Crítica de ROBERT RODRIGO BAND – Living For Louder

0
Robert Rodrigo Band Living For Louder

Muchos somos los que en su día lamentamos amargamente la desaparición de AIRLESS, uno de los mejores grupos de Hard Rock melódico de este país (si no el mejor…). Pero estaba claro que su “alma mater”, el virtuoso guitarrista vizcaíno Robert Rodrigo, no iba a tirar la toalla aún y que algún as bajo la manga tenía que tener guardado. Y vaya si ha sido así. Bajo la denominación de ROBERT RODRIGO BAND nos llega “Living For Louder”, el primer disco de la formación que, en esencia, es la misma de AIRLESS (Robert a la guitarra, Miguel Manjón al bajo y Pako Martínez a la batería), salvo Iñaki Lazkano (ahora en COFFEINNE), con la inclusión de dos colaboradores estelares de la talla de Gotxi Ibarra al teclado Hammond y el prodigioso vocalista norteamericano Johnny Gioely (HARDLINE, AXEL RUDI PELL…). Una formación de talla internacional para un disco deslumbrante que paso sin más rodeos a comentaros.

El grandioso sonido y mejores canciones de “Living For Louder”

Lo primero que llama la atención cuando pones “Living For Louder” en el reproductor es su magnífico sonido. La producción del propio Robert Rodrigo no ha incurrido en los habituales errores de algunos “guitar-heroes” que producen sus propios discos y, así, en este disco podemos apreciar con total claridad la fuerza y la presencia imponente del bajo de Miguel Manjón, la enérgica fuerza motriz de la batería de Pako, ambos músicos de altísimo nivel que merecen una escucha atenta para apreciar sus innumerables matices y detalles de excelente gusto en la interpretación.

“Living For Louder” se abre con el tema que da título al disco y desde sus primeros compases apreciamos que estamos ante un proyecto de nivel internacional y calidad deslumbrante. Gioely suena con la fuerza y la convicción a las que ya nos tiene acostumbrado, pero Robert le ha dado una vuelta a su voz y suena algo más cruda y visceral. El vocalista americano ha aceptado el reto que le ha lanzado el guitarrista vizcaíno y la alianza ha resultado todo un éxito. Estribillo pegadizo, solo estratosférico, energía a raudales y emoción desbocada en un tema que es un absoluto diez lo mires como lo mires.

“Southern Skies” hace honor a su nombre y evoca sonoridades sureñas con un toque muy funky en su vertiginoso arranque avanzando hacia texturas que recuerdan a los EXTREME de “Pornograffitti” y desembocando en un bellísimo estribillo en el que la voz de Gioely vuela majestuosa con un toque clásico setentero que rezuma clase y maestría. El solo de guitarra es sencillamente magistral: breve, rápido, lleno de mil detalles y tan melódico que casi lo puedes silbar. Perfecto, vamos. “Lifeline” baja un poco la velocidad en su arranque y se remansa recordando sonoridades cercanas a JOE SATRIANI para seguidamente cobrar más velocidad y ganar en pulso avanzando hacia el enérgico estribillo en el que la voz de Gioely es sutil y cálida demostrando ser uno de los mejores vocalistas de la escena AOR del momento.

La primera de las cuatro instrumentales que se incluyen en “Living For Louder” es la trepidante “Anita´s Boogie” y, como bien dice el título, estamos ante un Boogie muy a lo Satriani en el que la guitarra de Robert brilla tanto como lo hace la implacable base rítmica de Pako y la imparable locomotora del bajo de Miguel. La técnica única de Robert brilla con luz propia a lo largo de un tema que es toda una exhibición de maestría a las seis cuerdas.

“Break it Out” estalla en nuestros oídos con fuerza sureña, aromas del Delta del Mississippi y tonalidades oscuras que permiten a Gioely sacar su lado más bluesy. El cambio de ritmo y de tono que acompaña al alucinante solo de guitarra es de los que demuestran que estamos ante una pieza magistral porque al volver al denso estribillo parece que apenas ha habido cambios en el tema y han pasado tantas cosas que hay que escucharla varias veces para darse cuenta.

