WINGER y HOUSTON rememoran la nostalgia de los añorados 80 con un gran concierto en Madrid

Concierto de Winger en Madrid
Concierto de Winger en Madrid

Crónica del concierto de WINGER y HOUSTON en la sala La Riviera de Madrid (9 de junio de 2024)

Casi quince años hemos tenido que esperar para volver a tener en la capital a los neoyorquinos WINGER. Desde luego no es poco tiempo y, aunque no es que hayan sido muy prolíficos estos años discográficamente hablando, lo que han facturado es de una calidad muy por encima de la media de bandas coetáneas cuyas obras, en este siglo, han dejado bastante que desear en muchos casos. De hecho, sacrilegio, para mí “Karma” como disco completo es de lo mejor que han compuesto nunca más allá de los temazos indiscutibles que aparecen en sus dos primeros discos. Es más, “Pull” me parece otra obra maestra aunque fuera un fracaso comercial por salir cuando salió.

Para acompañar a las huestes de Kip Winger la gente de Lion Rock Fest apostó por otra banda de la que hacía mucho que no teníamos noticias por estos lares, los suecos HOUSTON, dando como resultado un cartel de lo más atractivo para cualquier seguidor del Hard Rock/AOR que se precie. El problema inicial radicaba en que la última visita de los americanos “petó” Ritmo & Compás, una sala donde cabían unas trescientas personas apiñadas, y el bolo estaba programado en La Riviera, con capacidad para unas dos mil. Tenía serias dudas de que un recinto tan grande fuera el más adecuado para albergar el concierto (encima en domingo) y que quedara muy desangelado, desluciendo en cierta medida la actuación. Me alegré de equivocarme en parte ya que, si bien no se llenó ni por asomo, hubo media entrada siendo generoso, la gente se expandió por la sala y el aspecto de la misma quedó bastante “aparente”. Además, los asistentes estaban por la labor de disfrutar de la velada y estuvieron bastante animados desde el comienzo por lo que el ambiente fue, en líneas generales, también mejor de lo esperado.

Gran actuación de HOUSTON

Concierto de Houston en Madrid
Concierto de Houston en Madrid

Mientras Carlos Alcaraz levantaba su primer trofeo de Roland Garros, los suecos HOUSTON arrancaban a las ocho menos cuarto con “She is the Night”, corte que abría su disco “IV”, una actuación de cincuenta minutos que, sinceramente, dejó muy buen sabor de boca tanto a los que los conocíamos previamente como a los que lo hicieron esa tarde noche.


Actuación de Houston en Madrid

Cierto es que su vocalista, Hank Erix, como frontman es bastante soso pero, conforme fueron pasando los minutos y las canciones, fue mejorando, relajándose (creo que en los compases iniciales estaba un poco nervioso) y soltándose mucho más. Eso sí, vocalmente, cumplió con creces con su cometido y nada que reprocharle en ese aspecto.

Concierto de la banda de Hard Rock Houston en Madrid


La música de HOUSTON es como si estuvieras oyendo la BSO de alguna película ochentera, en gran medida por el particular sonido de los teclados de Richard Hamilton. Además, tanto él como el baterista Erik Modin, fundamentalmente, apoyaron a Hank en las voces y los coros. También colaboraron en estas tareas el guitarrista Carl Hammar y el bajista Niels Walter pero lo hicieron más puntualmente que ellos y en menor medida. Y en este apartado vino el “pequeño” punto negro de su descarga porque, si bien cantaban los cuatro en directo, en varios momentos lo hicieron sobre coros grabados. No fue algo escandaloso pero lo aprecié en más de una y de dos ocasiones. Creo que no era necesario haberlo hecho pero ya sabemos que en estudio se meten cosas que resulta difícil reproducir en directo…

Show de Houston en Madrid Houston en Madrid

Con un juego de luces vistoso y un sonido nítido donde todo se escuchaba perfectamente y en su justa medida, cosa que siempre se agradece y que últimamente en esta sala se está convirtiendo en norma para nuestra alegría, siguieron desgranando más temas de “IV” como “You're Still The Woman” o “A Lifetime in a Moment”, donde el cantante se arrancó con alguna frase en español (y al finalizar también lo hizo a capella) y que presentó aludiendo a que trataba sobre una chica que conoció, precisamente, en Madrid y a la que sigue recordando.

Houston en directo


Trataron de dar cancha a todos sus trabajos editados, tanto a los que constan de temas propios del tipo “Everlasting” o la sensacional “On the Radio” pertenecientes “III” y “II”, respectivamente, como a los de la serie “Relaunch” en los que pasan por su filtro temas pertenecientes a otros artistas. Lo curioso es que lo hacen de un modo que, si no te lo dicen, podrían pasar perfectamente por temas suyos. En este apartado tendríamos “Live Forever” y su archifamosa versión del “Runaway” de Dakota ya en la parte final de su concierto.

Houston en vivo

Por supuesto no podían faltar algunos temas de su sensacional debut, en mi opinión lo mejor que han editado los suecos de largo, como “Truth Slips”, aunque sin la voz femenina de Helena Alsterhed, obviamente, “Hold On” o ese tremendo “1000 Songs”, en cuyo inicio Hank tiró al público una camiseta. Con ella se despidieron definitivamente recibiendo una merecida ovación a un concierto que supo a poco y nos dejó con ganas de más, lo cual suele ser siempre buena señal, pero que sirvió de perfecto calentamiento para el plato principal. Muy bien los suecos, que esperemos que no tarden otros diez años en volver a nuestro país.

El dinamismo de unos cohesionadísimos WINGER

Concierto de la banda de Hard Rock Winger en Madrid


Últimos ajustes y ya con todo preparado pasaban tres minutos de las nueve de la noche, la hora prevista, cuando aparecieron Kip, Reb, Paul, Rod y Howie (único miembro no original y que sustituye a John Roth) en el escenario siendo recibidos con un gran entusiasmo por un público venido de diversos puntos de nuestra geografía al ser fecha única en nuestro país. Como decía al inicio no es un grupo sencillo de ver en España, y tampoco es que se prodigue demasiado por Europa, por lo que el interés por su actuación superó mis expectativas iniciales de asistencia. Me alegro.

Actuación de Winger en Madrid

Seven” es su último y sobresaliente, por qué no decirlo, disco de estudio y en un tema del mismo recayó el inicio de su actuación. La elegida fue la buenísima “Stick the Knive In And Twist” que, en formato de tres guitarras (Paul se sumó en ella a sus compañeros con este instrumento), sonó más contundente que en la versión de estudio y fue muy bien recibida.

El quinteto salió enchufadísimo ya desde estos primeros compases y así continuó hasta el final sorprendiéndome lo en forma que les vi. Venían muy rodados de la gira americana y eso se notó mucho, en mi opinión, más allá de que son grandísimos músicos todos ellos.

Winger en directo en Madrid

Sí buena había sido la recepción de “Stick The Knive In And Twist” poca imaginación hay que echarle para suponer lo que pasó cuando la enlazaron con “Seventeen”. Exacto, el delirio se apoderó de los presentes. Habíamos pasado de un tema de 2023 a otro de 1988 y la verdad es que la voz de Kip aguantó perfectamente el retroceso de 35 años aunque, eso sí, los coros y apoyos vocales de Reb Beach y Howie Simon en las partes más agudas fueron claves. Ellos no llevaban nada grabado pero claro, ya sabemos lo bien que canta el guitarrista de WHITESNAKE. Lo que no me imaginaba es lo bien que lo haría también Howie, aunque habiéndole visto con Jeff Scott Soto debí haberlo supuesto. Grata sorpresa la que me llevé con él ya que me pareció más que competente en todo lo que hizo esa noche, que no fue poco precisamente.

Winger en Madrid

Paul Taylor cambió la guitarra por el teclado para acometer la celebrada “Can't Get Enuff”, en la que Howie se encargó del solo principal y donde se volvió a poner de manifiesto la constante de la noche. Me estoy refiriendo a los grandes coros que le hacen sus compañeros a Kip y que en este tema se notaron muchísimo. Además, me gustó sobremanera el protagonismo que compartieron todos durante la actuación dejándose espacio así como el buen rollo y la camaradería que mostraron a lo largo del concierto. Me encanta ver a una banda cohesionada, sonriendo y disfrutando porque esa actitud se contagia a los que estamos en el foso viéndoles. No hubo egos estúpidos y la armonía entre todos fue la tónica en todo momento con continuas poses y gestos de complicidad. Daba gusto verlos.

Winger en vivo en Madrid

Como si de un viaje temporal se tratara, llegaba el turno tras “Winger” y “In The Heart Of The Young” de recalar en “Pull”. Aquí tampoco hubo sorpresas y “Down Incognito” fue su primer representante. Pese a que es un gran tema la respuesta se resintió levemente (aunque no en las primeras filas) y es que creo que hay muchos seguidores de los americanos para los que sólo existen los dos primeros discos. De nuevo Howie se encargó de la parte solista y, previa presentación por parte del bajista, el tema desembocó en una especie de minisolo de guitarra del californiano. Parece claro que, aunque lleve con ellos desde 2018 únicamente, le aprecian y valoran mucho. Y bien que hacen ya que creo que es un grandísimo fichaje.

