CIVIL WAR - The Killer Angels

0

Tras la edición de “Carolus Rex” (2012), el último disco de estudio de SABATON, se produjo una purga en su seno que acabó con la marcha de cuatro de sus seis miembros: Daniel Mullback (batería), Oskar Montelius (guitarras), Rikard Sundén (guitarras) y Daniel Mÿhr (teclados). Estos, ni cortos ni perezosos, comenzaron rápidamente la confección de una nueva banda, entrando a filas el conocido vocalista sueco Nils Patrick Johansson (ASTRAL DOORS, WUTHERING HEIGHTS, LION’S SHARE) y el bajista Stefan “Pizza” Eriksson. Una vez completada la formación, dieron a conocer el nombre bajo el que darían el salto al mundo discográfico: CIVIL WAR. Denominación bastante elocuente sobre la posible temática lírica de la banda viniendo sus miembros de SABATON, formación que tiene lo bélico como tema central y piedra angular en todas y cada una de sus composiciones.

Como es de suponer, el estilo practicado, aunque no igual, sí es cercano en algunos puntos al de su antigua banda, sobre todo en lo que se refiere a estética general, temática y diversos detalles que se dejan entrever en los temas. En este caso, los teclados no tienen la enorme magnitud con la que aparecen en la música de SABATON, el sonido es mucho menos poderoso y épico, y relucen una serie de influencias propias del Heavy Metal más clásico que tampoco encontramos en el grupo de Joakim Brodén.

Aunque también hay temas propiamente Power Metal, no es esa la imagen y la atmósfera general que el debut de CIVIL WAR deja en el oyente cuando se escucha por completo. El disco se titula “The Killer Angels” y está producido por la propia banda y mezclado y masterizado por Jonas Kjellgren (CARNAL FORGE, SCAR SYMMETRY, CENTINEX) en sus Black Lounge Studios.

El título del disco es también el de una novela de Michael Shaara que trata sobre la batalla de Gettysburg dentro de la Guerra Civil americana, pero la temática lírica va mucho más allá de la historia de los Estados Unidos y encontraremos una amplia variedad de conceptos que serán explotados a lo largo del álbum.

Los temas van desde los que beben de ese espíritu más clásico, genuinamente Heavy metal, como es el caso del corte que abre el disco, “King Of The Sun”, hasta otros de clara tendencia powermetalera. En este corte de apertura, encontramos reminiscencias sabáticas de la época de Tony Martin, algo a lo que ayuda esa atmósfera creada por los teclados, el medio tiempo poderoso y la voz del cantante, en clara relación con la del mencionado vocalista británico y la del siempre añorado Ronnie James Dio, influencia que está latente a lo largo de toda su interpretación. Es en este tipo de cortes de estilo más clásico en los que más cómodo se siente Nils Patrick Johansson y más favorecen a su voz, ya que cuando se decanta por tesituras más altas no termina de ser todo lo buena que debería.

“First To Fight” es un tema muy heavy, pleno de poder y clasicismo a la vez. Posee el carácter de los cortes espídicos del Metal más clásico y el Metal alemán de la vieja escuela. Comandado por unas guitarras afiladas desde el mismo inicio, un ritmo dinámico y el toque de clase que aporta la voz del cantante, llama la atención la parte de solo realizada por el teclado, que parece sacada de una banda de Power italiano.

La temática de “Saint Patrick’s Day” es más que evidente por su título. Viene a ser uno de los mejores cortes de todo el álbum. Muy melódico, pegadizo y de grandísimo y coreable estribillo lleno de buen rollo, embebido del espíritu folclórico propio de las islas británicas y que se puede poner en relación directa con composiciones de GARY MOORE o THIN LIZZY, siendo una versión metalizada de los mismos. Posee una parte coral que podría estar directamente sacada de algún disco de HAMMERFALL. Es el típico tema ligero de disco de Power Metal que permanece en tu cabeza hasta varios días después de haberlo escuchado y que te sorprenderás tarareándola en el momento más inesperado. Es de lo más parecido que podemos encontrar en CIVIL WAR a lo realizado por el cantante en WUTHERING HEIGHTS.

