Crítica de MAGNUM - The Serpent Rings

0
MAGNUM - The Serpent Rings

Desde que en 2002, después de un parón de casi una década, los veteranos rockeros MAGNUM retornaran a la actividad, han venido editando un disco cada dos años demostrando ser una de las bandas británicas de Hard Rock melódico más en forma del viejo continente. A lomos del incansable Tony Clarkin (guitarrista, compositor, productor y letrista), a quien acompaña desde su fundación a principios de la década de los 70 el carismático vocalista Bob Catley, la banda de Birmingham ha editado ya la friolera de once discos repletos de calidad, magisterio rockero y elegancia. "The Serpent Rings" es su más reciente lanzamiento y el motivo de estas líneas. Veamos que nos trae en esta ocasión los "brummies"

En primer lugar, los fans del grupo reconocerán en el soberbio artwork del disco al legendario portadista Rodney Mathews, autor de muchas de las mejores cubiertas de la banda, así como de otros grandes grupos como ASIA, PRAYING MANTIS, URIAH HEEP o AVANTASIA, entre otros, algo que ya predice buenos augurios respecto del contenido musical. Y así es.

El majestuoso arranque del disco con "Where Are You Eden?" nos catapulta a los años dorados de la banda; a esos mágicos años 80 en los que la banda deslumbró con discos como "On a Storyteller's Night" o "Vigilante". La presencia preeminente de los teclados de Rick Benton dota al tema, recio y contundente merced a la afilada guitarra de Clarkin, de una majestuosidad que se torna delicatessen en el deslumbrante estribillo.

La carismática voz del veterano Bob Catley no brilla como antaño en este "The Serpent Rings", pero hay que recordar que el bueno de Bob supera ya la setentena y, así y todo, se mantiene como uno de los mejores vocalistas de Hard Rock de su generación. Campanazos, teclados orquestales, guitarras contundentes y melodías embriagadoras. ¿Se puede pedir más a un tema de apertura?

"The Serpent Rings", un gran álbum de una gran banda

La incorporación del afamado bajista, productor y compositor Dennis Ward (PINK CREAM 69, PLACE VENDOME, UNISONIC…) no ha supuesto de momento ninguna aportación compositiva a la banda, aunque no sé si realmente le hace falta ayudante a Clarkin, porque "You Can't Run Faster than Bullets" es contundente, cadenciosa y luminosa a partes iguales. Inmejorable, diría yo. Un tema dotado de un sonido de guitarra demoledor y en el que el batería, Lee Morris (LITTLE ANGELS, PARADISE LOST…), demuestra que su proverbial pegada sigue muy en forma ofreciendo un sólido basamento para que la banda construya un rocoso ejercicio de elegancia melódica.

En "Madman Or Messiah" la banda ataca a los gurús que lavan el cerebro de sus acólitos con un tema repleto de melodías complejas y ciertos aires Prog-Rock. Dan gusto esas dobles voces, esas guitarras recias pero matizadas y esos teclados tan protagonistas que siempre han caracterizado a MAGNUM. El solo de Clarkin, lleno de sentimiento y elegancia, encaja como un guante en un tema que en directo puede ser uno de los puntos culminantes de la noche con esos coros tan tarareables con los que termina.

El piano de Rick Benton abre solemne "The Archway Of Tears", dando paso a la rasgada y elegante voz de Bob Catley, quien impulsa la canción hacia el glorioso estribillo, para volver de nuevo al remansado pasaje de piano y voz y, de nuevo, retornar al enérgico y deslumbrante estribillo. La variada estructura del tema lo hace ameno e interesante a pesar de su extensión y el solo de Clarkin vuelve a sentar cátedra de elegancia y poderío rockero. El tema más rockero y directo de "The Serpent Rings" de MAGNUM es "Not Forgiven", un tema orgánico y crudo en el que de nuevo la guitarra de Clarkin, catedralicia y solemne, se apoya en los rotundos cimientos del colosal sonido de batería de Morris. Para cuando entra el teclado de Benton, Catley lleva un rato cantando, edificando una mágica melodía que culmina en un maravilloso estribillo, totalmente marca de la casa.

"The Serpent Rings", tema que da título al disco, retorna al imaginario mitológico de escritores como Tolkien que tanto frecuentó la banda en sus primeros años de andadura y que últimamente tanto gusta de ofrecernos otra vez. La palabra “épico” se creó para designar temas como este, pausado, mayestático… Arropado por los orquestales teclados de Benton, Bob Catley vuelve a dar una soberana lección de elegancia en una canción hecha a la medida de sus capacidades. Los arreglos orquestales del interludio engrandecen la partitura dotándola de una magia embriagadora, inquietante y oscura por momentos y el solo de Clarkin es, de nuevo, una clase magistral de elegancia y buen hacer.

De vuelta al sonido mas Hard-Rockero, MAGNUM nos regala un verdadero cañonazo llamado "House Of Kings", un tema en el que la voz de Catley brilla con maestría y furia a partes iguales y la guitarra de Clarkin planea con elegancia sobre los regios teclados de Benton. Un tema corto, sólido y directo que, sin embargo, está lleno de detalles de instrumentos de viento y arreglos de cuerda que demuestran que Clarkin sigue siendo uno de los mejores compositores de Hard Rock de todos los tiempos.

MAGNUM vuelve elegante y al más puro estilo Hard Rock

De vuelta a los sonidos épicos que son también característicos de la banda, "The Great Unknown" comienza a modo de balada y va creciendo, arropándose de arreglos de teclado y guitarra hasta adquirir las hechuras del clásico tema épico de MAGNUM. Atrás quedan los años en que la banda, forzada por las grandes multinacionales discográficas en las que militaba, se veía obligada a componer canciones más Pop-Rock con el objetivo de intentar llegar a públicos más mayoritarios. Su actual discográfica, la alemana SPV, les ha dado total libertad creativa y eso se nota en sus últimos discos, en especial en este "The Serpent Rings". MAGNUM siempre ha tenido una doble vertiente en sus letras: fantasía y evasión por un lado y crítica social y compromiso con valores humanistas por otro.

"Man" es un corte volcado totalmente en este último aspecto de su paleta de colores lírica. La dura crítica a la codicia humana, causante de tantas calamidades, se arropa con una partitura seria, oscura por momentos, en la que la guitarra de Clarkin suena cortante, seca y abrasiva, marcando el ritmo de una canción que avanza a pasos firmes hasta el mágico estribillo en el que los teclados de Benton y la voz de Catley demuestran ser perfectos aliados. "The Last One On Earth" es un delicado medio tiempo en el que los teclados son totalmente protagonistas junto a la siempre elegante de un Catley que, si bien es cierto que en directo pasa más de un apurillo, en estudio sigue sonando soberbio. El cierre del disco lo pone "Crimson On The White Sand", una bellísima power-ballad repleta de coros bombásticos, teclados orquestales y guitarras colosales.

Un inmejorable punto final "The Serpent Rings" que demuestra que MAGNUM es una apuesta segura de calidad, elegancia y maestría musical. Es un verdadero drama que la maldita crisis del COVID-19 haya obligado a cancelar la gira programada para los meses de marzo y abril por toda Europa. MAGNUM sigue siendo parte de la realeza del Hard Rock melódico y ojalá nos duren aún muchos, muchos años.


Discográfica: SPV

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
8.5
Compartir
Artículo anteriorTeloch de MAYHEM: "Tenemos alrededor de 75.000 dólares de deuda"
Artículo siguienteCrítica de GOLPE RADIKAL - Cronos
Desde los 15 años enredo con las letras y las palabras para intentar describir la inmensa sensación de felicidad que me provoca el Rock. He hecho radio, fanzines en papel (sí, viejuno que es uno...) y desde hace unos años colaboro en esta apasionante aventura llamada HELLPRESS. El Hard Rock y el Heavy Metal clásico son mis pasiones aunque también me emociona el Progresivo y algunos sonidos extremos. Desde hace tres años canto en Electric Funeral-Black Sabbath Tribute y ahora también en Black Mamba. La Música es el Latido del Universo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here