SWALLOW THE SUN - Songs From The North

0

Hay bandas que toman riesgos incluso aunque no estemos en el mejor momento para ello. Lo más fácil sería repetir fórmula o incluso sacar discos en directo que actúen como recopilatorios, sin embargo no es el caso de los finlandeses SWALLOW THE SUN. El grupo que golpeara hace más de una década con un debut, “The Morning Never Came”, el cual los situaba a la par de MY DYING BRIDE o ANATHEMA en sus mejores años, pasado por el filtro de frialdad y oscuridad única de la tierra de los mil lagos, no ha parado quieto y ya atesora media docena de trabajos a sus espaldas. Pero lejos de mantenerse inmóviles desde un notable “Emerald Forest And The Blackbird”, los últimos tres años han sido de descanso activo y han decidido dar continuidad al grupo en forma de un triple álbum, como si estuviéramos en los setenta y hubiese medios para estos experimentos arriesgados. “Songs From The North” nace así con vocación de presente, pasado y futuro, ofreciendo un enciclopedia de melancolía y frialdad a la finlandesa y convirtiéndose en uno de los lanzamientos más ambiciosos de SWALLOW THE SUN, que además podremos verlo representado en directo en su próxima gira (conciertos de SWALLOW THE SUN, WOLFHEART y ADIMIRON en diciembre).

La banda ha tenido una trayectoria evolutiva bastante coherente: la crueldad de riffs y voces que en su primer disco los entroncaba directamente con MY DYING BRIDE, en su cara más Doom-Death, fue domándose con el tiempo incluyendo melodías y orquestaciones ambientales, voces femeninas, y arreglos que les permitían aumentar la paleta de su música y también de su público. Su raíz melancólica y melódica al mismo tiempo siempre ha estado presente, y es seguramente el elemento de distinción que tiene el grupo, pero progresivamente fueron dulcificando su propuesta. Todo esto cambia en “Songs From The North”, arriesgando tanto en un sentido como en otro. Estamos ante un triple álbum concebido como las tres caras de una misma moneda, y sí, digo tres caras, porque en realidad son dos: la “dulce”, la “extrema” y la “habitual”. Y digo que en realidad son dos, porque la tercera es y siempre lo ha sido en SWALLOW THE SUN una mezcla de las otras dos.

Las tres partes del trabajo se envuelven en un sonido frío y envolvente al mismo tiempo, poderoso en la rítmica y sinfónico en los teclados y los coros, con la voz de Mikko Kotamäki profunda en los tonos guturales y atrayente en los tonos limpios. Sin embargo, esta producción no es continua, sabe potenciar más o menos cada elemento según la parte del trabajo en la que nos situemos. Así en la parte “habitual”, quizás estemos ante una sensación de sonido plano, porque ambos extremos se diluyen. Sin embargo en la parte “dulce”, todos los matices saltan a la superficie y en la parte “extrema”, toda la profundidad del averno se abre ante nuestros pies. En global, la obra se convierte en continuista, lógica y sin transiciones chocantes, consiguiendo dar una sensación de conjunto y de unión de partes al mismo tiempo.

Quizás por motivos comerciales el que la parte I sea la “habitual” es lo más acertado, sin embargo en mi opinión debería haber sido la tercera. “With You Came The Whole of the World's Tears” es una apertura dubitativa, larga y más envolvente de lo que uno se espera, ensombrecida por “10 Silver Bullets” y “Heartstrings Shattering”, que es el típico corte de SWALLOW THE SUN en donde la voz femenina actúa de contrapunto con Mikko. Todo esto convierte a la primera parte en la continuación normal de “Emerald Forest And The Blackbird”, el disco que uno se esperaría de SWALLOW THE SUN. Pero al mismo tiempo es un trabajo que no sorprende, no pasaría del 7 si lo estudiáramos de forma aislada. Parecen temas “desechados” de trabajos previos. Por este motivo creo que lo ideal sería haberlo colocado al final en el orden de división, porque aunque es lo que “todo el mundo espera” del grupo, no es lo mejor que SWALLOW THE SUN sabe dar de sí.

Otra cosa es la segunda parte, el capítulo “dulce” de la trilogía. Iniciándose con un emotivo y muy nórdico piano en “The Womb Of Winter”, el trabajo desarrolla composiciones más cortas, de poco más de cinco minutos para cuarenta minutos globales en formato acústico o semiacústico más bien. Composiciones que sin embargo no están estructuradas de forma clásica, sino prefiriendo el ambiente y la atmósfera, el susurro y el minimalismo. Puede recordar a algunos pasajes de KATATONIA, pero la voz de Mikko es muy diferente incluso a la suya propia en su cara más melódica: uno tiene la sensación de barroquismo y antigüedad, de ser un disco al servicio de una narración pese a que “Songs From The North” no es un trabajo conceptual. “The Heart Of A Cold White Land” suena muy Folk y nórdica, con unas leves guitarras y teclados de acompañamiento, orquestaciones de belleza helada y desnudez de elementos. Igual que “Pray For The Winds To Come”, corte de tristeza congelada. O “Autumn Fire” que es un corte muy Doom pero en espíritu, no en formas. De todo ello se extrae un trabajo sorprendente, sobre todo por Mikko, cuya voz es mucho más versátil de lo que podría pensarse, y cuyo resultado, corto e intenso, deja muy buen poso. Digamos que estamos ante un álbum de 8,5.

Finalmente llegamos a la parte más “extrema”, la tercera, iniciada con una catacúmbica “The Gathering Of Black Moths”. Aquí SWALLOW THE SUN saca a relucir su cara más lúgubre y profunda, hasta ahora nunca vista en sus discos pretéritos. Un Funeral Doom melódico a lo SHAPE OF DESPAIR pero con un Mikko desatado que combina el guturalismo más mortuorio, con los gritos más Black. Las guitarras tejen atmósferas de acordes solitarios y los teclados hacen reposar las composiciones en sinfonías del más allá. Las estructuras fluyen sin complejos y los temas se alargan más allá de los 10 minutos. “7 Hours Late”, más sinfónica y lenta que la anterior si cabe, arrastrando los ritmos y las voces como si pesaran toneladas, “Empires Of Loneliness” que se retuerce sobre sí misma con susurros y riffs mortuorios, más rítmicos y Death que la anterior, pero igual de pesados, “Abandoned By Light”, que repite una gélida melodía hasta la saciedad y el colofón de “The Clouds Prepare For Battle”, preludio de una auténtica tormenta, componen las cinco piezas de esta tercera parte, que para mi gusto es la mejor de todas por sensaciones, resultado y sorpresa. Para mi un 9 con bastante holgura.

En conjunto tenemos un disco muy notable, una obra de enorme envergadura que quizás se pase de ambiciosa y pueda resultar un hándicap para el neófito. Debe ser que Century Media ha querido apostar fuerte por SWALLOW THE SUN porque estrenarse con un disco de este talante es algo que en otros despachos discográficos habría sido rechazado. Cabe preguntarse cómo conformará su directo SWALLOW THE SUN para presentar este trabajo: si tocarán temas de cada una de las partes y dividirán el show de idéntica manera, o se centrarán sólo en la parte más habitual. Lo sabremos en diciembre por España. Hasta entonces, “Songs From The North” es un atlas de paisajes del norte, de ambientes y sensaciones tan bellos como opresores. Un gran trabajo y paso adelante.

Raúl Ureña Salgado

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here