PERVY PERKIN - Ink

0

Dice el aforismo: “Piensa en grande y serás grande”, y parece que el grupo murciano PERVY PERKIN se ha aplicado esta máxima filosófica hasta sus últimas consecuencias. Porque si tuviera que definir en una sola palabra el primer trabajo de estos osados progs levantinos esa sería “grande”. Nada menos que dos volúmenes y más de dos horas de música integran “Ink”, el colosal esfuerzo creativo de un grupo de jóvenes amantes de las aventuras musicales que no saben de fronteras ni de prejuicios y que han empleado más de dos años en urdir semejante universo musical. "Mastodóntica” es la palabra que usan ellos para autodefinirse y creo que, en efecto, estamos ante uno de los trabajos musicales más complejos e interesantes del panorama metalero español. Sólo el colosal trabajo de composición, grabación y edición de un disco como “Ink” merece la ovación de cualquier amante del Metal Progresivo. Pero entremos en detalles.

El disco se divide, como decía, en dos volúmenes: “Book Of Equinox” y “Book Of Solstice” y plantea, de manera conceptual, un viaje por territorios musicales muy extensos, donde es fácil perderse y desesperarse si uno no posee una bien surtida mochila musical a la que recurrir para encontrar mapa, brújula (o GPS) que te guíen. Estamos, como decía al principio, ante una enorme carta de navegación musical en la que las personas de cortas miras y oídos poco entrenados acabarán perdidos.

Ya desde “Opening Credits” apreciamos su gusto por la música orquestal y los arreglos complejos en una instrumental propia de una película de aventuras. Soprano, vientos, teclados y cuerdas tejen una introducción que anticipa algo grandioso. “Of Echoes and Reflections” nos muestran reminiscencias polifónicas vocales de los SAVATAGE de “Dead Winter Dead” y los ritmos complejos y cambiantes nos traen irremediables recuerdos de los DREAM THEATER más sinfónicos de “Octavarium”. Muy destacable es el trabajo a la guitarra de Dante y Álvaro Luis, jóvenes y talentosos instrumentistas que tienen por delante un muy prometedor futuro. “New Dawn” rezuma osadía progresiva al mezclar patrones clásicos a lo DREAM THEATER con aventuras más novedosas que nos recuerdan a grupos como OPETH y “Peanut Butterfly” tiene aires retro-prog tan del gusto de bandas como BEARDFISH o BIGELF, atreviéndose incluso la banda a incluir pasajes de Blues clásico y Rhythm and Blues eléctrico con piano justo antes de volver a la senda del poderoso Metal. Como veis, todo un abanico de sonoridades complejas no apto para paladares simples.

Los instrumentos de cuerda lideran el arranque de “The Tree In The Sky”, una elegante pieza de experimentación y fusión de géneros que descubre, una vez más, las diversas y profundas fuentes de las que bebe este grupo. Se trata de todo un un remanso de paz previo al dramatismo de “The End of the Beginning”, una catedralicia pieza de pétreo Rock Progresivo nutrida de grandiosos teclados y guitarras mayestáticas que, sin embargo, dan paso a pasajes más accesibles donde la voz de Alex tiene la ocasión de mostrar su versatilidad. Cuando el grupo, dentro del mismo tema, introduce un pasaje de Reggae y Funk es cuando comprendes que nada les es ajeno ni nada les asusta. Tal vez quepa ponerla pega de si en realidad todo este alarde de técnica y conocimiento no pudiera estar llevando al grupo al exceso. Y que conste que soy amante del exceso, aunque creo que incluso este debe ser algo medido sobre todo en un primer disco. A veces merece la pena focalizar más la línea principal del grupo para no caer en el barroquismo excesivo, porque el final del tema es sencillamente asombroso y si la canción hubiera seguido un tono similar a lo largo de toda la partitura tal vez lograrían no “asustar tanto” a un público menos exigente.

