Crítica de WITHERSCAPE - The Northern Sanctuary

0

Dan Swanö es un culo de mal asiento. Así lo ha sido toda su vida, desde sus tiempos en EDGE OF SANITY, PAN.THY.MONIUM, pasando por el divertimento de BLOODBATH y acabando con NIGHTINGALE. Precisamente como un complemento de NIGHTINGALE, surgía en 2013 WITHERSCAPE con la ayuda de su compañero y amigo en la tienda de música en la que Dan ha trabajado durante 14 años, Ragnar Widerberg. Líricamente conceptual, musicalmente un cruce entre EDGE OF SANITY (por las voces guturales y algunos riffs más cercanos al Death) y los citados, WITHERSCAPE sorprendía en 2013 con “The Inheritance”, y un año después con el EP “The New Tomorrow”, extendiendo el sentimiento progresivo y la melodía de los últimos trabajos hacia una estructura compositiva más tradicional y encorsetada. La culminación es “The Northern Sanctuary”, que recoge el sentimiento de canciones del primer trabajo del proyecto como “Dead For a Day” y “Math of The Myth”, las más estandarizadas en estructura, y las lleva un punto más allá.

Como buen productor, además con un sentido de la grabación muy clásico, Dan edita el trabajo con un mayor rango de sonidos y menos volumen que lo habitual en el mundo actual y Century Media le hace un favor presentando el disco en dos versiones: con la mezcla “auténtica” y la mezcla, digamos, “moderna”. Ni que decir tiene que la primera es la que más matices tiene, sin embargo será la segunda la que más gustará a los seguidores metálicos, porque las guitarras suenan mucho más potentes. En cualquier caso, la música de “The Northern Sanctuary” es mucho más directa y pegadiza que la que contenía “The Inheritance”, con más espacio a la melodía y menos giros argumentales. Dan y Ragnar han querido ofrecer un disco complejo con un envoltorio sencillo y el resultado de este segundo trabajo de WITHERSCAPE da en el clavo, consiguiendo que el proyecto adquiera la personalidad necesaria dentro de la larga y variadísima trayectoria de Dan Swanö.

Según parece Dan fue escribiendo ideas y las encajaba en estructuras cortas y precisas que no se fueran más allá de los cinco minutos. Y el resto de ideas que tenían un sentimiento más progresivo y virtuoso las fue acumulando para el cierre (o casi cierre, pues aún existe una outro pianística con “Vila i frid”), el corte que da título al trabajo y que se va hasta los trece minutos de duración. Puede parecer algo arriesgado este concepto, pero si lo vemos con un sentido de conjunto es acertadísimo porque cada canción tiene una personalidad y al mismo tiempo se sigue un hilo conductor que eclosiona con “The Northern Sanctuary” y la mencionada outro, sin que uno piense que el citado corte esta desubicado o que estamos hablando de otro grupo. Digamos que estamos ante una obra completa dividida en nueve movimientos, independientes pero complementarios.

Interpretativamente, lo más llamativo es el trabajo vocal de Dan Swanö, tanto con su brutal voz gutural, como con las voces melódicas. El tema de apertura, “Wake Of Inifinity” es ideal para ver esta combinación, siendo además uno de los cortes más variados del trabajo. Ragnar despliega unos riffs muy metálicos en un sentido muy clásico (no en vano una de las influencias de WITHERSCAPE es JUDAS PRIEST) y solos muy melódicos para contrastar, mientras que los patrones rítmicos de Dan mueven los temas entre lo más extremo y lo más lírico, o como en el caso de “In the Eyes Of Idols”, generando un single en potencia. Los teclados ayudan a crear un sentimiento progresivo ochentero (la prueba es la tercera en discordia, “Rapture Ballet”) y generan atmósferas muy a lo NIGHTINGALE pero que contrastan con los dobles bombos y las voces guturales, generando al final un trabajo lleno de matices y fusión de estilos, que tiene personalidad propia. Incluso temas más blandos y emotivos como “The Examiner” o “God Of Ruin”, triunfan por la gran voz limpia de Dan y porque saben llevar muy bien la tensión dramática, especialmente el segundo de los citados en su segunda mitad, con voces guturales más protagonistas. En cuanto al corte más largo del trabajo, “The Northern Sanctuary”, se puede considerar como un resumen de todo el disco y probablemente lo mejor que han compuesto hasta ahora, con continuos vaivenes de dureza y virtuosismo y mucha música contenida en sus largos trece minutos.

Para mi gusto WITHERSCAPE, o lo que es lo mismo Dan Swanö y Ragnar Widerberg han conseguido lo mejor que este proyecto da de sí. No busquemos paralelismos con el pasado (y presente) de Dan Swanö, porque aquí se ven ecos de todos sus proyectos (EDGE OF SANITY, NIGHTINGALE y PAN.THY.MONIUM a la cabeza), pero no se parece a nada de lo que ha hecho hasta el momento. “The Northern Sanctuary” es simplemente una forma de dejarse llevar por el derroche de creatividad que tiene este hombre y que da como resultado un trabajo que está entre lo mejor del año para mi, incluso la magnífica portada, una de las mejores también sin duda.

Raúl Ureña Salgado

Artículo anteriorPAUL DI´ANNO está luchando contra el cáncer
Artículo siguienteANGRA: Videoclip de “Synchronicity II”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí