Miguel Herranz, más conocido como Patillas, es un hombre con una misión. Veterano de la escena madrileña, ha tocado con formaciones de mayor o menor importancia a nivel nacional como MURO, CRIENIUM o SETH. Sin embargo, conociéndole desde la distancia hace muchos años, se nota que su ilusión y ambición fue crear su propia formación, donde dar rienda suelta a sus inquietudes musicales. Esto se refleja en OMISSION, su bebé, el fruto de largas sesiones de ensayo e innumerables actuaciones en locales de la capital. El crecimiento del grupo ha sido sostenido pero progresivo. No en vano, resulta un tanto sorprendente que sea uno de los estandartes del Metal underground patrio cuando el estilo que practica no es fácilmente digerible para el heavy medio.

Su Thrash Metal con toques Black, muy crudo y sin apenas melodía, goza de pocos predicamentos a nivel global. Sin embargo, ellos son capaces de meter casi tres centenares de individuos en su ciudad. No se puede negar que parte de esta popularidad “under” es debido a la asociación metalera a la que pertenece Patillas, que le da un plus de reconocimiento, pero ¡ojo! esto no es una crítica, más bien al contrario, cualquier forma de promoción es poca en estos complicados tiempos que vivimos. Además, si no existieran buenas canciones y, sobre todo, demoledores directos, nada tendría validez. Simplemente, este hecho es un empujón extra que da sentido al teóricamente excesivo reconocimiento para un conjunto que se enmarca en un subgénero denominado menor en el Heavy.

Conjeturas aparte, “Merciless Jaws From Hell” es la segunda entrega del cuarteto madrileño. Después de su notable debut, “Thrash Metal Is Violence”, se encuentran ante una reválida para corroborar todo lo bueno que apuntaron un par de años atrás y en las sucesivas demos que datan de los orígenes de la banda. Para este álbum, la base rítmica ha cambiado por completo, abandonando el grupo Julito (que prefirió retornar a MURO en su gira “Por un puñado de dólares”) y los diversos baterías que han tenido. En su lugar, el puesto detrás de la baquetas es aún inestable (“Merciless Jaws From Hell” lo ha grabado Riky de AVULSED) mientras que al bajo nos encontramos a otro viejo clásico del Foro, James Surt, conocido sobre todo por WOLFENCROSS.

Con las coordenadas marcadas, es necesario comenzar el análisis del disco con el sonido, probablemente la parte más controvertida en formaciones de Thrash Black. Existe la convicción de que si no es crudo no es “auténtico” y, para otros, esto supone que sea “excesivamente guarro”. Probablemente, “Thrash Metal Is Violence” no gozaba de una producción acorde con lo que muchos demandaban. Patillas optó por preservar el espíritu de las demos y, sin duda, lo consiguió pero tal vez era conveniente dar un paso adelante. No es cuestión de una mezcla más pulida que un álbum de DEF LEPPARD sino de, manteniendo la esencia y pureza, conseguir que los instrumentos se distingan. La verdad, creo que se ha logrado. El gran beneficiado de esto es mi tocayo Marco Marouco, por lo que hemos de destacar su labor a la guitarra.

En el plano compositivo, la coherencia es la principal característica de “Merciless Jaws From Hell”. Ahora bien, sin moverse un ápice de sus postulados, OMISSION, puntualmente, intentan ir más allá. Las canciones son demoledoras y basadas en la carga de los riffs pero sí que observamos detalles que no se adivinaban en su predecesor. Pongamos algunos ejemplos. Fundamentalmente, los solos de Marco, mucho más accesibles y trabajados, no buscando en exclusiva la velocidad. “Ianus Rex Infernorum” se configura como el cenit del aserto pero no debemos olvidar “Here we stand” donde, además de esto, nos topamos con unas voces radicalmente opuestas a las habituales rasgadas de Patillas, más en rollo vacilón, un poco heredero de la Bay Area. Asimismo, en “You Can’t Hide” se puede escuchar algún grito chillón tipo Schmier de DESTRUCTION, si bien este deje ya aparecía en “Thrash Metal Is Violence”.

Con todo, negaría mi percepción si no dijera que, en el cómputo total, siendo “Merciless Jaws From Hell” un buen trabajo en ningún momento me atrapa tanto como el debut. La razón probablemente sea que el primero iba en progresión y, en su parte final, nos topábamos con “Satanic Feelings” y “V.P.A”, para mí, junto a “Legions Of Youth”, los mejores cortes de “Thrash Metal Is Violence”. Sin embargo, pienso que las canciones estrella del disco que nos ocupa están al principio: la fantástica, y con un punto épico, “Northmen Wrath”, “We Are The Dead” y la recuperación de uno de los temas emblema, “Architects Of Fear”, si bien pienso que luce menos que en la demo “Day Of Your Death Arrives”.

OMISSION juega en la primera división del Thrash Black, tanto nacional como internacional. “Merciless Jaws From Hell” es la confirmación del potencial que ya apuntaba. De cara a una tercera entrega, una vez definido el estilo a la perfección, debería concentrarse en el apartado compositivo porque otro de los riesgos del género es el poco margen de maniobra con el que se cuenta por el componente de “pureza” antes mencionado. Por lo tanto, ese es el desafío. Son buenos en estudio y notables en directo, la clave para el futuro está en alcanzar un nivel óptimo a la hora de escribir canciones. No obstante, dejemos de especular y disfrutemos de este caos descontrolado que es “Merciless Jaws From Hell”. Como diría el otro: “para oídos inquietos”.

Marco-Antonio Romero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here