SCREAM BLOODY BLOG – 2010: Cosecha macabra

0

Es quizá un artículo atípico, una hoja de ruta pensada para (peligro) no caer en una vorágine de microrreseñas a partir de un punto de partida: todo lo que quedó en el tintero (digital) cuando tuve que devanarme los sesos para parir (con dolor: hay material a paladas) mi Top Ten para Hellpress. Dudas para elegir diez discos y muchos lanzamientos valorados y apartados en el camino. Esto es, son matemáticas, buena señal. Si alguien está de acuerdo con todo lo que viene a continuación, estaré satisfecho. Si alguien saca un puñado de recomendaciones, todavía más. Si alguien encuentra algo que aportar o corregir también lo estaré, por supuesto.

La cosecha macabra de 2010 ha sido buena. La de los años anteriores lo fue. Los géneros extremos pasan por un buen momento creativo y comercial y sé que este último adjetivo carga con todos los peros de las circunstancias actuales de la industria discográfica (de las industrias culturales). Ha cambiado de paradigma y han cambiado las turbinas pero persiste el zumbido underground que pernocta en las alcantarillas del mainstream con sus propias reglas y sus propias lealtades.

Por suerte existe aún mucho de eso y por suerte siguen vivas las aristas que confirman la vitalidad de las vertientes extremas: los sonidos clásicos avanzan, las vetas se expanden y se convierten en arterias rebosantes de sangre fresca. Tomemos el Death Metal, ahora mismo el mejor ejemplo. Las escuelas primordiales (Estocolmo, Florida) viven en una miríada de nuevos nombres, en boga y combatiendo la moda mal entendida aunque sin evitar algo de cliché. Sopla aire fresco en fusiones y reinterpretaciones de toda índole (algunas fallidas, otras muy válidas). Y tenemos, y esto sí es diferencial en el Death Metal, a casi todos los grandes bastiones en actividad y buena forma: un montón de buenos discos, un montón de grandes conciertos. Y hablo de los que nunca se han ido, de los que han regresado tras letargos temporales y de los que han vuelta de forma improbable desde la tumba.

Y así llevamos años en los que hay muy buenos discos de Death Metal (en todas sus variantes) y muy buenos discos de Black y Doom, ambos estilos produciendo entre la contracción hacia la vieja escuela y la expansión hacia nuevos horizontes. También se pueden rescatar discos de Thrash Metal, aunque con menos de las saludables coordenadas antes citadas y más nocivo (y volátil) cliché. Finalmente, y tras sesuda y sufrida reflexión, mi elección fue la siguiente:

1. ENSLAVED: Axioma Ethica Odini
2. IMMOLATION: Majesty And Decay
3. TRIPTYKON: Eparistera Daimones
4. BLOOD REVOLT: Indoctrin
e
5. HOUR OF PENANCE: Paradogma
6. MISERY INDEX: Heirs to Thievery
7. CEMETERY URN: The Conquered Are Burned
8. SEVERE TORTURE: Slaughtered
9. HOODED MENACE: Never Cross The Dead
10. GOD DETHRONED: Under the Sign of the Iron Cross

immolation-majesty-and-decay

Tuve muchas dudas en la elección y en el posicionamiento. Dudé para el número uno porque confrontaba otra obra maestra, épica y retorcida, de IMMOLATION con el mejor disco en un lustro de ENSLAVED. Finalmente ganó por medio palmo la expresividad de “Axioma Ethica Odini”, la capacidad de ENSLAVED para concretar y dimensionar hacia un infinito arcano su deriva evolutiva de los últimos tiempos. Con TRIPTYKON y su heroica continuación del “Monotheist” de CELTIC FROST a la espalda, el resto acabó por ser un miasma en el que mandaba el Death Metal brutal y técnico (HOUR OF PENANCE), malévolo (CEMETERY URN), reptante y cruzado con el Doom más bastardo (HOODED MENACE), melódico y bélico (GOD DETRHONED), físico y hermanado con el Grindcore (MISERY INDEX) o sanguinolento en el camino imparable de un grupo como SEVERE TORTURE hacia la primera división. Dejo para el final la confrontación odiosa y enfermiza que es “Indoctrine”, un experimento en la podredumbre posmoderna y un disco de víscera kafkiana que enseña a un Nemtheanga consumido por la rabia, interpretando más que cantando y triunfando en una tesitura diametralmente opuesta a la sobrecogedora épica de PRIMORDIAL.

