BAEST - Necro Sapiens

0
Baest Necro Sapiens

Si a BAEST le faltaba algo para estar en la primera división, ya sin discusión, del Death Metal europeo era un disco como "Necro Sapiens". Rotundo, definitivo, espléndido. Estos cinco muchachotes de Aarhus parecen buenos tipos, y divertidos, y tan pronto llevan camisetas de ENTOMBED y MORBID como de OZZY, AC/DC o SKELETONWITCH. Y tienen pinta de pasárselo de maravilla tocando Death Metal, de tomarse la música con esa actitud que asociaríamos más con un grupo, y espero que se me entienda, de Thrash Metal; con esa reconocible mezcla de violencia, jolgorio y adrenalina juvenil. En la (maravillosa) actual escena Death, no abunda eso. BAEST te grita genuinamente que vayas a divertirte con su música, que recuerdes los buenos, y más sencillos tiempos, en los que proliferaban y sentaban sus ciclópeos reales los que luego acabarían siendo grandes clásicos, a los dos lados del Atlántico. No transmite dolor, ni una profunda oscuridad, ni sombras de catarsis o aura de ritual. Son solo cinco jóvenes metalheads tocando la música que les gusta. ¿Solo?

“Necro Sapiens”, una versión imperial de BAEST

Además, en su corta vida (poco más de seis años) han viajado de la mano de un peso pesado como Century Media, y su música llega vomitada por la gran máquina (todo lo grande que puede ser en su estilo, al menos) y no desde las cocinas más recónditas del underground. Sus discos suenan de maravilla y sus canciones son desde luego brutales pero francamente accesibles, para añadir pimienta al asunto. Y, qué demonios, vienen de Dinamarca y no de Suecia, Finlandia o Noruega. Una escena menor en el panorama escandinavo aunque con bastiones de categoría suprema como UNDERGANG y PHRENELITH. La música de BAEST no se esconde en simas profundas, no apunta a referentes laberínticos ni proclama grandes principios demoniacos. Se presenta a plena luz del día, con ruido y descaro y una alegría sencilla y genuina. Pero no te equivoques, ni por un momento: este es un grupo tremendo y “Necro Sapiens” es un disco excelente. El Death Metal, por suerte, tiene mil caras y mil formas de expresarse. Esta de BAEST, al margen de que conecta con la esencial original del género sin ningún complejo, es crujiente y divertida, te arrolla y te lleva a ese frenesí metálico primigenio que no requiere ni análisis profundos ni digestiones complicadas. ¿Es eso malo? En absoluto. Al nivel de este “Necro Sapiens” es, de hecho, un valor excelente.

Y, otra vez, no te equivoques: BAEST no ha parado de trabajar en todos estos años, ha girado sin cesar por todo el planeta (hasta que la pandemia dejó la vida en standby) y ha editado tres discos en cuatro años: “Danse Macabre”, “Venenum” y “Necro Sapiens”. Cada uno mejor que el anterior y con una evolución muy obvia de un sonido muy sueco a uno cada vez más americano. El pedal HM-2, el serrucho con el que Satán nos daba las buenas noches desde los Studios Sunligth, ha pasado de omnipresente a solo presente. Y MORBID ANGEL se ha convertido en una influencia más importante ya que ENTOMBED o DISMEMBER, digamos, dentro de un sonido que siempre he asociado, por otra parte, a lo mejor de BLOODBATH. Nunca se pierde el filo melódico en los riffs, nunca se rompe un molde de música directa y memorable, accesible incluso cuando coquetea con un estilo más brutal y técnico a lo CANNIBAL CORPSE y cuando se mete en unos grooves titánicos (y británicos BOLT THROWER, BENEDICTION…) que hacen retumbar el suelo. Con pellizcos de Metal Clásico y Thrash, con una cucharadita de Brutal Death y con una tonelada de Death Metal primitivo y clásico, de vieja escuela pero con un sonido moderno, limpio y diáfano: expansivo. Ese es el cóctel que presenta “Necro Sapiens”, un disco con trampa.

Trampa: estas canciones son más de lo que parecen. Están perfectamente pensadas, desplegadas, construidas. En sí mismas y en el organismo complejo y total que es un disco que fluye perfectamente en cuanto pasa la insulsa intro “The Forge”. Hay una precisión, un acabado y un cuidado de los detalles en los que se mezcla profesionalidad y talento. Los riffs van apareciendo como puñales quirúrgicos, los patrones rítmicos se transforman más allá de la fantástica primera ola que cabalgan las melodías, los grooves contagiosos y las excelentes líneas vocales. La primera escucha te divierte, la segunda te seduce, la tercera te atrapa y a partir de ahí te quedan, todavía, un buen puñado de secretos que desentramar, de excelentes detalles que descubrir. BAEST es pura sustancia: es un grupazo.

Death Metal puro y duro

Una portada de primera categoría y letras curradas y llenas de tópicos Death Metal: BAEST se reconoce en sus referentes (insisto: cada vez más americanos) y sigue escarbando un camino propio, la senda de un grupo que no para de crecer, que cada vez que vuelves la vista hacia él es mejor que la anterior. Y que en este nuevo disco ha roto el molde de “Venenum” (un muy buen trabajo en sí mismo) y se ha agenciado un lote de himnos que van del inicio arrollador y pegajoso que conforman “Genesis” y “Necro Sapiens” al sonido más oscuro y cavernoso de “Czar” o el aire muy americano, muy clásico y absolutamente adictivo de la tremenda “Goregasm” y la aplastante “Purification Through Mutilation”.

BAEST ha creado uno de esos álbumes que gustan más allá del entorno más cerrado del Death Metal pero que son al mismo tiempo Death Metal puro y duro. Y del mejor: si alguna vez este grupo, no lo tengo claro, ha sido un pequeño secreto de la escena danesa, va a dejarlo de serlo definitivamente con “Necro Sapiens”. No puede ser de otra manera porque es un discazo.


Discográfica: Century Media

Más información de BAEST en su Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí