MR. BIG: Crónica del concierto en Madrid

0

La única ley que parece cumplirse a rajatabla, y más cuando quieres que no se cumpla, es la famosa ley de Murphy, que no hizo una excepción conmigo el día en el que la super banda MR. BIG hacía su única parada en nuestra geografía con motivo de la reciente publicación de “The Stories We Could Tell”, la continuación a “What If…”. Me explico.

Como seguidor de la banda que soy, y habiendo comprobado por activa y por pasiva la genialidad de los músicos que se reúnen en ella, tanto en solitario como en otros proyectos paralelos, no me apetecía faltar a la cita. El problema es que un viaje de trabajo podía truncar mi asistencia al concierto. Finalmente mi vuelo de vuelta me permitía llegar a tiempo pero claro, debían cumplirse los horarios del vuelo y confiar en un leve retraso (habitual por lo general en estos conciertos) en la salida del grupo a escena. Lo segundo se cumplió ya que no salió a las 20:30 como me habían dicho, pero la principal premisa falló y mi vuelo se retrasó media hora.

Fuentes, teóricamente, bien informadas me dijeron que MR. BIG no llevaba teloneros porque tocaban mucho tiempo (dos horas y media me comentaron, a pesar de que no terminé de creérmelo del todo, acertando porque fueron “sólo” dos horas finalmente…) por lo que me la jugué y, nada más aterrizar, cogí un taxi desde el aeropuerto directo a La Riviera, aún a sabiendas de que llegaría muy, muy justo pero confiando en perderme lo menos posible del concierto si el tráfico acompañaba, como así fue.

mr-big-madrid-2014-1

Por este motivo me perdí la siempre indispensable “Daddy, Brother, Lover, Little Boy (The Electric Drill Song)” y su taladradora, la nueva “Gotta Love The Ride” y otros dos temas de su anterior “What If…”, “American Beauty” y “Undertown”, además del duelo entre Paul Gilbert y Billy Seehan (intrascendente para mí, la verdad). Mi retraso también implicó que no pude acceder al foso para hacer las fotografías que deberían acompañar esta crónica pero bueno…qué le vamos a hacer.

Sin embargo, llegar al comienzo de “Alive And Kickin´” me libró, paradojas de la vida, de ser expulsado momentáneamente de la sala como parece ser que les pasó al resto de fotógrafos que tuvieron que deshacerse de su réflex si querían volver a entrar (aunque algunos seguramente se marcharon sin más) y perderse algunos cortes. Una de cal, y otra de arena para mí, aunque siempre me ha resultado inexplicable este tipo de cosas que de vez en cuando suceden con las cámaras como si fueran un arma peligrosa.

mr-big-madrid-2014-2

Centrándome ya en el concierto propiamente dicho, lo primero que me sorprendió al llegar fue el sonido de MR. BIG, bastante peor del que un nivel como el de estos músicos precisa, aunque fuera mejorando con el transcurso de los temas pero que nunca me pareció sobresaliente. Lo segundo fue más positivo, y fue ver un pequeño kit de batería al lado de la que esta noche ocuparía Matt Starr (sustituto del baterista original diagnosticado hace unos meses de Parkinson desgraciadamente) tras el que estaba, sorpresa, Pat Torpey tocando dos panderetas y apoyando a los coros. Me alegró sobremanera verle acompañando a sus amigos, seguramente en su último tour, aportando su granito de arena y, de hecho, aportó bastante más de lo que pensaba llegando incluso a ocupar en tres ocasiones el puesto que la enfermedad le ha obligado abandonar tristemente.

mr-big-madrid-2014-3

En el extenso repertorio de los americanos hubo prácticamente de todo, aunque sus dos últimas obras coparon en mi opinión demasiados sitios del mismo, alternando más temas de su época post reunión como “As Far As I Can See” o “Around The World” con temas de su último trabajo, motivo de su visita, como “I Forget To Breathe”, “The Monster In Me”, la tranquila “East / West” con Eric Martin enfundado en su acústica y Pat en primera línea acompañando a las voces, o “Fragile”, donde incluso Pat ocupó su sitio tras los parches al tratarse de un tema no demasiado exigente para el estado del baterista, lo que provocó una salva de aplausos que agradeció de corazón emocionando a más de uno.

Sobre MR. BIG poco que se puede decir que no se presuponga de unos músicos de su nivel. Todos lo bordaron aunque vi a Sheehan y su bajo menos protagonistas de lo habitual, se le oía poco en los coros y el bajo estaba muy bajo, valga la redundancia, en la mezcla sónica perdiendo algunos temas algo de la parte más funky que el bajista aporta. Eric Martin estuvo correcto, aunque poco rodado debido supongo a que era uno de los primeros conciertos de la gira (el quinto si no me equivoco) pero salvo sin ningún problema las partes melódicas y no escatimó en los tonos altos mientras que el sustituto de Torpey, Matt Starr, estuvo a la altura del puesto que ocupaba aunque siendo consciente que la presencia del sustituido le eclipsaba en cierto modo. Por último, el gran Pablo Gilberto, como le llamó Eric en algún momento. Brillante de nuevo su actuación y ganador del “duelo” con Sheehan a mi parecer en esta ocasión. Un placer verle tocar como si lo que hiciera fuera lo más sencillo del mundo.

mr-big-madrid-2014-4

Volviendo a las canciones interpretadas, por supuesto los temas más celebrados fueron los de sus primeros discos, siendo “Lean Into It” el que gozó de mayor presencia. “Green-Tinted Sixties Mind”, y las baladas “Just Take My Heart” (con Pat de nuevo tras la batería) y “To Be With You”, su particular “More Than Words” con la que abrieron los bises (aunque esta me parezca mil veces mejor que la de EXTREME) fueron momentos álgidos del concierto como también lo fueron “Addicted To The Rush” o “Colorado Bulldog”, como siempre de las mejores para mí de su concierto.

“Hey Man” también tuvo su hueco con un par de cortes. “Take Cover” recibió el beneplácito del público mientras que “Out Of The Underground” pasó bastante más desapercibida mientras que Billy y Paul tuvieron sendos momentos de lucimiento personal durante los solos que interpretaron, llevándose la correspondiente ovación al finalizar cada uno de ellos. A mí me sobraron porque prefiero siempre canciones en lugar de solos pero bueno, sirven para el descanso del vocalista y “mancos”, desde luego, ninguno de ellos es.

Tampoco faltaron las habituales versiones que siempre acompañan a MR. BIG. Desde la coreada “Wild World” de Cat Stevens hasta el “Mr. Big” de FREE, con la que se marcharon para no volver a salir y donde Torpey volvió a sentarse por última vez tras los parches (mala elección para mi gusto cerrar con ese tema pero imagino que el motivo fue despedirse con una canción en la que tocaran todos los miembros originales, así que nada que decir de ser así) pasando por el cover de JUDAS PRIEST, “Living After Midnight” en el que se intercambiaron, como ya es costumbre, los instrumentos.

mr-big-madrid-2014-5

De este modo Paul cogió las baquetas, Matt Starr y Billy se encargaron de las guitarras, Eric del bajo (más grande casi que él) para que Pat se calzara las botas de Rob Halford poniendo la voz. Se les vio disfrutar, sobre todo a Torpey, y animaron a la sala que les acompañó cantando de principio a fin semejante himno. Curioso como siempre ver lo polifacéticos que pueden ser y el espectáculo que dan con este tipo de cosas.

Esto fue lo que dio de sí la visita de MR. BIG a Madrid, un buen concierto como lo que siempre ofrece la formación, aunque no fuera el mejor que le he visto, y donde el sonido no estuvo a la altura. No obstante nos dejaron momentos geniales, otros curiosos y otros emotivos (la presencia de Pat Torpey), además de tres canciones “opcionales” sin tocar que aparecían en la hoja del setlist y que hubieran redondeado la noche pero bueno, dos horas sin demasiados parones tampoco está nada mal. Mereció la pena la paliza que me pegué para poder volver a ver a esta gran banda.

Crónica de David Ortego

Fotos de Roberto Fierro (www.theconcertinconcert.com)

Más información sobre MR. BIG en su web oficial: www.mrbigsite.com

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here