TESLA – Twisted Wires & Acoustic Sessions

0

Los dorados años ochenta fueron la época de los clichés. Dentro del Hard Rock, la idea general eran los pelos cardados, la laca, el spandex y un puñado de canciones de “usar y tirar”. Y es que, entonces, este maravilloso género estaba tan en boga que no era de extrañar que en 1988, tres o cuatro bandas coparan el top 10 de discos más vendidos en Estados Unidos. Como en todo boom, ocurren distintas situaciones: formaciones que despuntan por su calidad; otras que son flor de un día gracias a un hit pegadizo o su imagen; grupos de segunda o tercera generación que se apuntaron al carro de moda; outlaws que permanecieron en un discreto anonimato y nunca llegaron a triunfar a pesar de que lo tenían todo a favor; conjuntos que les metieron en ese saco y no deberían haber estado, al menos en sentido estricto…

En este último caso, hay tres ejemplos que siempre comento: CINDERELLA, GREAT WHITE y TESLA. A los primeros les encajaron por las pintas con que nos obsequiaron en su debut pero su base era el Hard mezclado con el Blues de raíces; los Tiburones Blancos provenían de Los Angeles pero desde finales de los setenta ya luchaban en el circuito de clubes desplegando un Rock clásico con guitarras poderosas pero, en mi opinión, más cercano a THE ROLLING STONES que a POISON. TESLA fue otro cantar. Ni venía de la urbe donde todo se cocía (la capital de California, Sacramento, es un nido de paletos para la gente de la glamourosa L.A.) ni sus pintas (francamente feos) se asemejaban a sus contemporáneos. Musicalmente, aun existiendo ligeras semejanzas, tampoco podemos decir que hubiera una relación directa. Rock, Country, Blues, un sonido muy americano pero imbatible dentro del Hard. No es casualidad que los álbumes de nuestro trío de ases sean de los más idolatrados y reivindicados un cuarto de siglo después.

Los inventos de Nikola Tesla significaron una revolución en el mundo científico de finales del XIX. Sus guerras de patentes con Edison y Marconi no son lo suficientemente conocidas pero nuestros protagonistas, sin querer hacer del grupo un ente conceptual, sí que nos contaron múltiples y curiosas historias al respecto. Para ser un genio tienes que poseer un don. Nikola lo tenía y los chicos de Sacramento, también. Trabajos de estudio impecables (sean los de sus días de gloría o los actuales), un directo demoledor y el recordado “Five Man Acoustical Jam”, pionero en la avalancha posterior de discos desenchufados que llegó a ser una plaga a mediados de los noventa. TESLA no fue la primera banda pero sí abrió el camino del éxito, gracias, en particular, a “Signs” su particular revisión de un tema de FIVE MEN ELECTRICAL BAND.

El producto que tenemos entre manos se titula “Twisted Wires & The Acoustic Sessions…”. No hace falta ir a Harvard para deducir que TESLA retorna, dos décadas después, al formato acústico. ¿Se puede afirmar, por tanto, que estamos ante una segunda parte de “Five Man Acoustical Jam”? Sí y no. Me explico. La parte obvia está ahí, nada que añadir. Sin embargo, las canciones de “Twisted Wires…” provienen de sesiones distintas. Las primeras se hicieron a comienzos de siglo, poco después de retornar a la actividad después de su separación temporal. Por lo tanto, varios temas se grabaron con el gran Tommy Skeoch a la guitarra y el resto con Dave Rude, durante los últimos meses. Por otro lado, se diferencian en que todos los cortes de “Twisted Wires…” se han registrado en el estudio. “Five Man Acoustical Jam” era un maravilloso directo donde se podía sentir el calor de la gente y la energía del grupo, aunque faltaran los vatios y las guitarras eléctricas.

Quizá éste sea una de las dos mínimas pegas que le pongo al álbum. Me hubiera gustado que, aunque fuera como homenaje, “Twisted Wires & Acoustic Sessions…” hubiera quedado para la posteridad con un disco en vivo. La otra pequeña cosa vendría en la inclusión de más versiones. En “Five Man Acoustical Jam” no solo “Signs” sino también el “Lodi” de la CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL, “We Can Work It Out” de THE BEATLES o el “Mother´s Little Helper” de THE ROLLING STONE eran, sencillamente, maravillosas. Ahora, nos tenemos que “conformar” con una única revisión, eso sí, fantástica. “I Love You” fue un hit a finales de los setenta de la CLIMAX BLUES BAND, formación británica con bastante éxito en América durante toda aquella década. Lo que ocurre es que los fanáticos de TESLA ya habíamos tenido oportunidad de degustarla en el EP de 2007 “A Peace Of Time”, por lo que no es material novedoso para muchos.

