Sala WE ROCK: Asistimos a la inauguración

0
tete-novoa-saratoga-sala-we-rock-madrid-2012

La noche del pasado viernes 7 de septiembre los redactores de HELLPRESS tuvimos la ocasión de asistir como invitados a la fiesta de inauguración que tuvo lugar en la madrileña sala We Rock, un nuevo espacio dedicado al Rock y al Heavy Metal situado en pleno corazón de la capital.

Un evento poco común, o al menos algo extraño y sin dejar de ser abrumador, debido en parte a la gran cantidad de medios de comunicación que allí nos habíamos dado cita, lo que unido a los porteros de discoteca que custodiaban la entrada, la cuantía de músicos por metro cuadrado o los camareros -algo perdidos- y uniformados por una firma de moda muy publicitada en televisión, daban fe del gran despliegue de armamento pesado que otorgaba al lugar una especie de “glamour” y elegancia postiza, que normalmente suelen ser muy ajenas al ámbito del Rock.

sala-we-rock-madrid

Sin embargo, concederemos a We Rock el beneficio de la duda, pues queremos pensar que este ambiente extraño fue debido al propio día de la inauguración y que el nuevo bar/sala de conciertos espera acoger en su interior por mucho tiempo grandes momentos del ocio y del Heavy Metal de Madrid, pues lo cierto es que en estos tiempos no abundan demasiado este tipo de locales.

Aunque es innegable que si We Rock desea hacerse con un hueco en la palestra madrileña del Heavy Metal debería comenzar por limar unas cuantas asperezas que gran parte de los que pudimos estar allí en su apertura pudimos ver. Aspectos tales como los precios en las bebidas; es el caso de los cinco euros por cada tercio de cerveza, que para más inri eran de la marca Budweiser, un detalle ante el cual todo buen versado en el ambiente Rockero y por ende conocedor del afán de este gremio por la cerveza toma nota, y no precisamente como algo positivo.

sala-we-rock-madrid-dio

Pero dejando a un lado importes y bebidas, un aspecto vital de toda sala que aspire a ofrecer conciertos es el sonido y la calidad de este, algo que convendría, tuvieran más en cuenta, para evitar el molesto efecto “bola”, sobre todo en la pista de baile y de cara a las futuras descargas en directo.

tete-novoa-saratoga-sala-we-rock-1-madrid-2012

No ocurre lo mismo en el tema los conciertos acústicos, de los cuales pudimos disfrutar el viernes, como fue el caso de Tete Novoa (SARATOGA) que interpretó sobre el escenario It's My Life” de BON JOVI y alguna que otra canción para bailar arrimados, o posteriormente Patricia Tapia (KHY) quien nos deslumbró con su fantástica voz durante la fiesta. Una fiesta que cuando el reloj marco la 1 A.M. los famosos del lugar abandonaron la sala, la barra libre se dio por finalizada y en la cabina de DJs cambiaron las caras, y también la música, pasando del suave Rock de Rolling Stones, Queen o Kiss de las primeras horas a otros grupos del espectro más clásico del Heavy Metal como IRON MAIDEN o JUDAS PRIEST a un volumen mucho más elevado.

patricia-tapia-khy-sala-we-rock-madrid-2012

Y es que la noche del pasado 7 de septiembre parece que una brecha se abrió en la ciudad, pues en We Rock fuimos a caer casi todas las caras que un fin de semana tras otro nos vemos siempre en los bares de Madrid, no en vano consiguió reunir entre sus cuatro paredes, y montones de escaleras, a multitud de rostros conocidos dentro de la parroquia madrileña, donde cantantes, guitarristas y demás músicos de bandas emergentes se mezclaban con rostros plenamente consolidados dentro del panorama musical español.

alberto-marin-hamlet-sala-we-rock-madrid-2012

Detalles cuidados con esmero, mesas con logotipos de bandas que iban desde MACHINE HEAD hasta SCORPIONS, enormes láminas en las paredes por las que nos dábamos un paseo por los sonidos más extremos, con instantáneas de grupos de Black Metal a otros muchos más amables y hard rockeros.

sala-we-rock-madrid-machine-head-mesa

Rodeados de espejos, luces rojas y sillones brillantes, lámparas colgantes y baños perfumados, We Rock ofrece una imagen del Rock y del Heavy Metal a la que pocos de nosotros estamos acostumbrados. Desde luego puede ser un avance, una evolución para equipararse a las grandes salas europeas en este terreno, ante lo cual sobra decir que todo son buenos deseos, pero cuidado, ya se sabe que la primera impresión es la que cuenta y en esto We Rock no ha estado muy ojo avizor, quizá una pequeña corrección a tiempo en el aspecto de precios, sonido y el, todavía enigmático, coste de la entrada puedan convertir a esta sala en uno de los grandes templos de Madrid. Eso sí, sólo un consejo, y es que a veces la sencillez y la simpleza son los mejores aliados.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here