Winger en directo

Primeras palabras de Kip comentando que había pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvieron en Madrid, agradeciendo nuestra presencia, y recordando que el año pasado editaron su disco “Seven” como preludio al primer sencillo del mismo, “Proud Desperado”. No es un mal tema, pero tampoco es de mis favoritos del último trabajo y lo cierto es que la respuesta de la sala fue de las más tímidas de la noche. Suerte que la enlazaron sin pausa con “Junkyard Dog (Tears In Stone)” con Paul de nuevo a la guitarra y que, aunque sea de “Pull” y no la tocaran entera, sí obtuvo una buena acogida y volvió a levantar a la audiencia. Supieron jugar muy bien con los tiempos y el orden de los temas para dotar de ritmo y dinamismo al concierto que, obviando los siempre tediosos solos, no tuvo “bajones” considerables.

Entrábamos en el ecuador de la descarga que continuó, in crescendo, retrocediendo a su debut con “Hungry”. Aquí no se ahorraron la parte inicial de la misma con el teclado de Paul Taylor y la voz del bajista para entrar luego el resto de sus compañeros, es decir, como es el tema en estudio. El estribillo fue coreado a rabiar y Kip no escatimó en agudos perfectamente arropado, como siempre, por los coros de sus compañeros. Muy bien Winger a la voz en este tema tras el que comenzaron a escucharse los primeros “ooooe, ooooe” en la sala ante las caras de felicidad de todos los miembros del grupo. De hecho el propio Kip sacó el móvil para grabar el momento.

Winger en Madrid

Breves palabras del bajista para recordar que estaban los cuatro miembros originales y que Paul Taylor, al igual que él mismo anteriormente, formó parte de la banda de Alice Cooper (y ya sabemos todos que Alice no recluta a cualquiera) antes de pedirnos que cantáramos con él la siguiente canción. El inconfundible inicio de teclado de “Miles Away” puso la sala patas arriba y el estribillo fue coreado por todos a grito pelado junto a los músicos. De nuevo Kip no se escondió y afrontó el exigente tema sacándolo con solvencia. No olvidemos que han pasado un montón de tiempo y que el músico y compositor tiene 62 años. Muy meritorio.

No abandonamos el segundo disco porque era el turno de uno de mis temas fetiche de los americanos y, visto lo visto, también de muchos de los presentes. Me estoy refiriendo a la increíble y siempre fija en sus repertorios “Rainbow In The Rose” en la que la voz de Reb tuvo mucha presencia en el estribillo y en cuyo final Rod Morgenstein demostró lo buen baterista que es. La canción desembocó en un, tan obligado como innecesario, solo de Reb Beach. Para cualquiera que haya seguido su trayectoria como guitarrista y compositor está fuera de toda duda lo increíblemente bueno que es y la clase que tiene tocando. Por eso siempre digo que no necesito solos en los que demuestren este tipo de músicos su destreza y valía. Sus canciones hablan por sí solas. Lo entiendo como parte de obtener notoriedad a título personal (de hecho pidió que encendieran los focos frontales para que se le viera mejor) pero para mí son siempre minutos perdidos de concierto. Si se trataba de dar cierto descanso a la voz de Kip, me pareció mucho más acertada su interpretación junto a sus compañeros del tema propio “Black Magic” donde Paul se encargó de la rítmica y Howie se colgó el bajo de Winger. Mucho más entretenido a mi modo de ver que la primera parte donde únicamente estaba el guitarrista en escena.

Kip Winger en Madrid

Con la vuelta del bajista, con un micrófono de diadema para tener toda la movilidad posible de aquí al final del concierto, llegaba el turno de acordarse del maravilloso “Karma” con la no menos maravillosa “Pull Me Under”, en cuyas partes finales sí vi sufrir a Kip un poco para llegar a los tonos más altos. No soy capaz de entender cómo teniendo semejante discazo en su haber no le dan más representación en directo. Cuántos grupos matarían por haber compuesto algo parecido, no en 2009 como ellos, sino en su época más gloriosa. En fin, ni en la propia gira del disco (última vez que les vi) tocaron más de tres canciones así que no debería extrañarme que fuera su única representante pero es una total y absoluta lástima. Pero claro, cuando pasa sin pena ni gloria para la mayoría de la gente veo lógico que el grupo lo tome como falta de interés por ese material y lo obvie. No importa, lo quemé de tanto oírlo en su día y lo seguiré haciendo.