Continuamos con nuestro viaje por la historia a través de “Rome Is Falling”. Es uno de los cortes en los que se ve más acentuada la influencia de SABATON y donde queda patente la versatilidad del cantante y la capacidad que atesora para esos drásticos cambios de voz que inundan todos los temas del disco. Con una intro de teclados de lo más ambiental, arranca con unas guitarras excelentemente trabajadas, tanto en la parte rítmica como en la más melódica, y posee las típicas partes en las que se queda sola la voz con la batería y el teclado para resaltar la melodía principal. El estribillo, de corte mucho más Power que los anteriores, casi parece declamado por un viejo legionario que se encuentra ante su última batalla. La letra del tema (como la mayoría de las del disco) me parece excelente, todo un ejercicio de buen hacer por parte de la banda.

“Sons Of Avalon” es uno de los temas más propiamente Power Metal de todo el disco, algo que no viene nada bien a la voz del señor Johansson cuando llega al estribillo, ya que en las notas más altas se aprecia demasiado forzado y no queda todo lo bien que se le presupone a un cantante de su talla. No por ello deja de ser un corte efectivo, aunque, ciertamente, se encuentra entre los más flojos de toda la obra.

Tras este pequeño traspié, encontramos el tema más puramente SABATON de todo el álbum, “I Will Rule The Universe”. A saber: medio tiempo poderoso con teclados a pleno rendimiento debidamente conjugados con las guitarras y los típicos silencios de instrumentos dando paso a la voz en tono solemne y grandilocuente. El tema en sí no está nada mal, pero nada que no hayamos escuchado hacer a su antigua banda y, hay que admitir, que más conseguido en numerosas ocasiones. En algunos parones se respira un tono más clásico que viene dado, como no, por el vocalista, haciendo de este tema una especie de SABATON featuring Nils Patrick Johansson. El protagonismo de la letra recae en esta ocasión en un personaje histórico de la talla de Napoleón Bonaparte.

“Lucifer’s Court” es seguramente mejor corte del álbum. Una apertura de teclados sintetizados que rompe en un rápido doble bombo y que toma aire para dejar espacio a las líneas del cantante. La perfecta combinación de guitarras y teclados otorga una gran atmósfera a todo el tema, dotado de una melodía principal a todas luces brillante. El pegadizo estribillo se ve aupado hasta el infinito por la gran base rítmica y un acompañamiento perfecto de teclado y guitarras. En cambio, con “Brother Judas” volvemos a las guitarras potentes y agresivas combinadas con un tiempo muy marcado y poderoso. La voz vuelve a rezumar ese espíritu clásico directamente heredado de los grandes maestros que inspiran al vocalista sueco.

Los dos últimos cortes de la obra son “My Own Worst Enemy”, un tema veloz y de los que entran en la vertiente más cercana a SABATON y, como no podría ser de otra manera teniendo en cuenta el título del disco, “Gettysburg”, dedicado a la famosa batalla acaecida durante la Guerra Civil estadounidense. Posee una apertura solemne y marcial en consonancia con lo que se cuenta en la letra (muy conseguida, por cierto) dando paso a un tema épico a medio tiempo ideal para la voz de Nils Patrick Johansson y que cuenta con un gran solo de guitarra, épico y dramático al mismo tiempo, que le viene como anillo al dedo.

En la edición que ha llegado a mis manos se incluye un bonus track llamado “March Of The Belts”. Parece que también hay otra en la que viene una versión del “Children Of The Grave” de BLACK SABBATH. “March Of The Belts”, que es la que me toca comentar, es una composición propia de clara orientación Power Metal, que a estas alturas de la película aún suena fresca; de estribillo pegadizo y mucha melodía en general. Es bastante mejor que otros temas que han entrado en el tracklist del disco, por lo que al terminar la escucha dejará un sabor dulce a todos aquellos que se hagan con esta edición.

En resumen, "The Killer Angels" es un álbum consistente de los que ganan con cada nueva escucha y que nos viene a hablar de una banda que tiene algo propio que ofrecer. CIVIL WAR no se ha convertido en la típica escisión despechada que dedica todo su esfuerzo a repetir punto por punto el mismo estilo que se hacía en la banda madre, generalmente, con peores resultados.

 

Pedro Jesús Cuadrado

Artículo anteriorVídeo: MEGADETH interpreta con JASON NEWSTED un tema de METALLICA
Artículo siguienteEMPEROR también tocará en Bloodstock Open Air en 2014

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí