THIN LIZZY y SUPERSUCKERS en Barakaldo (29/01/2011)

0
thin-lizzy-barakaldo-01-11-1

Máxima expectación en Barakaldo para ver a la última encarnación de la extraordinaria banda que, desde hace unos años, gira bajo el nombre de THIN LIZZY. No nos engañemos, sólo los puristas abominarían de un producto como el que asaltó el escenario de la atestada Rock Star Live a pesar de que su creador y “factotum” Phil Lynnott lleve ya muchos años bajo tierra. Es cierto que su inconmensurable carisma hubiera dotado a la noche de una magia irrepetible pero lo que este grupo de grandes talentos hace es rendir homenaje al legado de una de las bandas más grandes de la historia del Rock.

supersuckers-barakaldo-01-11-3

Previamente al desembarco de las huestes de la “Delgada Lizzy” tuvimos como aperitivo a los aguerridos punk-rockeros SUPERSUCKERS, que se han embarcado en esta gira europea justo cuando su esperado nuevo disco está a punto de llegar a las tiendas después de varios años de sequía discográfica. Empezaron tan puntualmente que me perdí casi la mitad de su concierto pero he de admitir que me sorprendieron por su contundencia y actitud. La sala presentaba ya a esa temprana hora (las 20:30) un lleno casi total que auguraba una noche antológica. La formación actual de la banda liderada por el carismático Eddie Spaghetti se mostró conjuntada al máximo y el atronador sonido mezcla de RAMONES y MOTÖRHEAD captó el interés de un público hambriento de la fiesta rockera que explotó precisamente cuando el grupo atacó la recta final de su concierto con el popular “Pretty Fucked Up”, que desató la locura de los muchos fans del grupo que animaron el ambiente como si fueran los verdaderos cabezas de cartel. Como anécdota decir que este es el primer concierto al que acudo después de la Ley Antitabaco recientemente aprobada y he de reconocer que me sorprendió gratamente el nivel de cumplimiento de la misma. Sólo un par de recalcitrantes “fumetas” se arriesgaron a contravenir la norma, pero la gran mayoría salió fuera a fumar con lo que a partir de ahora ya podremos salir de los conciertos sin apestar a tabaco.

supersuckers-barakaldo-01-11-1

Tras un breve cambio de back-line todo estaba listo para que THIN LIZZY se subieran a las tablas baracaldesas de Rock Star Live. Las características de la sala, con un techo algo más bajo de lo habitual, nos impidieron disfrutar del telón de fondo con el logo del grupo por lo que la puesta en escena fue sobria pero elegante. Dos escaleras a ambos lados de la plataforma de Brian Downey dieron juego para que Marco Mendoza y Ricky Warwick se desplazaran por el escenario con soltura interactuando con Darren Wharton que, subido a otra plataforma, no paró de animar al público a lo largo de todo el concierto. Y tras una breve intro arrancó el concierto con el mítico “Are You Ready?” gritado a voz en cuello por un Ricky Warwick que iba a ser mirado con lupa por el público y que, en mi opinión, pasó el examen con nota. La presencia escénica de la banda es tremenda y la conjunción de la veteranía del mítico Scott Gorham con la “juventud” de Vivian Campbell dotó al sonido de guitarras de una calidad soberbia. Las guitarras se repartían de manera permanente y los clásicos dúos de guitarras dobladas sonaron limpios y nítidos merced a un trabajo de producción verdaderamente encomiable. Sin tiempo para tomar aliento nos asaltaron con la maravillosa “Waiting For An Alibi” y ese gran arranque de bajo por parte de un Marco Mendoza muy motivado a lo largo de toda la noche. Está claro que es el único yanki de la banda, porque su escandaloso bronceado y su pose “angelina” le delataban a cada momento. Frente a él, la sobriedad británica de Darren Wharton o de Scott Gorham daban al grupo un empaque tremendo y la elegancia de un renacido Vivian Campbell junto con la legendaria pegada del fundador Brian Downey nos pueden llevar a decir que esta es la mejor “reencarnación” de la banda a pesar de que sea verdaderamente triste que John Sykes ya no esté con ellos.

“Jailbreak” levantó verdaderas ovaciones de un público entregado al máximo ante la insultante exhibición de maestría guitarrera a cargo de la pareja Gorhan-Campbell. Tras un breve saludo en el que, como suele ser habitual, el artista pensó estar en Bilbao cuando realmente estaba en Barakaldo, el grupo asaltó otro de los grandes temas de la carrera de la banda: “Do Anything You Want To”, una delicia repleta de melodía vocal, grandes riffs y estribillo pegadizo. Fue una de las más coreadas y hay que decir que Warwick, todo tatuajes, sudor y actitud, encajó perfectamente en un tema que requiere tanta rabia como capacidad de transmitir. El momento de cantar nos llegó seguidamente con la deliciosa “Dancing In The Moonlight”, cuando Marco Mendoza nos animó a corear la melodía principal de un corte que en directo gana muchos enteros y que Warwick cantó con la elegancia que la partitura exige. La apisonadora sónica que es “Massacre” nos estremeció con la permanente exhibición de destreza guitarrera de la pareja Gorham- Campbell, que, apoyados por las rítmicas de Ricky Warwick, lograron un empaque tal que aquello parecía de otro mundo.

thin-lizzy-barakaldo-01-11-2

Igualmente demoledor fue el arranque de “Angel Of Death” con los teclados de Wharton abriendo paso a uno de los riffs más metálicos de la carrera de la banda, con esas cabalgadas de bajo que tanto influyeron a IRON MAIDEN y esos teclados apocalípticos que sirvieron de colchón a un duelo de solos de guitarra de los que hacen historia. Para la interpretación del esperadísimo “Still In Love With You” Darren Wharton se hizo cargo de las tareas vocales a medias con Warwick ofreciendo una versión muy matizada de uno de los mejores temas de la carrera de THIN LIZZY. Este fue, además, el momento en que mejor pudimos apreciar el gran talento de Vivian Campbell a la guitarra al hacerse cargo del largo y emotivo solo de guitarra. Por fin pudimos apreciar la elegancia y la depurada técnica de un guitarrista prodigioso que en DEF LEPPARD casi no puede brillar como se merece.

Sin solución de continuidad el grupo ataca el clásico “Whiskey In The Jar” provocando una ovación tremenda que, sin embargo, se fue poco a poco apagando ante la descafeinada versión que nos ofrecieron. Menos mal que hacia el final del tema nos animaron a cantar el estribillo y aquello levantó un poco porque, siento decirlo, creo que la gente tiene más en mente la tremenda versión de METALLICA que la partitura original del arreglo que el grupo hizo a principios de los setenta. Uno de los momentos más especiales del concierto llegó cuando Ricky Warwick presentó a Scott Gorham y la banda atacó con fiereza el legendario “Emerald”, uno de los temas que mejor definen el sonido LIZZY, guitarras dobladas, duelo de solos, bajo atronador y melodías celtas mezcladas con la maestría que sólo Lynnott fue capaz de aquilatar.

thin-lizzy-barakaldo-01-11-3

Una de las sorpresas del concierto vino de la mano de “Wild One” un tema de “Fighting” (1975) que mucha gente no esperaba y que supuso un breve momento de descanso entre tanto clásico inmortal. Un bonito guiño a los más acérrimos fanáticos de la banda que seguramente agradecieron la delicada interpretación ofrecida en Rock Star. Y tras el momento de nostalgia llegó el momento de presentar a Brian Downey que tras hacer un breve solo de batería atacó con fuerza el rítmico “Sha La La”, en el que demostró ser un batería de escuela clásica, recia pegada de caja y notable economía gestual, algo que a su avanzad edad es señal de inteligencia ante un concierto de casi dos horas que pocos baterías podrían haber aguantado como hizo él. Acompañado de su harmónica Ricky Warwick dio arranque a una de las piezas más celebradas de la noche: “Cowboy Song”, todo un delirio vaquero a golpe de Rock And Roll clásico en el que las guitarras de Gorhan y Campbell sonaron inmensas y el empuje del grupo alzó el tema a la categoría de leyenda en esta fría noche baracaldesa. La fiesta se desató con la tremenda “The Boys Ara Back In Town”, en la que el sudoroso Warwick no paró de animar a la gente y las abiertas sonrisas de Campbell y Wharton demostraban que el grupo se lo estaba pasando en grande. Tras el parón de rigor el grupo salió para ofrecer un par de bises ante la insistencia de un público verdaderamente entregado. La gran versión del tema de Bob Segger “Rosalie” fue aprovechada por Ricky Warwick para dedicársela a Phil Lynnott y lanzarse con un tema que acabó engarzado de nuevo con “Cowboy Song” para hacer un fin de fiesta verdaderamente brutal.

La interpretación de la agresiva “Bad Reputation”, con esos riffs entrecortados y afilados como cuchillas quedó algo deslucida por la desatinada aproximación que a la misma hizo un Warwick que por un momento se olvidó de que el tema tiene un toque más irónico que macarra, pero tampoco hemos de olvidar que en THE ALMIGHTY Warwick ya dio muestras de un talante gamberro que ha sido precisamente lo que lo ha cuestionado como “reemplazo” del gran Lynnott. Otro breve parón dio paso al bis final de la mano del irrepetible “Black Rose” un tema que dejó a todos verdaderamente satisfechos por la vigorosa fuerza con que fue interpretado y por la sensación de sincera entrega por parte de una banda que es mucho más que una simple banda de tributo.

Está claro que si alguien puede mantener viva la llama de la producción de Phil Lynnott es esta formación en la que hay tres miembros originales de la banda y que se acompaña de grandes músicos de apoyo que dan calidad y fiabilidad a una empresa tan osada como la de hacernos (casi) olvidar al inmortal bajista mulato. Una noche de mágica nostalgia que nos recuerda lo grande que fueron THIN LIZZY y el gran legado que nos dejaron.

Carlos Fernández

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here