Crítica de MAD MAX - 35

0
Mad Max - 35

"35" es el nuevo disco de la banda de Hard Rock alemana MAD MAX. Una cifra redonda que supongo que tendrá algún significado para ellos. Digo esto porque, según se puede consultar en diversas fuentes, la banda se formó en 1981 y su primer disco de larga duración es de 1982. Sea como fuere, y puestos a cuantificar las cosas por años, han pasado cinco años de “Interception”, el que fuera su anterior y magnífico trabajo.

Sean 35, 36, 40 o los que sean, MAD MAX está en una forma extraordinaria y se ha sacado uno de los discos más entretenidos y pegadizos de cuantos he escuchado este año. Un sonido cien por cien característico del Hard Rock alemán que practican otras bandas como BONFIRE. Canciones con una duración muy medida, temas que van directos a la sinapsis y varios hits marca de la casa.

Un punteo melódico al más puro estilo Steve Vai abre "35" con la introducción de poco más de un minuto de “The Hutch”. El primer corte como tal es “Running To Paradise”, tema en el que Michael Voss lo da todo, así como unos riffs de guitarra pegadizos y un estribillo sencillo y efectivo que suponen toda una gran declaración de intenciones de lo que vamos a encontrarnos en este "35" de MAD MAX: canciones efectivas, sencillas y sin más florituras de las necesarias.

“Beat Of The Heart” bien podría haber salido de la época estelar de FOREIGNER. Michael Voss conduce este evocador corte con la ayuda de unos coros muy bien metidos. Un punteo sinuoso y repetitivo de Breforth nos introduce en D.A.M.N, el tema más comercial y a la vez más flojo de “35”. “Snowdance” comienza con una aplastante intro de batería de Axel Kruse, y en él se funden sonidos más propios del Heavy y del Groove Metal con los del Hard Rock que profesa la banda, dando como resultado una de las canciones más complejas y completas del disco.

“Thirty 5” es la balada que nos encontramos en el ecuador de “35” de MAD MAX. Una composición al uso sin nada achacable ni destacable. No obstante, “Already Gone” provoca que vuelvas a prestar atención tras el sopor anterior; este tema tiene todo lo descrito al principio de la crítica, es decir, efectismo sin brillantez que dan lugar a una canción pegadiza pero fácilmente olvidable. “False Freedom” es mi corte favorito de este disco, una cadencia lenta, más pesada, apoyada en riffs de guitarra.

Como si de SAXON se tratase, MAD MAX nos conduce hacia el final del disco con “Goodbye To You”. Escuchadlo detenidamente y veréis todas las similitudes, sobre todo con el riff inicial. “Rocky Road” es otra balada, donde me ha sucedido lo mismo que con “Thirty 5”, no termina de arrancar ni de cuajar. Una lástima, porque el resto del disco está a un gran nivel.

"35" muestra a los MAD MAX más eficientes

Por último tenemos “Party Is Burning”, en ella la voz de Voss, el ritmo de las guitarras y los coros me han recordado al Hard & Heavy moderno de otras formaciones como LIZZY BORDEN. Un buen cierre para un disco más que eficiente donde solo fallan los temas más relajados.


 

Discográfica: SPV/Steamhammer

Reseña Panorama
Nota
6
Compartir
Artículo anteriorCrítica de SARATOGA - Aeternus
Artículo siguienteALICE COOPER: Conciertos en Madrid y Barcelona en septiembre de 2019
Heavy de nacimiento, hard rockero de corazón y powereta por afición, ya son muchos los años que llevo escribiendo sobre mi pasión desde que hace más de dos décadas me adentrase por la senda del Metal. Por mis oídos han pasado todas las vertientes desde las más extremas a las más melódicas, sintiendo especial devoción por aquellas más melancólicas, apagadas u oscuras.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here