Con todo, ojalá las taras en las ediciones con las que nos topamos sean así siempre porque, por lo demás, “Twisted Wires & Acoustic Sessions…” continua la senda de la brillantez con la que el quinteto de Sacramento adereza sus trabajos. Además de “I Love You”, encontramos dos cortes inéditos para el gran público. “Second Street” es un tema que debería pasar a formar parte de los directos del grupo de inmediato. Todo lo que uno espera de TESLA en acústico lo encuentra: feeling, estribillos coreables, intensidad,… Más tranquila se presenta “Better Off Without You”. Curiosa su historia ya que es una composición muy antigua, anterior al debut de la banda. Como sale ahora resulta que algunos dicen que es un plagio del “Patience” de GUNS ´N´ ROSES. Un ligero parecido hay pero de ahí a ser una copia dista un abismo. Además, si nos fiamos de lo que dice Frank Hannon, el guitarrista la escribió bastante antes de que apareciera el famoso “Lies” de Axl y cía. En este tema meten alguna eléctrica en el solo.

Los nueve cortes restantes son adaptaciones a este formato de muchos de sus clásicos. Es conmovedor escuchar cómo canciones cañeras encajan a la perfección en acústico. Incluso, cosas que difícilmente imaginarías como la inicial “Into The Now”. También impresionante como llevan a este terreno “Hang Tough” e, incluso, la seminal “Edison´s Medicine” y eso que me cuesta asimilar un tema tan enérgico de esta forma. Se nota que dominan este arte porque, si habéis oído muchos álbumes en acústico o con orquestas, considero que la gran diferencia entre los buenos y los malos es que en el plano vocal no se use un tono idéntico. Por ejemplo, si en “Edison´s Medicine” Jeff Keith hubiera utilizado el mismo registro que escuchamos en la original de “Psychotic Supper”, el resultado habría sido antinatural. Aquí, sucede lo contrario, Jeff se amolda y triunfa.

Por supuesto, encontramos también un puñado de baladas marca de la casa que, con leves retoques, mantienen y amplían su emotividad, algunas de sobra conocidas como “What You Give” o “Song And Emotion” (atentos a la digitalización de las cuerdas en el estribillo y el solo, tremendo), y otras más “oscuras” dentro de su producción pero igualmente sobresalientes tipo “A Lot To Lose” (que en el infravalorado “Bust A Nut” parecía escondida) o esa delicatessen de “Into The Now” llamada “Caught In A Dream”. Para concluir, quisiera apuntar las que, en mi opinión, son las dos joyas que más brillan en esta orfebrería californiana. No sé si algún día se reconocerá a “Shine Away” como una de las composiciones más increíbles escritas jamás en el Hard Rock, no solo por TESLA. Cuando la recuperaron en la gira de 2007 se me caían las lágrimas en la madrileña sala Macumba. En acústica alcanza la categoría de memorable. Pero aún hay más.

Siempre que hablo de “Five Man Acoustical Jam” me refiero a “Paradise” porque me transmite tanto que me eriza el poco cabello que me queda cada vez que la oigo. Pues bien, en “Twisted Wires & Acoustic Sessions” hemos encontrado su alma gemela. Pensaba que era imposible mejorar “Changes”, una de las baladas del debut del quinteto, el inmortal “Mechanical resonance”. Estaba equivocado. El comienzo de piano es aún más impactante pero es que las estrofas y la melancolía del estribillo la eleva al olimpo de obras maestras imperecederas. Solo se ocurre decir que la escucháis, si os mola el Hard Rock, y disfrutéis. Igual que con las demás. Será complicado que encuentre un álbum más destacado en 2011, por mucho que no sea un disco de temas originales. Ahora, a esperar a la prometida gira acústica por Europa a comienzos del próximo año. Ayer, hoy y siempre, TESLA juega en otra división. Imprescindible.

 

Marco-Antonio Romero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here