Crítica de Inglorious - Inglorious

0

Los británicos INGLORIOUS debutan con un álbum homónimo y con una buena ristra de opiniones favorables detrás. Lo primero que he leído sobre ellos es que son «el futuro del Rock británico» y el mismísimo Brian May ha dicho que son unos «jóvenes Deep Purple». Vaya por delante que a mí leer este tipo de cosas cuando aún no he escuchado ni una sola canción del grupo, lejos de crearme altas expectativas, me lleva a desconfiar y a escucharlos de manera aún más escéptica ante la posibilidad de que ofrezcan algo nuevo y que realmente merezca la pena.

No son pocos los grupos que han surgido de cualquier parte del mundo imitando el sonido del Rock de los años 70’ y tampoco son pocos los grupos que en este intento nos han “regalado” discos desastrosos y repetitivos para nuestros oídos. Sin embargo, a veces hay maravillosas excepciones y, afortunadamente, puedo decir que INGLORIOUS es una de ellas; yo no afirmaría tan a la ligera que son el futuro del Rock británico, pero sí que instaría a cualquier amante del Rock clásico a escucharlos y disfrutarlos.

Apenas hace dos años, en febrero de 2014, el vocalista Nathan James, al que tal vez conoceréis de participar en conciertos de TRANS-SIBERIAN ORCHESTRA y ULI JON ROTH, quiso construir su propia banda y con este objetivo reunió a los guitarristas Wil Taylor y Andreas Eriksson, el bajista Colin Parkinson y el batería Phil Beaver; todos ellos muy influenciados en su forma de tocar por legendarias bandas como WHITESNAKE, DEEP PURPLE, LED ZEPPELIN, AEROSMITH o BLACK SABBATH. Con estos gustos musicales, ya podían anticipar el sonido que iba a caracterizar a INGLORIOUS.

La canción que ha servido de introducción a esta joven banda británica es “Until I Die”, que comienza con un órgano que bien podría haber sido tocado por el desaparecido Jon Lord en alguno de los temas del álbum “Machine Head” de DEEP PURPLE; de cualquier manera, este órgano no es el protagonista aquí, deja paso a un riff de guitarra potente y setentero y a la grandiosa voz de Nathan James.

Otro de los grandes temas del disco debut de INGLORIOUS es la bluesera “Holy Water”, que suena a una mezcla entre BAD COMPANY y los primeros WHITESNAKE. Además, el tono vocal se asemeja bastante al del maestro Coverdale. “Girl Got A Gun” suena a clásico de Hard Rock desde la primera escucha; es directa, tiene gancho y el estribillo es memorable. La que lleva por título el nombre de la banda, “Inglorious”, es otra que no va a pasar desapercibida con su inicio cercano al “Sweet Emotion” de AEROSMITH y unos efecto vocales propios del “Innuendo” de QUEEN. Finalmente, cerrando el debut está “Wake”, una balada acústica, con una melodía bonita y cuidada, en la que Nathan vuelve a lucir su magnífica voz.

Me gustaría aclarar que las referencias musicales que he señalado como las que han influenciado este debut no han servido a INGLORIOUS para copiarlas, sino, como su nombre indica, sólo para servir de influencia. No suenan a ninguno de estos grupos en concreto; en cada canción se nota la música que han mamado, pero tienen su propio sello, su propio sonido, y esto es algo que no muchas bandas pueden decir en la actualidad y menos aún grupos que apenas están comenzando. Sin duda es un álbum para tener en cuenta.

 

Sensi Cuadrado

Artículo anteriorDEFTONES estrena “Hearts/Wires”, canción de “Gore”
Artículo siguienteBEHEMOTH: Vídeo de “Ben Sahar”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí