Crítica de ASPHYX - Incoming Death

0

Un nuevo disco de ASPHYX es siempre una buena noticia… máxime estando en buena forma como están desde su retorno con “Death... the Brutal Way”, donde Bob Bagchus el único miembro original y Martin Van Drunen que estuviera en los dos discos más míticos de la banda holandesa, “The Rack” y “Last One On Earth”, después de salir de PESTILENCE, uniéndose a la fiesta Paul Baayens de THANATOS y HAIL OF BULLETS, en esta última habiendo coincidido con Drunen, que es el vocalista fetiche para el Metal Extremo holandés.

Lo que ya no es tan lógico es que ese disco pierda al único miembro original, Bagchus, que ya no podía asumir el rol de la banda en directo y ha centrado sus esfuerzos en SOULBURN (que por cierto, saca disco también en breve), haciendo una vez más que ambas bandas coincidan temporalmente y que sus historias se complementen. Así pues “Incoming Death” es el primer disco de ASPHYX sin Bob y con Drunen como único representante del pasado de ASPHYX.

Esto se traduce claramente en la línea que estaba siguiendo ASPHYX desde el citado álbum de retorno, pero multiplicado por dos por lo menos: más Death y menos Doom, más músculo y menos atmósfera y todo centrado en la podrida y reconocible voz de Drunen. Producción crepitante y equilibrada masterizada por la mano de Swanö y unas composiciones previsibles y atávicas pero no por ello menos excitantes, aunque uno se pregunta. ¿Era necesario? Si dejamos a un lado vicisitudes no musicales, “Incoming Death” no va a sorprender a nadie más allá a lo mejor de “Subterra Incognita”, un tema muy denso y Doom y “The Grand Denial” o el cierre “Death: The Only Immortal”, que combinan ambas facetas de manera adecuada.

El resto suena a Death Metal de corte holandés sin riesgos ni mayores complicaciones, una continuación de los dos discos con Drunen de los noventa y de los trabajos de retorno, como si todo lo que pasó entre medias no hubiese existido. Lo cual tiene una lectura negativa: que al final de la escucha de “Incoming Death” pocas veces volverás a él y preferirás tirar de archivo. La labor del enorme Stefan Hüskens de DESASTER aporta un uso del doble bombo más constante y unos ritmos más mecánicos, faltando un poco ese toque más ligero que tenía Bob Bagchus y sus breaks y ralentizaciones sorprendentes. Esto unido a los riffs de Baayens mantiene esa sensación de clonismo que con los trabajos de HAIL OF BULLETS ya se tenía.

Cortes como la apertura “Candiru”, el postrero y escaparate del disco “Forerunners Of The Apocalypseo su continuación tras “Subterra Incognita”, “Wildland Fire”, son fáciles de disfrutar, ritmos contenidos, groovies y pegajosos, unidos a melodías oscuras de cierto aura épica y la voz de Drunen llenándolo todo, mientras que otros como la propia “Incoming Death” siguen la línea frugal y brutal de “Deathammer” con el título repetido hasta la saciedad y un cabeceo constante que se apodera de nuestras cervices.

En global “Incoming Death” es un disco equilibrado, no se hace pesado y para cualquier aficionado al Death Metal en su versión más primitiva holandesa (a medio camino entre el Thrash y la escuela sueca de Estocolmo) es una buena alternativa. Yo particularmente he disfrutado mucho con él, pero dejando a un lado si es legítimo o no seguir con el nombre de ASPHYX cuando ya no queda nadie original, creo que tampoco pasará a la historia. Continuista y fácil de escuchar, pero carente del riesgo o incluso la inspiración suficiente como para tocarnos la fibra sensible y perdurar en nuestra memoria. Simplemente un buen trabajo, otro más y la oportunidad de verles en directo en 2017 en fecha única en España el 26 de mayo.

Raúl Ureña Salgado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí