Crítica de AXEL RUDI PELL - "Sign Of The Times"

0
Axel Rudi Pell Sign Of The Times

Dicen que los humanos somos animales de costumbres y esta máxima es perfectamente trasladable al ámbito musical también. Hay músicos que construyen su sonido, publican un disco tras otro ofreciendo básicamente lo mismo y forman una sólida legión de seguidores que los arropan hasta el final de sus carreras. No hay por qué cambiar una sola nota, ni una sola coma; los fans quieren lo que haces exactamente como lo haces y si te sales del guion es cuando te empiezan a dar la espalda. Que se lo digan a bandas como AC/DC, MOTÖRHEAD o CANNIBAL CORPSE, entre otras muchas, que sin apenas cambiar la fórmula han tenido (y tienen) largas carreras haciendo básicamente lo mismo, vendiendo millones de discos y llenando sus conciertos con épocas de mayor o menor auge, pero siempre agradando a sus más acérrimos fans. Lo mismo puede decirse del guitarrista alemán AXEL RUDI PELL que, tras 31 años de carrera y 18 álbumes en solitario, vuelve a la palestra con "Sign Of The Times", su nuevo disco.

Veamos que nos ofrece esta vez el bueno de Axel…

Agrada comprobar que la banda sigue integrada por músicos de la enorme talla del vocalista Johnny Gioeli (HARDLINE, CRUSH 40, ROBERT RODRIGO BAND…) y el legendario batería Bobby Rondinelli (BLUE OYSTER CULT, RAINBOW, QUIET RIOT, BLACK SABBATH…) además de los muy competentes Ferdy Doernberg (ROUGH SILK, EDEN´S CURSE…) a los teclados y Volker Krawczak (STEELER, THE DUNE) al bajo. Todos ellos, bajo la incombustible batuta de Axel, conforman una sólida formación que, con la producción de Tommy Geiger (productor de los discos en directo de PELL "Magic Moments" y "XXX Aniversary") han dado forma a un sólido disco de Hevy- Hard Rock de corte absolutamente clásico que sin duda será del agrado de su legión de seguidores.

AXEL RUDI PELL vuelve con "Sign Of The Times" al sonido que le caracteriza

Ya desde el arranque con la fanfarria introductoria "The Black Serenade" y la bombástica apertura de "Gunfire" nos ponemos en situación sin que quepa la menor duda: AXEL RUDI PELL vuelve a ser el “alter ego” de Ritchie Blackmore y sus RAINBOW más clásicos en todos los aspectos con este "Sign Of The Times".

El ya citado tema de apertura, con ese riff incendiario, la entrada del Hammond rugiente de Doernberg y la secuencia de batería y subsiguiente arranque a doble bombo de Rondinelli es un tema trepidante, vibrante, electrizante… que ya hizo Blackmore en 1978 y que se llamaba "Kill The King". No digo esto en demérito de PELL, entiéndaseme, tan solo constato que la canción es un cañonazo de apertura (el mejor tema de apertura de AXEL en años, de hecho), pero es que es tan parecida al tema de RAINBOW que deja un amargo sabor de boca. Eso sí, la interpretación vocal de Gioeli es sencillamente espectacular y la canción entra como un tiro demostrando que la banda está haciendo ahora lo que desgraciadamente Blackmore ya no puede hacer.

Otro colosal riff de guitarra de AXEL abre "Bad Reputation", un fantástico corte de puro Hard Rock americano de aires ochenteros totales, repleto de melodías accesibles y un estribillo de esos que recuerdan a las grandes bandas americanas del Hair Metal de finales de los 80.

Como era más que previsible, el tema homónimo "Sign Of The Times" ahonda en la vena más sabbathica de los gustos de AXEL rebajando el nivel de velocidad e intensidad y ofreciéndonos una composición más épica y solemne. Los teclados de Doernberg cobran un claro protagonismo y la voz de Gioeli (sorprendentemente parecida a la de Joe Lynn Turner) vuela majestuosa sobre una partitura cadenciosa y oscura. Llama la atención también la gran muralla de sonido que han logrado con la batería del veterano Rondinelli, quien lleva ya con este cuatro discos seguidos con AXEL RUDI PELL y que parece haber encontrado en esta banda un lugar donde poder dar rienda suelta a su gran pegada y a su estilo clásico.

"The End Of The Line" retoma la energía de sus temas predecesores y los aires "blackmoreianos" gracias al elegante riff de apertura y a la secuencia de melodías de aromas netamente clásicos que desembocan en un estribillo de esos que se pegan rápido y que acabas silbando en la ducha antes de que te des cuenta. Es lo bueno de AXEL RUDI PELL, que sabe lo que hace, lo hace, gusta a quien le gusta y ya está. Sin grandes pretensiones, sin salirse del tiesto, sin experimentos peligrosos… Total, ¿para qué? Cuando te haces con uno de sus trabajos sabes lo que vas a encontrar y, si es de tu agrado, lo disfrutas como una golosina adictiva. Una cosa llamativa de este "Sign Of The Times",es que los solos de guitarra huyen deliberadamente de la rapidez y de la pirotecnia que en ocasiones ha sido santo y seña del guitarrista alemán.

Riffs potentes y una guitarra más directa

En "Sign Of The Times"  la guitarra de Axel Rudi Pell se ha volcado en lograr un sonido seco, cortante y directo con el que fabricar riffs potentes y muy bien acoplados a las canciones, mientras que los solos son pasajes instrumentales melódicos perfectamente ensamblados al tono y la dinámica de la canción. Por primera vez parece como si Pell estuviera al servicio de la banda y no a la inversa, lo cual es algo muy digno de aplauso a estas alturas de la película.

Esto que digo es también aplicable a "As Blind As A Fool Can Be", una balada "de manual" que arranca acústica, con un bonito piano de Doernberg, que se arropa de un Hammond colosal cuando entra la batería de Rondinelli y que ofrece, una vez más, la ocasión de que gocemos con la interpretación vocal de un soberbio Johnny Gioeli. El magnífico solo de guitarra de Pell, de lo mejorcito del disco, está lleno de emoción y pasión y destaca por su gran tono y su magnífico encaje en la harmonía general de la canción. Una gran balada, en resumidas cuentas, que a buen seguro acabará en alguno de esos recopilatorios que acostumbra a publicar el guitarrista de Bochum.

"Wings Of The Storm", de "Sign Of The Times", nos saca del dulce letargo en el que nos había sumido su antecesor y nos va poniendo las pilas poco a poco. Se trata de un medio tiempo trufado de órgano Hammond, guitarras serpenteantes (magnífico el hipnótico riff…) y voces excelsas que construyen una melodía pegadiza que desemboca en el potente estribillo. Una canción que recuerda muchísimo a lo hecho por Coverdale y Hughes cuando vestían el manto de "Púrpura Profunda" y cabalgaban a lomos del que "Trae la Tormenta". Es esta también una canción en la que AXEL RUDI PELL da rienda suelta, esta vez sí, a su notable habilidad con las seis cuerdas. Nunca fue un "shredder" ni un "guitar hero" al uso; lo suyo es más bien la maestría del orfebre que con minuciosidad elabora piezas que conviene mirar con detalle para apreciar su singularidad.

"Waiting For Your Call" empieza a capella con Gioeli anunciando lo que más tarde será el estribillo de una canción que es puro Hard Rock ochentero de tintes americanos. Coros grandilocuentes (soberbio Gioeli), baterías enormes, guitarras bien trenzadas y ya está: un clásico tema de Hard Rock de AXEL RUDI PELL que entra como un tiro y que deja una agradable sensación de satisfacción así como una extraña sensación de déjà vu

"Sign Of The Times" también deja margen a la sorpresa

Y después de haber dicho todo lo que he dicho sobre la previsibilidad de lo que acostumbra a hacer AXEL RUDI PELL llega "Living In A Dream", un tema que arranca como un Reggae en toda regla dejando al que suscribe totalmente ojiplático… Como ya hicieran LED ZEPPELIN con "Dyer Maker", PELL se marca un rasgueo de guitarra que parece salido de Jamaica y se arropa de unos teclados y una batería que rezuma aires caribeños por todos los lados. Pero no nos alarmemos en exceso. A los escasos dos minutos el tema se transforma por arte de magia en otro cañonazo de genuino Hard Rock marca de la casa. De nuevo las raíces "rainbowianas" afloran con descaro y pareciera que estuviésemos escuchando algo extraído de "Straight Between The Eyes" demostrando ser una de las mejores canciones del disco. Toda una sorpresa, sí señor, con final apoteósico incluido.

El final del disco lo pone "Into The Fire", un tema de tintes épicos y oscuros que arranca con teclados siniestros, baterías catedralicias y un riff de guitarra oscuro como boca de lobo. Es lo bueno de AXEL RUDI PELL: es capaz de elaborar canciones de aires californianos y, con la misma credibilidad, arroparse con los más oscuros mantos sonoros haciendo un Heavy Metal de aires sabbathicos de la era Dio/Martin.

En resumidas cuentas, "Sign Of The Times" es un buen álbum de solidas y bien elaboradas canciones que estoy seguro de que va a gustar mucho a los fans del rubio guitarrista alemán. Como siempre dicen mis idolatrados Faemino y Cansado: "¿Ahora que nos va bien vamos a cambiar…? ¡¡¡Una m#@&da!!!"


Discográfica: Steamhammer

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí