MPIRE OF EVIL – Hell To The Holy

0

Bajo una brillante y llamativa portada se presenta el primer larga duración de MPIRE OF EVIL tras el EP “Creatures Of The Black”, editado el año pasado. Los ex VENOM Mantas, Antton y Tony Dolan, más conocido a nivel artístico como DEMOLITION MAN, son el tridente artífice de esta obra, músicos todos ellos de renombre dentro del underground metálico británico.

El diabólico diseño de la portada, así como los músicos que se hallan tras el contundente nombre de MPIRE OF EVIL me hacían presagiar que me iba a topar, fuera cual fuera el estilo, con un compacto cañero y, efectivamente, así ha sido, aunque he de aclarar que me esperaba algo más visceral, un Thrash Metal corrosivo salido de las cloacas, y no ha sucedido así.

El tema que abre el lanzamiento, “Hellspawn”, es una abrasiva pieza de Thrash Metal en la onda de los últimos ONSLAUGHT o de los TESTAMENT del “Low”, con una producción similar, aunque levemente recrudecida con respecto a la de estas bandas, pero en definitiva con mucho grosor y un sonido potente y avasallador. Sin embargo, se puede decir que esta es la única pieza de Thrash Metal como tal que hallamos en el álbum. Esto en un principio descuadra bastante, dado que tras este corte de apertura uno se espera un disco ubicado dentro de dicho género, aunque luego este pueda ser mejor o peor, y por el contrario no sucede así.

Para que os hagáis una idea, “Metal Messiah”, que es la pieza que da relevo a “Hellspawn”, es una canción que también tiene su buena dosis de contundencia, pero posee un aroma más sucio y rockero. Recuerda a lo que hizo MOTORHEAD en su disco “Sacrifice”. Hasta el timbre de voz de Tony Dolan recuerda al de Lemmy Kilmister en esta ocasión, solo que con un acabado más metalero, similar al de Tom Angelripper de los alemanes SODOM e incluso al de Tornillo, el actual voceras de ACCEPT. Por su parte, “Waking Up Dead” es una pieza con un penetrante riff de guitarra que perfectamente podrían haber ejecutado los PANTERA del “Far Beyond Driven”, esto es; un tema con mucho Groove y cierto aroma al Metal sureño americano.

Como conclusión de lo comentado en el párrafo anterior se puede extraer que cada canción del disco es de su padre y de su madre (los coros de “Hell To The Holy” parecen hechos por ROB ZOMBIE) y a veces el álbum resulta un poco disparatado, pero entre todo este batiburillo de sonoridades oscuras, machaconas y abrasivas, obtengo como denominador común lo que a día de hoy hacen bandas como CHROME DIVISION. Esto significa jugar con un estilo que no tiene un diseño exhaustivamente marcado, pero que picotea de varias vertientes que abarcan desde el Thrash de corte noventero, pasando por el Metal americano dotado de cierto Groove, el Metal contundente de formaciones como ENTOMBED e incluso el Punk metalizado de formaciones como D.R.I. (buena prueba de ello es “Shockwave”).

Al final, un disco de estas características, sin ser nada del otro mundo, tiene su encanto porque parece haber sido elaborado con un regustillo a proyecto musical entre amiguetes con muchas ganas de divertirse y de trasladarte al universo tabernero y gamberrete que envuelve a todo el trabajo aquí comentado. Además, de la gran mayoría de las canciones se extrae algo positivo. En una será un riff penetrante, en otra unos coros cazalleros y en otra la principal melodía vocal o el alma que posee todo el corte, como sucede con “The 8th Gate”, donde hay claras referencias al sonido que Tony Iommi creó en su día para BLACK SABATTH y al de bandas como CANDLEMASS.

Seguramente no será el disco del año y a nivel musical no sea para tirar cohetes, pero entretenido y efectivo es un rato, que a día de hoy no es poco.

 

Jorge Osoro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here