TEN – Stormwarning

0
Leyenda

La banda de Hard Rock británico TEN vuelve a la carga con “Stormwarning”, capitaneados una vez más por ese viejo conocido entre los parroquianos del género que no es otro que Gary Hughes.

Antes de entrar en materia, y como mera curiosidad, me gustaría hacer un inciso sobre el estilo que practica la formación, ya que, en las ocasiones en que he podido leer algo acerca del grupo en la prensa especializada, les he visto catalogados de las más diversas formas, desde AOR, pasando por Hard Rock con toques progresivos e incluso Heavy Melódico. Pues bien, a mi parecer, ninguna etiqueta desentona en absoluto con lo que representa la banda, dado que el espectro musical bajo el que se mueven los británicos es como una especie de compendio de todos esos subestilos, como bien ejemplifica este nuevo trabajo que tengo ahora entre mis manos, aunque, quizá, Hard Rock a secas sea lo que más se acerca de un modo global a lo que hace el grupo.

Se puede decir que en el seno de TEN hay músicos de grandísima categoría y de primer nivel, lo cual, viéndolo desde un prisma negativo, podría llevar directamente a que se desviara el objetivo del grupo, que no es otro que hacer buenas canciones que entren con facilidad, que calen bien y que no sólo sean una pasarela de empalagosos ejercicios de virtuosismo, más a nivel individual que otra cosa, y que a veces solo nos conducen al aburrimiento. En este caso, la banda se muestra cohesionada, formando un equipo, y nos hace disfrutar con la comunión de sus brillantes y ocurrentes ideas. En resumen, se puede decir que todo el grandilocuente talento y artificioso universo musical de Hughes y cía se han puesto al servicio de la capacidad de comunicación de cara a nosotros, los oyentes. Complejidad musical capaz de mostrarse simple y cercana.

La producción del disco, como viene siendo una constante en TEN, es uno de los gruesos del álbum, destacando el metalizado a la par que melódico sonido de guitarras, muy en la línea del que tenían en su haber grupos como HAREM SCAREM o TALISMAN, por poner un ejemplo, combinando el poderío de los momentos más desatados y contundentes con la sobriedad de los pasajes más sigilosos y pausados.

Por otra parte, Gary Hughes continúa haciendo maravillas con su voz templada y de tonalidades medias, y es que nunca ha sido un tipo de excesos vocales, de grandes subidas, ni especialmente espectacular, pero es un cantante realmente brillante, con un timbre de voz bonito y solvente, el cual me recuerda en muchas ocasiones al del noruego Jorn Lande (MASTERPLAN, ARK, MILLENNIUM…) en las notas graves y medias

Otra de las virtudes del compacto se halla en la cantidad de pequeños detalles que atesoran las canciones del mismo. Si en una resalta un vertiginoso solo de guitarra, en otra es el pulido trabajo coral de los estribillos o la funcionalidad de los teclados, haciendo todo ello que el grupo navegue a mar abierto por espacios con hueco para el Rock Melódico, el Heavy más sutil e incluso para coqueteos con el Progresivo, como apuntaba en el primer párrafo, y todo ello, con una pasmosa naturalidad.

Algunos de los temas más destacables de “Stormwarning” son “Endless Symphony”, que abre el álbum de un modo percusivo,  para adentrarnos a las primeras de cambio en una elegante atmósfera donde prima un cortante riff de guitarra, un pegadizo y resultón estribillo y unas notas de teclado como telón de fondo. Muy acertada de cara a romper el hielo en el disco.

“Book Of Secrets” nos sigue manteniendo atados al buen gusto y al talento, siendo un medio tiempo bastante marchoso y con un penetrante estribillo, donde Hughes, sin grandes florituras, brilla con luz propia, al igual que lo hace en “Stormwarning”, canción que da el relevo a “Book Of Secrets” y que también cuenta en su haber con un certero trabajo en los estribillos.

Por su parte, “Invisible” no se salta la fórmula aplicada hasta el momento, mostrándose como uno de los temas más adictivos del álbum y todo ello con un regustillo más meramente AOR, propiciado por la notable presencia de los teclados. Buenísimo.

Y, finalmente, “Destiny” es inspiración pura y dura. En esta ocasión, lo que nos da la vez para tararear una y otra vez la melodía principal del tema en cuestión son los punteos de guitarra de Neil Fraser, todo un experto a la hora de dibujar melodías de ensueño como la que aquí encontramos.

En definitiva, una vez más, los ingleses TEN han salido claramente victoriosos con su nuevo trabajo, un disco de Hard Rock dotado de muchos quilates, casi tantos como los brillantes pasajes, la riqueza compositiva y la creatividad que hallamos en el mismo. Mi más sincera enhorabuena.

Jorge Osoro

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here