BARREN EARTH - On Lonely Towers

0
l_barren-earth-on-lonely-towers

Tras una impresionante portada, los finlandeses BARREN EARTH nos brindan el que quizá sea uno de los discos más interesantes a nivel de Death Metal Melódico Progresivo (ahí es nada) de los últimos tiempos: “On Lonely Towers”. Pura arquitectura musical, densa y contenida. Oscura.

Para iniciados, quizá piensen algunos. Bien, para qué nos vamos a engañar, lo mejor es ir al grano: no es un disco fácil de escuchar. No obstante en su complejidad también reside su belleza. Un aura especial que no en vano siempre ha rodeado a esta banda de la fría Helsinki desde sus inicios con aquel sorprendente – y extraordinario - “Curse Of The Red River” de 2010, al que siguió en 2012 “The Devil's Resolve.

Con este último terminaron de afianzarse dentro de un camino musical construido desde la calidad, pues no olvidemos quiénes son las figuras que componen la banda: nombres que van desde el bajista Olli-Pekka Laine y el teclista Kasper Mårtenson (ambos ex AMORPHIS) hasta el batería Marko Tarvonen (MOONSORROW, OCTOBER FALLS) pasando por los guitarristas Janne Perttilä y Sami Yli-Sirniö (este último miembro de KREATOR) sin olvidar a su ex cantante, Mikko Kotamaki, (SWALLOW THE SUN). Este último ha sido sustituido en el presente disco por el vocalista Jón Aldará, quien otorga a la banda un enfoque algo operístico y aún más especial si cabe.

Y es que no es extraña la decisión de incluir a este nuevo vocalista con dotes más que convenientes para el halo mágico de BARREN EARTH. Una voz, la de Aldará, que hechiza con su profundidad (y que también recuerda en ciertos momentos a la de Warrel Dane en NEVERMORE) al oyente desde el tema “Howl” -que sigue a la maravillosa intro a piano “From The Depths Of Spring”. Un “aullido” que marca una tónica a seguir en este “On Lonely Towers” donde las vibraciones del Rock más setentero agitan nuestros sentimientos al escuchar el álbum.

Muy melódica y con un teclado muy pegadizo se presenta también “Frozen Processions”, una pieza musical en la que Jón Aldará se luce a base de bien con una honda garganta que se acopla a la perfección a las notas del bajo y guitarra, así como a otras voces más guturales que hacen acto de presencia.

Algo parecido viene ocurriendo con otras de las más destacables canciones del plástico como son la dramática, triste y melancólica “A Shapeless Derelict“ y la sobresaliente – y quizá mejor del álbum- “Set Alight”, un corte muy progresivo, con multitud de cambios, y con uno de los estribillos más señalados del disco en el que la combinación de voces guturales con la rectitud de la voz de Aldará dan forma a una exquisita amalgama musical donde los teclados se estampan con auténtica marca de la casa (con sello AMORPHIS marcado a fuego, por supuesto.)

La homónima “On Lonely Towers” no se queda atrás y nos regala una atmósfera que nos encubre desde sus primeras y misteriosas notas, en un tema suave como un paseo por un lago lleno de niebla. Absolutamente envolvente. Un misterio que no cesa. Un enigma arcano que va descubriéndose con cada nota y cada paso cuando nos acercamos al final del plástico con las melódicas “Chaos The Songs Within” y “The Vault” las cuales marcan un sonido que continúa adentrándose en el progresivo con recovecos que esconden melodías densas y trabajadas.

Sin ninguna duda, “On Lonely Towers”, se erige con orgullo y coloca bien sus cimientos entre los primeros puestos de álbumes con más intensidad del año. Un trabajo complejo, fuerte y suave al mismo tiempo, no apto para personalidades musicales obtusas. Delicioso, pero sólo si se saborea despacio.

Jessica Tornos-Yebes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí