PARADOX - Tales Of The Weird

0

La historia de PARADOX es curiosa a la par que injusta. Durante los 80, la banda editó dos discos, de los cuales uno, “Heresy”, es una impagable obra maestra del Thrash Metal teutón. Un trabajo sobradamente conocido y aplaudido dentro de los circuitos más ligados al underground y no especialmente nombrado en un ambiente metalero mas arquetípico o mainstream.

A partir del citado disco, nos topamos con diez años de absoluto silencio por circunstancias de la industria musical o por propia decisión del grupo, pero el caso es que PARADOX, durante la década de los 90, se mantuvo apartado de la escena, precisamente en la etapa más convulsa y controvertida para el Thrash Metal.

Nos plantamos en el 2000 y la banda sale de su estado de hibernación para volver con fuerzas renovadas. Charly Steinhauer sigue comandando la formación como en sus inicios, pero con nuevos compañeros de viaje y con un disco, “Collision Course”, sorprendentemente fresco, que fácilmente podría haber dado continuidad al “Heresy” del 89 tan solo un año o dos después del lanzamiento de este, dado que mantiene el encanto y el potencial de la primera etapa de la banda.

Su buen estado de forma se reafirma con un par de discos más, donde, como novedad, el grupo trabaja con un sonido más grueso, actual, sin alejarse excesivamente de su primigenia concepción, pero actualizando con astucia su fórmula, sin que a pesar de eso y de la calidad de sendos trabajos, el cuarteto alemán vea compensado su esfuerzo en lo que a popularidad se refiere.

“Tales Of The Weird” es el nuevo trabajo de los de Charly Steinhauer, un compacto que vuelve a sonar, por encima de todo, honesto y sin fisuras, más allá de lo que pueda ofrecer en cuanto a calidad musical, de lo cual pasaré a hablar de inmediato. Si hay algo que refleja la actualidad del grupo es que este no ha perdido el tacto musical que le adhiere a sus inicios y, aun mostrándose bastante renovado y con capacidad de ofrecer un producto fresco y actual, ha tenido una carrera consistente, vistosa en cuanto a calidad se refiere y muy coherente. Dejando de lado lo que puedan transmitir o llegar a entusiasmar con sus canciones, analizado el asunto con objetividad, cabe señalar que todos los discos de la nueva etapa de PARADOX, desde el año 2000, tienen más claros que oscuros y en ningún momento muestran síntomas de debilidad compositiva o de pérdida de perspectiva o de cordura. Todos son trabajos serios, competentes y más que dignos, siendo “Electrify” y el aquí tratado “Tales Of The Weird” los que se suben al podio de la reciente discografía de los teutones.

De entre la decena de temas que conforman este larga duración, resalto “Tales Of The Weird”, mastodóntica composición de Neothrash, repleta de un épico coraje, así como de unas vertiginosas y elaboradas combinaciones entre estrofa y estrofa y conducida durante nueve minutos que además resultan premonitorios de cara a la evaluación del disco, ya que con un tema de apertura así resulta difícil imaginar que uno se pueda topar con un mal trabajo.

“Day Of The Judgement” es un tema más directo, construido mediante el típico riff quebrantahuesos idóneo para hacer headbanging. Por su parte, “Brutalized” es aún más puramente thrasher que la anterior. Un tema que perfectamente podría haber compuesto a día de hoy KREATOR, compatriotas de las huestes de Steinhauer. Thrash Metal actual, contundente y con un pasaje en su tramo final dotado de un acabado más groovie.

“Brainwashed” tiene una mecánica menos aguerrida que sus predecesoras, pero, a su favor, tiene el que juegue con la consabida fórmula del Metal alemán de bandas como RAGE, haciendo uso de un implacable doble bombo y de un melódico y ralentizado estribillo marca de la casa Steinhauer. Por otra parte, “Slashdead” posee un penetrante riff de guitarra, grueso e industrial, que salpica el tema en cuestión de un sabor rabiosamente moderno, haciendo que por momentos me acuerde de formaciones como PERZONAL WAR o los actuales ANNIHILATOR. Pieza moderna, sí, pero muy funcional en su estilo.

Habrá quien piense que es imposible salir airoso de una versión de RAINBOW como lo es ”A Light In The Black”, salvo que seas Ronnie James Dio y te juntes con el amigo Richie Blackmore. Pues los alemanes no solo han salido triunfantes en su cometido, evitando el degradante “quiero y no puedo” que tantas veces vemos en un cover, sino que han sabido captar la esencia del tema, respetándolo pero acoplándolo a un estilo más metalero y opulento como es el suyo, donde resalta la facilidad con la que Steinhauer se pone el disfraz de Dio, así como el kilométrico solo de guitarra que en su día creó Blackmore, ejecutado en esta ocasión con ayuda de un sintetizador

En definitiva, PARADOX con este buen disco seguirá moviéndose en un circuito reducido, y mientras otros de su misma generación y similitud estilística se han ido llenando los bolsillos con los años a pesar de haber editado trabajos en ocasiones hasta irrisorios, el cuarteto teutón continuará trabajando en la sombra, con menos reconocimiento, pero, visto lo visto, con las ideas e incluso las facultades a la hora de crear más despejadas y sobrias.

 

Jorge Osoro

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here