TRANSATLANTIC - More Never Is Enough

0

Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Que lo poco agrada y que lo mucho cansa y que los mejores perfumes están en los frascos más pequeños. Nada de esto va con TRANSATLANTIC, que da la sensación de que piense que cuanto más mejor y que nunca es suficiente. Y para muestra el título del último trabajo (magna obra, diría yo) de la banda: “More Never Is Enough”. Toda una declaración de principios para este supergrupo formado nada menos que por Neal Morse (ex SPOCK´S BEARD), Mike Portnoy (ex DREAM THEATER), Pete Trewavas (MARILLION), Roine Stolt (THE FLOWER KINGS) y el apoyo inestimable del genial Daniel Gildenlöw (PAIN OF SALVATION). Un repóquer de ases que ofreció una serie de conciertos por Europa después de un alto en el camino de casi ocho años, tiempo que medió entre “Bridge Across Forever” y el extraordinario “The Whirlwind”. Unas pocas fechas por Europa que han dado como exuberante fruto este triple disco en directo del que paso ya a hablaros.

Las tres horas y media del repertorio que tocaron en la gira “Whirld Tour 2010” han sido recogidas con esmero en este trabajo basándose en el último concierto de la misma, ofrecido en la localidad inglesa de Manchester. De manera complementaria InsideOut ha editado un doble DVD con el concierto ofrecido en la ciudad holandesa de Tilburg con lo que podemos decir que aquellos que nos perdimos su paso por España (dicen que el concierto de Barcelona fue el mejor de la gira…) podemos tener ya un fiel reflejo de lo que aquella mágica gira supuso. Todo un deleite para los aficionados al Rock Progresivo más brillante de los últimos años. La producción sorprende por su nitidez y su vigor dejando que todos los instrumentos se oigan con claridad y evidenciando, también, el buen humor de este grupo de amigos que también sabe desvariar en directo y burlarse hasta de su propia sombra cuando la ocasión lo merece.

El primer disco recoge la interpretación íntegra de “The Whirlwind” con sus doce partes tocadas de manera fiel al original sin dejar apenas espacio para la improvisación. La escasa presencia del público hace que por momentos parezca que estemos ante una réplica de lo contenido en el disco original, lo que hace que sólo los verdaderos fans del grupo sepan distinguir los pequeños detalles que aquí y allí han introducido para dar un aíre diferente a la canción. La interpretación es verdaderamente espectacular y todo el dramatismo y lirismo de la extensísima partitura queda perfectamente recogida en este primer disco. Todo un viaje por la fecunda creatividad de este grupo tributario de leyendas del calibre de GENESIS, YES o E.L.P.

El segundo disco empieza con la titánica “All Of The Above” de su ya lejano primer disco. Han pasado más de diez años desde que esta coalición de talentos editó su primer disco, “SMPT” y el tema sigue sonando fresco, deslumbrante y sorprendente. Todos los elementos progresivos de esta mastodóntica composición de más de treinta minutos están recogidos con mimo en una interpretación que demuestra que el grupo sigue en forma pese al tiempo que han permanecido separados. Agradezco personalmente poder oír mejor el trabajo de Pete Trewavas al bajo, por lo cálido de su sonido y lo elaborado de su desarrollo. Aquí podemos oír puntualmente los coros de un público entregado animado por un Morse inconmensurable. No perderé mucho tiempo en cantar las alabanzas debidas a la destreza de semejante elenco de maestros pero creo que sobre todos ellos me quedo con Morse y con un Portnoy absolutamente soberbio en todo momento. La bellísima “We All Need Some Light” da la oportunidad de sacar a la luz el dominio de las guitarras acústicas de Roine Stolt y Neal Morse y al público la oportunidad de corear el delicado estribillo. El final de este segundo disco lo pone la extensa y vibrante “Duel With The Devil” de su disco de 2001 “Bridge Across Forever”. La imponente obra se desenvuelve en directo con soltura y demuestra, una vez más, las múltiples facetas de un grupo que desborda creatividad, talento y entusiasmo. Tras la sección de cuerda pregrabada del principio el tema arranca con fuerza impulsado por el Hammond de Morse y la vigorosa guitarra de Stolt, trufada de pedal wha-wha, sensibilidad y elegancia. El desarrollo de los más de veinticinco minutos de melodías, cambios de ritmos y solos es mejor oírlo que narrarlo pues faltarían páginas para llegar siquiera a describir la plasticidad, la emotividad y el nervio de la interpretación de estos colosos del Rock Progresivo.

Cerrando este maratón progresivo arrancamos con el tercer disco que se abre con otro nuevo remanso de paz de la mano de “Bridge Across Forever”, una nueva ocasión de lucimiento de Neal Morse al piano y a la voz para delirio del entregado público de Manchester. El fin de fiesta lo pone “Stranger In Your Soul”, también del segundo disco de la banda. Este tema es el que sirve al grupo para “relajarse” un poco y disfrutar de su lado más gamberro cobrando más protagonismo el siempre delirante Mike Portnoy, que se atreve a cantar “Smoke On The Water” en una versión muy sui generis que no pasará a la historia precisamente por su brillantez. Se perdona el desmadre controlado teniendo en cuenta que el grupo ha dejado muestra sobrada de su valía a lo largo de más de tres horas de festín progresivo.

En definitiva estamos ante un nuevo disco en directo de TRANSATLANTIC que se suma al ya editado “Whirld Tour 2010 - Live In London”, del que no difiere en nada salvo por los DVDs que lo acompañan y que incluyen la actuación en Tilburg y unos extras tan jugosos como la versión del clásico de GENESIS “Return Of The Giant Hogweed”, con la presencia especial de Steve Hackett a la guitarra y clips con diferentes jam-sessions en diferentes partes de Europa. Tal vez la inclusión de los DVDs por sí solos justifique la edición de este triple cd en directo, pero le queda a uno la sensación de que el producto queda para el rendido mercado de los completistas y los más acérrimos fans de esta genial banda. Que lo disfruten pues con salud. Los demás tal vez podamos quedarnos con ediciones más abarcables de una banda que posiblemente peque de excesiva pero que, pese a todo, siempre ofrece música de una tremenda calidad. Que no es poco.

 

Carlos Fernández

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here