba el concierto con un sonido bastante pobre. La batería de Terrana apenas se oía y era difícil distinguir nada excepto la voz de Israel Ramos. El joven vocalista dejó claro su nivel, llegando con solvencia a cada nota y manteniendo la potencia necesaria. Para quien busque una reinterpretación fiel de “El Ángel Caído”, Israel, con su voz limpia y clara, no será una buena opción, pero no se puede negar su calidad como cantante.

Los problemas de sonido se solucionaron a los pocos minutos. Se sucedieron los temas en el mismo orden que en el disco: el tema título y “Xana” sirvieron como gancho para el público, dos piezas coreables de puro Power Metal. La banda mostraba su profesionalidad sobre la tarima, moviéndose sin parar, pero ya se notaron dos detalles que se repetirían varias veces a lo largo del concierto: pequeños deslices de Mike Terrana, que aunque es un reloj, su falta de dinámicas hace los temas algo monótonos, y la inclusión de solos a mayores para el lucimiento de Jorge Salán. El guitarrista cumplió sobradamente tanto a su instrumento como a los coros, pero el incluir más minutos en unas canciones ya redondas me parece totalmente innecesario.

Avalanch - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

“Levántate y Anda” y “Alma en Pena” fueron de los mejores momentos de su actuación, y las siguientes canciones siguieron con la tónica del resto del concierto: buena ejecución, pero carente de alma. En la balada Antojo de un Dios por fin se hicieron realmente presentes los teclados del ex WARCRY Manuel Ramil, excelente músico, pero con un papel más que discreto hasta entonces. Fue uno de los momentos más emotivos del concierto, con un Israel espectacular, pero de nuevo con un solo de guitarra de Jorge Salán demasiado largo.

Llegaba la hora de la suite “Las Ruinas del Edén”, y se veía al cantante de Saratoga Tete Novoa a un lado del escenario. Sonido y ejecución se ponían al servicio de los más de diez minutos de canción. Un auténtico gustazo escuchar una pieza así en directo, pero la sorpresa fue que Novoa no salió al escenario a cantar las partes que en el disco hacía Leo Jiménez, sino que el propio Isra se encargó de esas líneas con solvencia. Para terminar, un esperado Torquemada, donde, esta vez sí, Tete salió al escenario a cantar a dúo en una colaboración tan curiosa como innecesaria.

Avalanch - Leyendas del Rock 2017
© Leyendas del Rock – Salvador Villa

“El Ángel Caido” es un grandísimo disco, y escuchar esas canciones en directo interpretadas por buenos músicos siempre es una delicia, pero quien busque una vuelta a aquellos años encontrará algo distinto, un ejercicio de técnica y pulcritud más que un momento de nostalgia.

David Muñoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here