Crítica de S.D.I. - 80s Metal Band

0
SDI 80s Metal Band

Hay bandas que, en sus tiempos mozos, cuando el Heavy Metal gozaba de buena salud y contaba con el beneplácito de la popularidad, escribieron unas humildes líneas en la historia del género sin llegar a cambiar, ni mucho menos, el curso de este. Seguramente este sea el caso de los germanos S.D.I., cuyo "Sign Of The Wicked", editado a finales de los 80, fue y sigue siendo actualmente un álbum de estimable Speed Metal que goza de la simpatía del público inmerso de lleno en la escena metalera underground. "Comin' Again", el corte que lo abría, podría estar en cualquier repertorio del citado género que se preciase. A día de hoy, y con tan solo el bajista y vocalista Reinhard Kruse como miembro del tridente original, la banda retorna a la palestra con "80s Metal Band", solicitando una oportunidad que, como a tantas otras bandas que malvivieron en la sombra, les fue denegada. Y es que, aunque la década de los ochenta fuera uno de los mejores hábitats en los que crecer y desarrollarse musicalmente, no todas las bandas podían ni debían tocar techo. A decir verdad, ley de vida y algo aplicable a cualquier ámbito que nos pueda venir a la mente.

El anonimato, así como unos leves vítores de los cuatro compradores compulsivos de vinilos de turno en el gremio, marcaron el devenir de S.D.I., un trío que vuelve con cierto espíritu reivindicativo atendiendo al título de su nuevo vástago, o quiza incluso cierto resquemor, o tan solo una forma de señalar sin pudor alguno y con todo el orgullo del mundo cuál su lugar de origen. El caso es que por mucho que los de Kruse quieran colarnos instantáneamente una referencia embadurnada en oportunista nostalgia, su vuelta al ruedo se me ha antojado desangelada y, por momentos, insuficiente. No he logrado ver a la banda ubicada, lo que equivale a ser consciente de que ya no estamos en los años ochenta pero, a su vez, no perder la cabeza con una mutación sonora que te desvincule del todo de tus raíces musicales.

Lo nuevo de S.D.I, "80s Metal Band", un trabajo irregular e innecesario

El tridente germano ha apostado por ofrecer algunas novedades musicales en su nueva obra "80s Metal Band", las cuales se me han antojado insuficientes e insípidas y, en su conjunto, me han acabado transmitiendo cierta sensación de desdén. Si hay algo que fluye en el ambiente de este irregular trabajo es una impresión de falta de esmero compositivamente hablando. Los temas que funcionan medianamente bien lo hacen sin un ápice de riesgo. La banda, sabiendo que lo suyo es la mecánica más atolondrada y vertiginosa, saca adelante algunos cortes como "Freeride", donde fluye la velocidad a la que se suma un buen estribillo; "Action", un corte speedmetalero de manual; o "I Hate You", donde hay pesadez y saca la cabeza un sonido bastante corpulento. Temas de esta índole entran bien, sí, pero tan pronto entran se van por la puerta de atrás y sin hacer excesivo ruido.

No obstante, el problema aterriza con los experimentos. De haber seguido la estela de los temas anteriormente citados, al combo alemán, quizá, le habría quedado un regreso correcto y apañado, pero a Kruse y sus dos nuevos acompañantes les ha dado por alguna que otra frivolidad, y más atendiendo a que a la banda, ya de por sí, nunca ha demostrado ser un adalid del virtuosismo y de la versatilidad musical. Es más, hasta me sorprende que en la cabeza de un tipo como Kruse, cuya tosca y a veces excéntrica voz está más acorde al timbre que siempre se han gastado los hermanos Gallagher de la formación británica RAVEN, entre el concepto de que no es mala idea curiosear con el Stoner dentro de lo que podríamos denominar medio tiempo, como sucede en "Here And Now", e incluso con el Hardcore rapeado de corte americano, como bien evidencian las estrofas y los coros hooliganescos de "Let The Ball Run". La palma, dentro de toda esta irreparable e inexplicable brecha, se la podría llevar precisamente el tema que titula el trabajo, "80s Metal Band", cuyo prudente arranque descarrila en unas estrepitosas y cómicas estrofas que me ha costado tomarme en serio y que, finalmente, deterioran por completo la pieza.

S.D.I. podría haber apostado por elaborar un álbum que fuera caballo ganador, sin que tampoco llegara a ser una maravilla, para los fieles de género, aquellos que disfrutaron en su día de sus dos y anteriores longevos lanzamientos. Una pena que tantos años de espacio como para haber trabajado sobre seguro hayan ennegrecido finalmente el nombre de una interesante banda dentro de esa buena cosecha de Speed Metal alemán que surgió durante los añorados años ochenta. Innecesario y bastante deslavazado regreso discográfico.


Discográfica: MMD Records

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
5
Compartir
Artículo anteriorRob Halford manda un mensaje de ánimo a los fans para afrontar la pandemia del coronavirus
Artículo siguienteCrítica de COFFEINNE - Requiem
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here