THE BLACK DAHLIA MURDER – Ritual

0

THE BLACK DAHLIA MURDER vuelve con su quinto disco, “Ritual”. Desde Detroit, los reyes de la serie B que tan bien han sabido combinar el humor y el terror con un Death Melódico belicoso han firmado un trabajo que introduce cambios respecto a lo que venían ofreciendo en entregas anteriores.

TBDM manifestó su intención de incidir en las melodías de las canciones para “Ritual”, y así ha sido. La música que escuchamos en el álbum, a mi entender, es bastante más pegadiza que la de obras previas. Además, se han incluido arreglos de cuerdas y piano pero de forma extremadamente puntual, como meros adornos en temas contados. No hay que confundir estas pequeñas alteraciones con un mayor amaneramiento de la banda, todo lo contrario, puesto que sus bases (ese sonido colérico, los ritmos cortantes, las variadas voces iracundas) siguen ahí como signo característico de su sonido, pero sí es cierto que apuntala más el sentido melódico de sus temas, lo cual, personalmente, agradezco.

El tremendo inicio de “A Shrine To Madness” es una perfecta carta de presentación al esotérico “Ritual”, aunque todavía mejor es la trepidante y alocada “Moonlight Equilibrium”, como si fueran unos AT THE GATES con sentido del humor. Pero sin duda una de las más llamativas canciones es “On Stirring Seas Of Salted Blood”, en la que el grupo muestra su cara más Death Metal con un medio tiempo de tono grave, comedido en cuanto a velocidad, voces profundas y un sonido denso. Una canción más “seria”, en definitiva, en comparación con la despreocupación que TBDM parece abordar otras composiciones. Un poco en la misma senda de oscuridad se mantiene “Conspiring With The Dammed”, en la que reina una atmósfera de suspense, pese a sus presurosas guitarras. Más rápidos son “The Window” o “Carbonized In Cruciform”, éste muy de película de terror y con pinceladas de Black Metal. Una rareza es el tema de 1:30 “Den Of The Picquerist”, tan angustioso como divertido de escuchar.

TBDM sigue echando leña al fuego con “Malenchanments Of The Necrosphere”, de ritmos muy marcados, o el adictivo “The Grave Robber’s Work”. El grupo no deja respirar al oyente hasta que termina el trabajo, ya que los tres últimos cortes siguen la tónica general, aunque sí es refrescante la inclusión de elementos orquestales en el final “Blood In The Ink”.

La querencia por hacer todo tan vertiginoso puede ser contraproducente aunque igualmente es típico y casi imprescindible en la formación. Sea como fuere, y aunque parezca raro decir esto respecto a un quinto disco, “Ritual” se posiciona entre los mejores trabajos de la banda, y lo hace al haber incorporado cambios que no son excesivos, pero sí ingeniosos, al mismo tiempo que se aleja de cualquier etiqueta “-core” que pudiera tener.

 

Enrique Herrero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here