Concierto de Winger en Madrid

Entre clásicos y solos

De nuevo, sabiamente, la enlazaron con un tema antiguo como “Time To Surrender”, perteneciente a “Winger”, que volvió a subir la intensidad aunque creo que fue de las que peor cantó el bajista y ni los apoyos de Reb le salvaron esta vez. Es también una canción muy exigente por lo que valoro muy positivamente que intentara, sin trampa ni cartón, afrontarla con todas las consecuencias. Por desgracia, a continuación, era el turno del solo de batería de Rod que, vuelvo a decir, me sobró y quitó tiempo para, perfectamente, haber tocado alguna canción más máxime cuando dos temas antes habíamos tenido el de Reb, y no es un grupo que toque dos horas precisamente. En fin, es lo que hay.

Para mi sorpresa, tras el solo de Rod, posaron para hacerse una foto con el público de fondo y saltaron todas las alarmas porque apenas llevaban 65 minutos y esto lo suelen hacer los grupos cuando van a terminar sus actuaciones. Parecía obvio que no podía ser porque faltaban clásicos que tenían que tocar sí o sí pero no sería la primera banda que se deja temas sin tocar, ¿verdad? Afortunadamente, tras nuevos agradecimientos para todos y más “ooooesss ooooesss” las primeras notas de “Headed For A Heartbreak” sonaron y todos contentos. En ella volvió a destacar un Beach inmenso en las partes solistas clavando todo (¿por qué hacer solo de guitarra si en esta canción ya demuestras tu virtuosismo con creces?) y aquí sí estuvo muy correcto Kip a la voz. La verdad es que les quedó francamente bien aunque no es de mis favoritas de ese disco.

Show de Winger en Madrid

La despedida de WINGER

Estábamos llegando al final del concierto y todos esperábamos lo mismo porque sabíamos qué faltaba por sonar de lo fundamental. En efecto, una brutal “Easy Come Easy One”, que les quedó de lujo y fue alargada brevemente en su parte final para que cantáramos, dio paso a “Madaleine”, también en formato de tres guitarras, tras hacernos corear varios “oooohs”. Muy buena también la interpretación de este genial tema cantado a pleno pulmón por una sala que llevaba volcada con el grupo desde hacía varias canciones para su regocijo. Cómo gusta recibir el cariño de la gente cuando llevas tanto tiempo sin tocar en un sitio, como era el caso. Pequeña jam final con solos de guitarra, según iba el bajista presentando a sus compañeros, mientras eran ovacionados por un público rendido a los estadounidenses, a los que vi realmente emocionados y complacidos por semejante muestra de aprecio.

Actuación de la banda de Hard Rock Winger en Madrid

Esto iba a ser todo por esa noche pero volvieron a resurgir las palmas y los cánticos de “oooe, oooe” con tanta fuerza que, cuando ya estaba subiendo las escaleras para salir de la sala vi que volvían a escena para ofrecernos un bis. Pero no un bis cualquiera, un bis “de verdad” de esos que hacía tanto tiempo que no veía en un concierto que casi se me saltan las lágrimas de la emoción. Nada que ver con esos bises encorsetados que está más que claro que van a sonar. Desde luego lo merecíamos por la entrega mostrada pero no por ello es menos valorable el hecho de que se saltaran su “guión” y lo tocaran. Muy grandes porque en otros lugares “Blind Revolution Mad”, la elegida previa pequeña reunión, no había sonado y la sensación final que dejaron con este gesto fue inmejorable.

Entre solos y demás fueron 90 minutos de una actuación que me dejó satisfecho, mis expectativas no eran demasiado altas todo sea dicho, porque el grupo estuvo muy voluntarioso y el público ayudó a crear un gran ambiente. Ojalá se valoré más la última etapa del grupo y no tarden tanto tiempo en sacar nuevo material porque el polifacético Kip Winger y sus compañeros siguen tocados por la varita mágica de la composición. Ya, si además de sus clásicos inmortales, deciden apostar un poco más por ese material más reciente y de tanta calidad, mejor que mejor.

Más sobre HOUSTON en su Facebook.

Más información sobre WINGER en su web oficial.

Sigue a HELLPRESS en Whatsapp para más noticias y contenidos de Hard Rock y Heavy Metal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí