Crítica de BENEDICTION - "Scriptures"

0
Benediction Scriptures

"Scriptures", el primer disco de BENEDICTION desde 2008, es un trabajo estupendo. De hecho, es prácticamente todo lo que le puedes pedir a este grupo 31 años después de su nacimiento, todavía en un gran sello como Nuclear Blast y convertido en un bastión anacrónico pero relevante. Anacrónico, de hecho, en el mejor sentido de la palabra. La apuesta es básica y clásica, la energía se escapa a chorros y regresa Dave Ingram, un extraordinario cantante con un carisma descomunal y, además, voz en los grandes clásicos del grupo, “The Grand Leveller” y “Transcend The Rubicon”. En seguida volveré a ellos.

"Scriptures" es, con todo eso por delante, un trabajo altamente satisfactorio para cualquier seguidor de BENEDICTION o del Death Metal de vieja, viejísima escuela. Y, de hecho, iba a tener una nota mucho más alta porque mi respuesta tras las primeras escuchas fue óptima. Pero me quedé con esta crítica sin escribir, debido a razones laborales, durante semanas. Y al retomarla me he dado cuenta de que apenas he regresado en este tiempo a “Scriptures”. Y de que no le hago ascos si me pasa por delante pero tampoco me brota el deseo de ir a buscarlo. De hecho, me apetece más escuchar un puñado de canciones, excelentes, que el disco completo. Y a esa realidad adapto mi valoración y mi nota final. Muy buenas ambas, pero no excepcionales.

BENEDICTION es un grupo al que tengo en la máxima estima. Creo fervientemente que está infravalorado. Los discos citados anteriormente (de 1991 y 1993) me parecen dos clásicos de primer nivel de un Death Metal que unía la corriente británica con la, entonces (y siempre, en realidad), dominante escuela de Florida. Como una mezcla excelente entre BOLT THROWER y MASSACRE, con pegada y personalidad, BENEDICTION es además un grupo que jamás se ha ido, que no ha renunciado ni ha tirado la toalla. Ni cuando, hace años, peor dadas vinieron para el Death Metal. En realidad, esta banda de Birmingham ocupa un lugar más o menos cómodo entre los grandes referentes de esa primera ola de Grindcore/Death Metal de las Islas Británicas (NAPALM DEATH, CARCASS, BOLT THROWER) y el lote de excelentes grupos que quedaron por debajo de ellos. BENEDICTION justo detrás, CANCER un poco más allá, con su sonido brutal y primitivo y aquel excelente “To The Gory End”. Y ya, más lejos, algunos nombres seriamente olvidados pero que merecían la pena: DESECRATOR, los aplastantes NECROSANCT, IMPALER, los inquietos DARK HERESY, DECOMPOSED y su infravalorado Death/Doom, los ya tardíos WARLORD… Desde luego, BENEDICTION está por méritos propios por encima de este lote y seguramente, y ahí es donde quería llegar, debería estar más cerca de los tres bastiones intocables citados al principio. Uno, BOLT THROWER, con el que además comparte obvias similitudes de estilo. Como con ASPHYX, a cuyos discos de última generación (desde el excelente “Death... The Brutal Way”) también recuerda este “Scriptures”.

"Scriptures" es BENEDICTION en plena vigencia

Los viejos guitarristas fundadores, Darren Brookes y Peter Rew, estrenan base de ritmo y recuperan a Ingram, cuyo inconfundible y amenazante registro amplifica el mensaje de BENEDICTION, que en 2020 es casi idéntico a 1993. Solo cambia la aparición de algunos grooves de receta más actual y una producción que moderniza un estilo ultraclásico y que aporta limpieza y pegada… pero que acaba sonando algo hueca. Me pasó algo parecido, o me ha recordado, a aquel regreso (“Back From Beyond”) de MASSACRE hace ya algunos años.

Con esa sombra pero suficientes luces, el sonido es rotundo y actualiza lo justo una propuesta que es pura vieja escuela: violencia casi física, riffs evolucionados desde el saco del Thrash/Speed Metal, grooves masivos, alguna melodía oscura y composiciones sencillas pero que sueltan dentelladas sin parar. Es imposible no hacer headbanging durante buena parte de este "Scriptures". Es difícil, también, que no acaben pareciendo excesivos sus doce temas y 47 minutos. A mí al menos me acaba empalagando esa sensación. Hay algún diente de sierra que se podría haber evitado con, sencillamente, un par de tijeretazos. Repetir y reciclar ideas no tiene nada de malo, no si eres BENEDICTION porque ese es básicamente tu trabajo y esa es la altura de tu leyenda. Acabar justo de riffs de primer impacto sí es un problema. Y en algunas canciones de "Scriptures", sucede.

Mucho sabor clásico para la vieja guardia

Hechas las advertencias y señalados los puntos débiles, insisto en que es muy fácil disfrutar de este disco, saborear su pasión por todo lo que hizo tan grande a la primera crecida del Death Metal. Y conectar con un grupo que lleva más de tres décadas al pie del cañón y que se mantiene en una forma envidiable. Y que pega duro de verdad. “Scriptures” es violento, de un tremendo nivel físico, rápido en la pegada y muy directo en el mensaje. Lo que ves es lo que hay. Latigazos de Thrash subido de tono, grooves temibles, riffs como cuchillas, voces amenazantes… Todo como tiene que ser. Desde el inicio desatado de “Iterations Of I” al sabor Thrash de “Scriptures In Scarlet”, la pátina ominosa de "The Crooked Man", la energía disparada de “Stormcrow” (puro Metal en toda su gloria) y la amenaza oscura de “In Our Hands, The Scars” (con obvias conexiones a ASPHYX), “Tear Off These Wings” y “Progenitors Of A New Paradigm” y su riff inicial sacado del “The IVth Crusade” de BOLT THROWER. Lo bueno es mayoría en este disco. Y lo bueno es, insisto, muy bueno.

Con el regreso de Ingram, una potencia de mortero y un constante sabor añejo, “Scriptures” es una recomendación obvia para los seguidores de BENEDICTION y los amantes del Death Metal de vieja escuela y sus bandas fundacionales. Sin más artificio ni zarandaja. Pero, finalmente, no es un disco que atrape de forma absoluta, al que se regrese de manera constante, que se una a la élite del género en este 2020 que vuelve a traer una cosecha excelente. Es sencillamente, y desde luego no es poco, BENEDICTION conectando con su espíritu más clásico y soltando mamporros a diestro y siniestro. Como tiene que ser.


Discográfica: Nuclear Blast

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí