Crítica de DARK TRANQUILLITY - "Moment"

0
Dark Tranquillity Moment

Había escuchado el primer single, "Phantom Days", de "Moment", el nuevo y duodécimo disco de DARK TRANQUILLITY. Y me había parecido una canción estupenda, brillante, con lo mejor de ese tinte gótico y existencialista que ha tenido el grupo (especialmente) en la última década y una chispa que vibraba hacia una tradición más puramente Göteborg. Adoro a DARK TRANQUILLITY, es una banda por la que siento una profunda admiración. Pero después de más de tres décadas de carrera no me tomo sus nuevos discos con una necesidad nerviosa de escrutarlo todo ni valorarlo con exactitud. Sencillamente, los escucho. Que parece una obviedad, pero no lo es: ¿cuántas veces realmente nos abandonamos a la música sin más, sin juicios, prejuicios, pensamientos que van hacia el pasado y el futuro o comparaciones?

Y "Moment" me decepcionó profundamente, con una sensación de fría distancia que me hizo recordar al mediocre "We Are The Void". Sé que hay seguidores de DARK TRANQUILLITY que no casan con el estilo más atmosférico y reflexivo de los últimos discos, "Construct" y "Atoma". Pero no es mi caso: muchos momentos de esos dos trabajos me alcanzaron de pleno, me llegaron al corazón. "Moment" se me hacía, en cambio, un conjunto de composiciones opacas, fáciles y poco inspiradas. Un grupo con el piloto automático puesto o, sencillamente, en valle compositivo. Un mal día en la oficina, como poco. Volví a estas nuevas canciones una y otra vez, no sé si porque me lo decía el instinto, porque sentía que tenía que haber algo más que solo eso o, aunque sea una teoría más prosaica, porque es DARK TRANQUILLITY. Seguramente si fuera otro grupo no habría tenido tanta paciencia… pero son tres décadas de carrera y demasiados buenos momentos juntos. La fidelidad, desde luego, está bien ganada.

Y "Moment" apareció. Poco a poco, melodía a melodía, en cada línea vocal de Mikael Stanne. Un disco dentro de otro disco, un disco que parecía no estar allí. Un disco excelente.

"Moment", un instante casi lógico para DARK TRANQUILLITY

Esto, claro, no está a la altura de "The Gallery", "Damage Done" o "Fiction". Ni siquiera creo que lo pretenda. Los clásicos de DARK TRANQUILLITY seguirán siendo los que son, los temas más solicitados en directo también. Esa aguja no la va a mover "Moment", si es que algo de lo que ingenie en el futuro lo logra para un grupo con tanto pasado. De hecho, los referentes de este nuevo disco son el cuestionado trío anterior ("We Are The Void", "Construct", "Atoma") y el cuestionado tramo de investigación gótica que desembocó en "Haven". Y ya sé que esto, dicho así, no va a sumergir a muchos seguidores del grupo en un estado de expectación optimista.

Pero es la realidad. Nada más y nada menos: "Moment" es una reflexión sobre qué significa cada instante, que hacemos con los puntos de inflexión, como interpretamos lo que nos rodea, una llamada obvia al excepcional artwork, que vuelve a ser obra de Niklas Sundin. Y esta es otra de las claves de este nuevo trabajo: Sundin se ha ido, así que parte de la esencia original de DARK TRANQUILLITY se apaga inevitablemente con la salida del guitarrista original. La labor de elaboración queda más que nunca en el trío que ha llegado la batuta en los últimos años: las ideas reflexivas de Stanne, la concreción compositiva del batería Anders Jivarp y el teclista Martin Brändström. Por eso era improbable esperar otra cosa de "Moment" que no fuera más atmósferas góticas e íntimas, más coqueteos con un sonido que va del Melodeath a las texturas de KATATONIA o INSOMNIUM, pocos adornos y guitarras sin grandes flashes, al servicio de un tono constantemente otoñal y melancólico. Nada de eso ha cambiado, pero sí asoma lo que puede ser una traza del futuro que está por venir: han llegado dos nuevos guitarristas de mucho nombre, Johan Reinholdz (con un notable background Progresivo) y Christopher Amott, ex ARCH ENEMY y ARMAGEDDON. Recién aterrizados, no tienen un efecto mayor en el apartado compositivo, pero sí despliegan un trabajo de guitarras más rico que el de los anteriores trabajos, con detalles que reverberan hacia el océano atmosférico que domina todo y la aparición de unos solos a los que habíamos dejado de estar acostumbrados. Son puntos a favor de "Moment" y veremos si una pizca de lo que ha de ser en el futuro. No parece lo peor que podría pasar, francamente.

DARK TRANQUILLITY escribe canciones con el poso del que siempre ha estado ahí, con el sello casi regio de quien lidera emocionalmente la escuela de Göteborg, que fue tan grande y derivó en tantas cosas, no todas deseables. AT THE GATES, el gran padre fundador, se fue y tardó y volver. IN FLAMES decidió que le tiraba más Massachusetts que Suecia. Pero DARK TRANQUILLITY siguió siempre su curso, sin estridencias y con una costura obvia y singular. Sin repetirse pero sin alejarse demasiado, siempre a una distancia prudencial de su esencia. "Moment" tampoco es una revolución, y de hecho es un disco lógico si se recuerdan sus antecesores. Es más difícil y menos accesible, pero es probable que sea también más rico, más profundo. Un artefacto aparentemente sencillo y frágil, casi distraído, que acaba siendo todo lo contrario. Es, si se hurga en él (o más si dejas que él hurgue en ti), una excelente creación.

Las atmósferas siguen siendo delicadas, y la rabia que emana es más de aura que de puños. En 2020 la música de DARK TRANQUILLITY no es física, es esencialmente etérea, más cargada de preguntas que proclive a dar respuestas. Las melodías tardan en iluminar pero cuando lo hacen, deslumbran. Las voces limpias no aparecen en el arranque del disco y lo marcan inevitablemente después. "Moment" no derriba la puerta y te agarra por el cuello, se filtra por debajo del marco como un vaho imperceptible pero tóxico, una sugerencia más que una obligación. De pronto, unas canciones que no parecían tener nada de especial empiezan a crecer, a conmover, a aparecer en tu cabeza, a reclamar más atención… y ahí, justo donde otros discos acaban, "Moment" empieza. "Phantom Days" no deja nunca de ser el estandarte, la gran canción de esta nueva obra. La que perdurará sin duda. Pero se alzan otras, poco a poco. Por energía "Failstate", "Transient" e "Identical To None"; Por pura emoción "Remain In The Unknown", la intimísima "Standstill" o la melancólica "Eyes Of The World".

"Moment" tiene el riesgo obvio de perder adeptos por el camino, porque no es irresistible desde un primer contacto. No va a seducir a muchos de los que no estaban convencidos con los últimos discos de DARK TRANQUILLITY ni va a resistir el primer impulso de los más impacientes. Mi recomendación va para todos los demás, los que todavía pueden sentarse sin esperar nada, simplemente a escuchar y sentir. Esos serán recompensados por un disco que es mucho más de lo que parece. Que te persigue despacio, desde la distancia y sin acelerar el paso. Pero que finalmente te alcanza. Y cuando lo hace, ya no te suelta hasta que estás plenamente sumergido en él. Solo hay que dejarse llevar, perseverar y ponerse en manos de DARK TRANQUILLITY. Más de treinta años después, decía más arriba, la fidelidad está bien ganada.


Discográfica: Century Media Records

"Moment", de DARK TRANQUILLITY fue elegido por la redacción de HELLPRESS como uno de los mejores discos de 2020.

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña
Nota
8
Artículo anteriorCrítica de SÓLSTAFIR - "Endless Twilight Of Codependent Love"
Artículo siguienteCrítica de BRING OUT YOUR DEAD - "Bring Out You Dead"
De la vieja guardia a base de cumplir años, y ya van suficientes como para que cumplirlos sea una putada. Me gano la vida escribiendo y llevo más de un cuarto de siglo escuchando Metal. La gran constante de una vida que me paso intentando cumplir aquello de que hay que ser de los buenos porque ya hay demasiados de los malos en el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí