NECRODEATH - Idiosyncrasy

0

 

La banda italiana de Thrash Death por excelencia insiste por tercera vez con una obra conceptual en sus últimos cuatro años. Tras la decepción que supuso "Draculea" (inspirado en vida y obra, siempre legendaria, de Vlad Tepes) y el magnífico repunte "Phylogenesis" (en líneas generales, sobre la evolución de los seres vivos), ahora llega "Idiosyncrasy". En este curioso trabajo, NECRODEATH no ha sufrido el resbalón que algunos auguraban por tratarse otra vez de un trabajo conceptual y además, poco convencional.

Lo peculiar es que se considera una obra de una sola canción de cuarenta minutos, separada en siete actos e inspirada, al menos en el concepto visual, en una película de Quentin Tarantino, filmada en 1992. Si habéis visto el material promocional (carteles, trailer del disco o la propia portada) en la red de redes, sabréis que se trata de "Reservoir Dogs". En palabras del propio grupo, las letras y las ideas que en ellas se transportan fueron elaboradas por el cantante Flegias y el batería Peso, y tratan del conflicto eterno entre el bien y el mal, y la lucha por alcanzar la paz interior.

No es lo mismo ajustarse a una película que a una idea más abstracta, no acabo de verle el sentido a emplear una estética en la portada y luego tratar algo bastante más complejo en las letras, pero ellos lo han explicado así y habrá que creerles. Sea cual sea el concepto global del disco, que me gustaría detallar más pero sin poder consultar las letras, me resulta complicado, entraré en la harina estrictamente musical.

El álbum comienza con el sonido de una bestia rugiendo mezclado con cantos gregorianos que van distorsionándose y subiendo hasta un primer plano, hasta que entran las guitarras y un riff clásico de NECRODEATH, a medio gas y con una base de Thrash Metal muy influenciada por SLAYER, hace acto de presencia. Es a partir del tercer minuto cuando la música va cobrando más fuerza, con unos redobles de Peso bien marcados y Flegias escupiendo su característica voz, pero no deja de ser una mera presentación de lo que va a venir detrás.

Los que ya conocéis al grupo, apreciaréis los elementos típicos presentes en anteriores entregas. Mucho medio tiempo, solos de guitarra afilados y constantes cambios de ritmo, aunque sutiles, pequeñas variaciones en la velocidad e intensidad que enriquecen el resultado final. También hay en el tercer acto una guitarra acústica con bastante presencia. Como podéis figuraos, dentro de un estilo que podría considerarse cerrado hay un montón de elementos con los que jugar sin desvirtuar lo que sería el Thrash Death, añadiendo a la música de NECRODEATH mucho dinamismo, quizá de manera especial en este "Idiosincrasy".

Ahí también entrarían las maneras de Peso en cuanto a percusión, un batería cuyo estilo no le pasa inadvertido a nadie y que sigue siendo uno de los puntos fuertes de la grabaciones de los italianos. En el apartado vocal, donde los registros rasgados tradicionales podrían resultar algo monótonos, se ha optado por incluir pequeños pasajes con filtros de voz e incluso voces femeninas susurrando (en la quinta pista), ofreciendo más heterogeneidad.

No va a ser este un trabajo desatado con canciones furiosas, otras con un enfoque más oscuro... tomarlas como unidades sueltas es imposible, cada acto depende del anterior y no hay puntos finales posibles, como mucho punto y seguido. Hay un desarrollo que no empieza y termina en cada pista, si no que se va encadenando minuto a minuto, y que a mi entender obligará a la banda a representarlo al completo sobre un escenario. Solo hay una introducción y una conclusión, o puede que ni si quiera esto, ya que el final del álbum vuelve a ser el principio (vuelve a rugir la bestia ya citada) como si se hubiera diseñado la obra de forma circular. Vamos, como si este fuera su "Seventh Son Of A Seventh Son", pero sin intermedio alguno.

Es por esto que me resulta difícil establecer si me ha gustado más un acto que otro. Son siete piezas con un sentido global, o al menos así lo he apreciado y además, considero que si era la intención de NECRODEATH, han dado en el clavo. "Idiosyncrasy" debe entenderse y escucharse como una unidad, lo cuál difiere respecto a anteriores trabajos donde podías separar claramente un tema de otro.

Si aceptas esto, es un disco que se puede disfrutar en sus cuarenta minutos. NECRODEATH ha mantenido el tipo y ha salido triunfante de su reto, fiel a sus ideas musicales, pero a la vez queriendo reinventar su forma de afrontar una creación, llevándola a un plano más complejo de lo habitual. Aunque me ha costado comprender la música de esta nueva faceta del grupo, tratando de hacer un solo tema de 40 minutos, el trabajo del guitarrista Pier Gonella y Peso en la composición ha sido notable. En definitiva, una obra que requiere un esfuerzo extra para el oyente, hay que dedicarle muchas escuchas, pero seguro que sacando buen partido al final.

 

Carlos Herrero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here