“Falling From Earth” nos devuelve a parámetros netamente prog-metaleros siendo en esta ocasión los maravillosos PAIN OF SALVATION los que me vienen a la mente al escuchar el tono pesaroso y emotivo de la voz de Alex. Y con “Morphosis” llegamos al final de “Book of Equinox”, la primera parte de este mastodóntico “Ink”. El teclado Hammond se funde con la guitarra principal en un riff principal infeccioso que pronto se acelera para abrir la composición a nuevos horizontes donde las guitarras suenan a YES y los pasajes posteriores a aquellos GENESIS de la época de Peter Gabriel. Duetos con voz femenina, riffs pantanosos y ritmos intrincados conviven con voces guturales en un tema largo, prolijo y en ocasiones algo desconcertante. Insisto, no soy quién para opinar (o tal vez sí…), su apuesta es sumamente interesante, pero “quien mucho abarca, poco aprieta” y el sabor principal de los temas queda a veces sepultado por tanta especia sonora. Pero dicho lo anterior, uno no puede sino rendirse ante la arrebatadora fuerza compositiva e interpretativa de un grupo tan joven y tan audaz como PERVY PERKIN, capaz de liarse la manta a la cabeza y hacer desarrollos complejos propios de banda muy veteranas y de eso también dan muestras en el titánico “Morphosis”.

La segunda parte del disco, “Book Of Solstice”, arranca con “Memories Of Water”, un tema tranquilo en su inicio como la calma que precede a la tempestad, con guitarras acústicas y teclados, que, al ganar en dureza, nos permite disfrutar del talento y virtuosismo de Aks y Carly a la batería y al bajo, respectivamente. Según avanza la partitura nos encontramos con pasajes de gran dureza que se alternan con momentos de influencia Jazz y ritmos cadenciosos. Toda una ensalada sonora que asegura momentos de disfrute para los amantes de lo diverso. “Asleep in a Wormhole” es todo un delirio de pasajes vertiginosos que se suceden sin solución de continuidad y que pasan de la música clásica, al Pop Psicodélico en un suspiro demostrando que la versatilidad es santo y seña de PERVY PERKIN

En “Shades Under a City Lamppost”, los teclados nos sugieren el mundo deshumanizado de “Blade Runner” y la percusión electrónica el mundo gris de los magistrales FATES WARNING y su mítico “A Pleasant Shade Of Grey”. Es curioso comprobar cómo, a veces, bastan unas pocas notas para generar una honda emoción. Y tras el remanso de paz viene la guerra de las batallas interestelares de la mano de “Far Away Crusade Defending the Colonies of Satellite A.T.L.A.S.” otro tema instrumental en el que el grupo explora sonoridades acústicas una vez más arropadas por unos teclados sugerentes que pronto lideran pasajes musicales ampliamente tributarios de las huestes de John Petrucci y compañía. “3:11 AM (The Crystal Clock)” tiene aires de balada prog, pero hay algo que no acaba de enganchar en la melodía vocal. Tal vez la falta de un estribillo definido haga que el tema quede algo inconexo a pesar de la bonita aportación de voz femenina y de los detallados arreglos. Un pequeño bajón de intensidad que se ve pronto solventado por “S!urm”, un poderoso cañonazo metalero que ofrece uno de los pasajes de guitarra más electrizantes del disco gracias a unos solos trepidantes e intensos y a unos riffs potentes a lo SYMPHONY X. La extensa y compleja “T.I.M.E. (Part III: The Sign on the Wall)”, dividida en ocho partes, es todo un viaje musical por el mundo particular de un grupo único en el panorama nacional que nos ha sorprendido con una aventura única repleta de una musicalidad diversa y compleja.

Nada les asusta y nada se queda fuera de su alcance. “Ink” es un gran trabajo, aunque tal vez les falte a los murcianos definirse plenamente por alguno de los muchos estilos que practican. Aunque tal vez su estilo sea eso, una mezcla de todos los estilos imaginables. En todo caso, enhorabuena y ánimo a estos valientes. Corren malos tiempos para la valentía musical y PERVY PERKIN es, ahora mismo, la vanguardia de la valentía musical de este país.

 

Carlos Fernández

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here