Lo mejor del año o más bien un segmento de lo mejor del año, la concreción de un puñado de ideas en un momento y un lugar. Algunos de estos trabajos son parte integral de la lista, otros podrían dejar su sitio a otros igual de buenos. Aclaro primero que ha habido discos que no escuché a tiempo o que todavía no he escuchado aunque están en primera fila de mi lista (un galimatías que requiere manual de instrucciones) de futuras adquisiciones. Creo que, ya escuchado, el celebrado regreso de DESULTORY (“Counting Our Scars”) habría estado en la lista final con su insondable esencia sueca y sé que habría tenido muy en cuenta el primitivo y obsceno espíritu old-school de “Under The Hammer Of Destruction” de BASTARD PRIEST. Siguen en espera, todavía, los últimos discos de SOLEFALD, DEATHSPELL OMEGA, IN MOURNING, AGALLOCH, DARK FORTRESS, FLESH CONSUMED o SOTAJUMALA, por citar un puñado de futuribles en los que tengo depositadas notables esperanzas. Fuera quedan a conciencia los que me han dejado más frío de lo previsto (“Handful Of Stars”, por debajo de lo que habitúa DRUDKH) y los que directamente me han decepcionado, y cito a THERION y su “Sitra Ahra” amasado con plastilina. También esperaba más de “Aealo” de ROTTING CHRIST (un receso con respecto a sus predecesores) e incluso del regreso de NIGHTFALL (“Astron Black And The Thirty Tyrants”), convincente pero no extraordinario.

grave-burial-ground

Con lo ya citado y lo que sigue a continuación espero entregar una buena hoja de ruta (significativa ya que no plena) de lo que ha sido otro buen año para el Death Metal. De entre los clásicos desterrados del Top Ten me quedo con “Burial Ground”, enésima muestra del poder animal de GRAVE, por delante de “As Yggdrasil Trembles” de UNLEASHED, disco con cierto riesgo porque matiza la esencia natural del grupo pero en definitiva un buen trabajo. Y mientras que MALEVOLENT CREATION ha cumplido en su estándar de calidad con “Invidious Dominion”, los regresos más sonados han basculado entre las excelentes noticias que trae (en espera de disco completo) “The Tomb Within” de AUTOPSY (AUTOPSY, 2011. Me pellizco. Sonrío) y el pronóstico más reservado que inspiran “Jupiter” de ATHEIST, un disco corto y bien insertado en una escala positiva de la historia del grupo pero por debajo de todo lo que implica semejante nombre, y “Doomsday King”, un puñado de buenos momentos y mucha potencia para un nivel general por debajo de la mejor producción de THE CROWN.

Aquí van, sin ánimo de alargarme hasta lo obsceno, unos cuantos discos de Death Metal que merecen mención entre la extensa producción de 2010. HAIL OF BULLETS mantuvo su brío bélico en “On Divine Wings” aunque puede que tenga más calibre la metralla a golpe de Brutal Death de FRACTURED INSANITY (“Mass Awakeless”). DEMIURG se anotó otro triunfo con “Slakthus Gamleby”, más (que no es poco) que la ocasión de escuchar a Dan Swano, Ed Warby y al incansable y ya entrañable Rogga Johansson, que también dejó material vibrante y nocivo con el muy buen debut de THE GROTESQUERY (“Tales Of The Coffin Born”), donde repitió colaboración con otro as de la vieja guardia, Kam Lee. Por ahora, y para esta notable pareja, mejor THE GROTESQUERY y sus relatos terroríficos que BONE GNAWER.

mandatory-adrift-beyond

De entre los sonidos suecos destaco “In The Crypts Of Blasphemy” de INTERMENT (otro nombre de la vieja guardia renacido al amparo del fin de CENTINEX), el toque genuino de STENCH en “In Putrescence”, la rendición clásica de ENTRAILS (“Tales From The Morgue”: horrible portada, gran disco), el impacto habitual de NOMINON (“Manumentomb”, no su mejor disco en cualquier caso) o, y salto a Alemania, el sonido personal, añejo y atractivo que logró MANDATORY con “Adrift Beyond”, una valiosa expansión de su celebrado material demo. Ha habido sitio para el pútrido sonido clásico finlandés (DESECRESY tomó con “Arches Of Entropy” el relevo de SLUGHATOR), para una veta más técnica y melódica pero de buen resultado como la que escarba ALLEGAEON en “Fragments Of Form And Function” y para, en escuela diametralmente opuesta, otra vuelta de tuerca de ese fantástico proyecto llamado DECREPITAPH y su particular nicho old-school (“Beyond The Cursed Tombs: recomendado) dentro del constante movimiento del entorno Razorback y de músicos como Elektrokutioner, que retuerce sus raíces más oscuras y aberrantes en un bien planteado y no tan brillantemente resuelto “Ritual Ascension Beyond Flesh” con ENCOFFINATION. No me olvido de CEPHALIC CARNAGE, con la histeria esquizofrénica rebajada pero una calidad indiscutible (“Misled By Certainty”) ni de la profesionalidad de EVOCATION, que con “Apocalyptic” culminó su mudanza del pretérito Swedish de sus orígenes a un estilo más actual, Melodeath y épico. Aunque en forma de EP (“Exalted Emanation”), GRAVE MIASMA se confirmó como una baza firme en los sonidos más funestos y hemos tenido tantos años después noticias (buenas noticias: “The Faithless”, “Fall Of The Archetypes”) de dos apisonadora rítmicas de la vieja guardia americana: DETERIOROT y KILLING ADDICTION.

Dentro de nuestras fronteras lo mejor llegó con “Cecs de Rabia, Cecs de Dolor” de SETGE, una visión remozada y redefinida (todavía no tan rotundamente grandiosa) de lo que fue VIDRES A LA SANG, y con el Black atmosférico y cruel de DANTALION, “All Roads Leads To Death” y su excelente artwork. En pureza, seguramente el mejor disco de Black Metal fue “Lawless Darkness” de WATAIN, aunque como creo que no supera a “Casus Luciferi” me quedo con sorpresas como el viscoso y amenazador “Last Station On The Road To Death” de HELL MILITIA (reunión de notables de la excelsa escuela francesa: Meyhnach, LSK…) y sobre todo con el aura mística y la cacofonía atmosférica y atávica de “Sun In The House Of Scorpion”, segundo disco de BLOOD OF KINGU a las órdenes del incuestionable, escuela ucraniana, Roman Saenko.

darkthrone-circle-the-wagons

Mientras, clásicos de la escena Black caminan sus propias y muy divergentes sendas. Ya he hablado de ENSLAVED, campeón del año, y pienso también en IHSAHN y sus nuevos territorios difíciles de escrutar (“After”: un buen disco expansivo que se queda por detrás del excepcional “AngL”). Todo lo que el ex EMPEROR recorre hacia delante, DARKTHRONE lo cubre al galope hacia atrás. Su regresión desenfadada a las bases del proto Heavy / proto Speed Metal puede haber alejado a un puñado de blackers, espantados. Yo dudé con “F.O.A.D.” pero he entrado en vereda, de puntillas con “Dark Thrones And Black Flags” y de lleno con “Circle The Wagons” y sus himnos macarras con sabor a cuernos, cuero y cerveza. Con sus propias reglas, como el desquiciado collage bizarro de SIGH (“Scenes From Hell” brilla menos que “Hangman’s Hymn”, pero brilla). Y a su aire, transilvano y trascendente, regresó NEGURA BUNGET con el profundo “Virstele Pamintului”. También etéreo, también con olor a bosque y una pátina misteriosa quedó la excelente propuesta, esta en clave nórdica, de OCTOBER FALLS (“A Collapse Of Faith”). Y también envuelto en melancolía atmosférica llegó IMPERIUM DEKADENZ en “Procella Vadens”.

Quizá debí citar entre las decepciones el segundo disco de EREB ALTOR, un “The End” que casi nunca alcanza las cotas de “By Honour” y entre las sorpresas estimulantes las melodías progresivas de BARREN EARTH. Y quizá no he hecho mucha justicia al Doom Metal (mea culpa) así que cito a última hora “Stream Inwards”, un paso delante en la sensibilidad excelsa de MAR DE GRISES, y “The Grave Of Civilization”, desarme espiritual ejecutado por VOID OF SILENCE. Y cito como sorpresa la fusión de lo clásico y lo oscuramente psicodélico de THE WOUNDED KINGS y su “The Shadow Over Atlantis”.

overkill-ironbound

Como disco de Thrash Metal elijo sin ninguna duda con “Iron Bound”, la vuelta a la senda de la adrenalina más masiva para OVERKILL. Y no puedo obviar, al margen de lo apegados que estén a día de hoy a las corrientes extremas, a ORPHANED LAND y su nuevo torrente creativo, “The Never Ending Way Of ORWarriOR”, y a CATHEDRAL y ese cajón de sastre con momentos soberbios llamado “The Guessing Game”. Paro antes de saltarme el guión y continuar con la excelente ética clásica de GRAND MAGUS (“Hammer Of The North”) o la fuerza que derrocha HIGH ON FIRE (“Snakes For The Divine”) pero que parece empezar a faltar en el campo base de DARK TRANQUILLITY (“We Are The Void”)…

Espero no haber creado un galimatías de nombres y referencias difícil de digerir. Me conformo, así empecé, con que de esta guía dispersa alguien saque el boceto de un puñado de recomendaciones, alguien coincida, corrija o añada.  Me conformo con eso y me quedo con que ya estamos en 2011 y avanzamos hacia nuevo material de DEICIDE, MOONSORROW, AUTOPSY, GORGUTS, ULCERATE, PRIMORDIAL, HELRUNAR, SEPTIC FLESH, GOATWHORE, ANAAL NATHRAKH o MORBID ANGEL. Sí, MORBID ANGEL. Repito: MORBID ANGEL. Con David Vincent. Buenos presagios para un 2011 que será, seguro, otro gran año.

scream-bloody-blog

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here