“Worn Out” arranca con un ritmo al trote sobre el que Gioely muerde cada verso con furia hasta explotar en uno de los estribillos más impactantes que he oído últimamente. Y de repente llega un cambio de ritmo que te deja noqueado y te rompe la cintura haciendo que no te puedas acomodar. Nada en el tema se atiene a clichés clásicos y patrones estándar en el AOR o el Hard Rock clásico. Aquí hay una complejidad compositiva alucinante que, sin embargo, no embarulla la partitura ni hace que pierdas el interés. Se puede disfrutar de los pasajes instrumentales y asombrarse de la maestría de los músicos y a renglón seguido volver a disfrutar del pegadizo estribillo. Todo encaja.

La segunda de las instrumentales del disco responde al nombre de “Blue” y es una pieza que los seguidores de Robert identificarán como clásica de su estilo. Las influencias de STEVE VAI, VAN HALEN se aprecian aquí y allí, pero siempre a través del muy particular prisma del guitarrista vizcaíno. Su técnica de “finger-picking” y “tapping” a ocho dedos le permiten hacer verdaderas diabluras. Atentos también a las florituras al bajo de Miguel Manjón, uno de los mejores bajistas de este país, sin ningún género de dudas.

“Living For Louder” encara su tramo final con un nuevo tema cantado por Gioely con su solvencia habitual. “Sweet Time” es puro Hard Rock con un ritmo endiablado, cambiante a cada poco y muy elaborado.

Hay que llamar la atención sobre el trabajo de Pako Martínez a la batería. No específicamente por esta canción (que también) sino por todo su trabajo en “Living For Louder”. No hay un solo golpe que no tenga una endiablada intención de atrapar nuestra atención. No es una forma de tocar la batería predecible o clásica sino todo un recital del buen gusto y la valentía rítmica. “The Land Of The Seven Colours” es una pieza instrumental sutil, delicada y llena de bellos detalles de gran gusto. Robert nunca ha sido un guitarrista que haya gustado de la pirotecnia gratuita y de la velocidad o el artificio sin sentido. En este tema demuestra una sensibilidad enorme construyendo una pieza que, cuando así lo requiere, se abre al desparrame guitarrero de esos que te dejan sin aliento y, cuando de nuevo procede, se aquieta en acordes minimalistas que acarician los oídos.

El broche final lo pone una nueva instrumental, “High Dose Red”, una fiera desbocada en la que Robert saca a pasear el dragón que corre por sus venas y saca fuego de su Ibanez con furia y pasión. Habrá quien vea toques a Marty Friedman y seguramente no se equivoque. Robert también tiene corazón de metal y en este tema lo demuestra sin complejos.

ROBERT RODRIGO BAND debuta con un disco más que recomendable para los fans del Hard-AOR

Sobresaliente alto para el debut de ROBERT RODRIGO BAND con este “Living For Louder” que es un “must” total para los seguidores del guitarrista vizcaíno, los fans del mejor Hard Rock-AOR, de las guitarras incendiarias, de las melodías deslumbrantes, de… de la buena música en definitiva. Bravo, maestro.

Os recomendamos que no dejéis pasar la oportunidad de ver a ROBERT RODRIGO BAND el próximo mes de junio.


 

Podéis encontrar más información sobre el artista en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
9.5
Compartir
Artículo anteriorBARONESS muestra el espectacular arte de portada de “Gold & Grey”
Artículo siguiente2019-03-29 IMPERIAL JADE
Desde los 15 años enredo con las letras y las palabras para intentar describir la inmensa sensación de felicidad que me provoca el Rock. He hecho radio, fanzines en papel (sí, viejuno que es uno...) y desde hace unos años colaboro en esta apasionante aventura llamada HELLPRESS. El Hard Rock y el Heavy Metal clásico son mis pasiones aunque también me emociona el Progresivo y algunos sonidos extremos. Desde hace tres años canto en Electric Funeral-Black Sabbath Tribute y ahora también en Black Mamba. La Música es el Latido del Universo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here