Crítica de BLACK CROWN INITIATE - "Violent Portraits Of Doomed Escape"

0
Black Crown Initiate Violent Portraits Of Doomed Escape

Estoy impresionado. Realmente lo estoy. Este disco es monumental, uno al que volveremos en los próximos años para darle, seguramente, consideración de clásico de nuevo cuño. "Violent Portraits Of Doomed Escape" no es solo el anuncio de la madurez de BLACK CROWN INITIATE, es un álbum que tiene el factor X que separa a la buena música (la que había hecho esta banda de Pennsylvania desde 2013) de la trascendental.

Hay algo excepcional, en el corazón de este trabajo, que asoma en las sucesivas escuchas y se acaba revelando ante los oídos pacientes. No es la precisión interpretativa, que ya estaba, ni la producción inmejorable, que se contaba con ella. Es algo más: es la emoción, los clímax que rompen techos y disparan a "Violent Portraits Of Doomed Escape" de BLACK CROWN INITIATE a un infinito que hasta ahora solo había asomado en su música. Sucede, pero muchos grupos se quedan ahí, con ese último paso sin dar. Y este, y me maravilla descubrirlo en cada escucha, es uno de los preciosos casos en los que ha sucedido. La anticipación, los buenos presagios, el potencial. Todo estaba ahí. Y ahora, en este disco, ha eclosionado. Y ha transformado a BLACK CROWN INITIATE. Desde ahora, una banda importante de verdad. Insisto, y seguramente vuelva a hacerlo en próximos párrafos: estoy impresionado.

"Violent Portraits Of Doomed Escape", un disco esencial de BLACK CROWN INITIATE

El Death/Prog Metal, al menos en esta veta particular, no se ha hecho mucho mejor que en este "Violent Portraits Of Doomed Escape". A BLACK CROWN INITIATE se le puso pronto, cuando reventó muy a lo grande con el EP "Song Of The Crippled Bull" (hace siete años), el sambenito de los nuevos OPETH. Eso, entiendo, puede afectar en dos direcciones: puede hacerte correr a toda velocidad hacia ellos… o hacer que salgas pitando en la dirección perfectamente opuesta. ¿Hay algo de OPETH en BCI? Desde luego. Y no demasiado escondido. Una versión modernizada de lo que hacía el grupo de Sörskogen en los tiempos en los que Mikael Akerfeldt no necesitaba renegar del Metal varias veces al día.

Pero BCI acaba siendo, en esencia, una mutación distinta. Una en la que escucharás Metal Extremo y Progresivo pero también Clásico, Gótico, Doom… por la que desfilan desde SOILWORK o SCAR SYMMETRY a MESSHUGGAH, DREAM THEATER o TOOL. Una que honra el hype que la rodea y que supera, creo que ya con este disco sin duda, a lo que hacen en terrenos no muy dispares (y también con bastante cacareo mediático) RIVERS OF NIHIL y sobre todo WILDERUN, con los que los parecidos son más reconocibles. Los de Boston saltaron a la estratosfera el año pasado con el brillante "Veil Of Imagination". Pues bien, y asumiendo que esto no es una competición y todos los demás tópicos del estilo, este "Violent Portraits…" es mejor. Diría, ahora mismo, que notablemente mejor.

Los dos discos anteriores de BLACK CROWN INITIATE eran notables, impecables, prometedores. Pero eran una semilla. Cuatro años después de "Selves We Cannot Forgive", el sonido del grupo no se ha transformado radicalmente. No hay saltos al hiperespacio ni mejoras espectaculares. La elevación está en los detalles de este "Violent Portraits Of Doomed Escape", no en el trazo grueso que convierte lo bueno en muy bueno sino en las pinceladas que transforman lo muy bueno en excepcional. En las primeras escuchas, este trabajo me gustó. Pero no mucho más que en el anterior. Pero poco a poco el cascarón se rompió y emergió un monstruo de contrastes apasionantes, atmósferas emocionantes y melodías sobrecogedoras. Creo que, finalmente, esa es la brecha que se abre y que convierte a este trabajo en mucho más que sus predecesores: las melodías, que ganan cuerpo poco a poco y acaban dominando todo el universo de este trabajo, son excepcionales.

El resto está ahí, ya marca de la casa a estas alturas: texturas exquisitas, riffs ambiciosos, solos deslumbrantes, líneas de bajo creativas, líneas vocales limpias majestuosas y guturales abismales de James Dorton, que a mitad de disco se permite un interludio ("Bellow") en el que mezcla gritos y cantos polifónicos, un sorprendente ejercicio vocal grabado en una sola toma y que bebe de los cantos de los monjes tibetanos. Su voz contrasta con la limpia de Andy Thomas, cada vez más claramente el padre de una criatura que ha regresado cuatro años después, con contrato con Century Media y después de, acabamos de saberlo, sortear un amago de disolución de una banda en la que siguen él, Dorton y el bajista Nick Shaw y a la que se suma el guitarrista Ethan McKenna, antiguo alumno de Thomas. Sin batería oficial ahora mismo, el trabajo (impecable) en esta obra es de Gabe Seeber.

Desde un alto en el camino que pudo ser definitivo, y mientras reconstruían relaciones personales que se habían deteriorado de forma casi completa, BLACK CROWN INITIATE pulió un disco básicamente perfecto, capital en su trayectoria y centrado en la esencia cíclica de la existencia y el concepto de responsabilidad en un mundo en el que, y así nos va, mucha gente elige huir de él.

Un disco en el que no hay calorías que descartar

Las composiciones son evidentemente largas, pero no lo parecen. El álbum lo es (50 minutos) pero no le sobra nada. No hay nada extendido más allá de la cuenta, no hay calorías que vendría bien quitarse de encima. Todo es compacto, todo tiene sentido y todo fluye con una profundidad y una convicción admirables. Cada detalle está cuidado e introducido por una razón. Nada en este trabajo es aleatorio, ni superfluo. Nada es liviano ni aburrido. Nada sobra, todo forma una catarata emocional y Progresiva, técnica y descarnada, moderna y profundamente clásica. La esencia de un disco de primerísima categoría. Al que, ya lo he dicho, volveremos; que usaremos de baremo para otros, a partir de ahora.

La esencia de este "Violent Portraits Of Doomed Escape" de BLACK CROWN INITIATE está en las texturas, los contrastes, las atmósferas. La creatividad Progresiva y la pulcritud técnica como medios y no como fines. La máquina tiene corazón, los engranajes sienten y las melodías rompen desde las guitarras y las voces, de lo denso y reptante a lo luminoso, de lo mecánico a lo visceral, de lo agresivo a lo delicado. Un ciclo compositivo que hasta ahora había dado a este grupo fama y éxito pero que ahora le dará (más allá de un puesto en muchos top 10 de final de año) trascendencia, peso específico, un lugar propio en la historia. ¿Hacia dónde se va a partir de un álbum como este? Esta es una eterna cuestión para, bendito problema, quienes parecen haber tocado techo.

Eso es el futuro, que se abre de par en par, y ya traerá lo que tenga que traer en la carrera de un grupo que para siempre estará marcada por este brillante "Violent Portraits Of Doomed Escape". Absolutamente brillante, de verdad. Creo que ha quedado claro en estos párrafos, pero vuelvo para cerrar, como prometí, al comienzo: estoy impresionado. Qué gran disco, BLACK CROWN INITIATE. Bravo.


Discográfica: Century Media Records

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí