Crítica de HELL'S FIRE - Rest In Riffs

0
Portada de Hells Fire Rest In Riffs

De aquí a unos años atrás, una serie de bandas han ido construyendo, baldosa a baldosa, su propia parcela musical en nuestro país, dándole forma a ese género importado que se viene a llamar a Southern Metal y en el cual se aúnan formaciones que, aun teniendo un sonido hermanado y parejo, también presentan sus diferencias y señas propias de identidad. EVIL IMPULSE, GRAPESHOT, KHAYMAN o UNDERGROUND KOMBUSTIBLE son algunos de esos pilares de esta pequeña familia que, poco a poco, sigue y sigue creciendo. Militando en estas filas se halla también el combo madrileño HELL'S FIRE, un quinteto que nos trae "Rest In Riffs", su tercer trabajo en estudio.

HELL'S FIRE sigue aferrándose a un sonido bronco, sudoroso, empapado en densidad y resguardado por composiciones pesadas y machaconas que, como novedad, presentan un acabado al que me atrevería de tildar de elegante. Hay quien pueda pensar que este apelativo lleve a ningunear a los anteriores discos de la banda, y nada más lejos de la realidad; el distintivo solo refuerza y abrillanta la progresión de un conjunto que, de momento, ha ido escalando peldaños con avidez, investigando más y mejor en los años setenta y combinándolo con todas las posibilidades que ofrece el Groove noventero, como veremos a continuación.

La música de HELL’S FIRE en "Rest In Riffs" sigue siendo malencarada y contundente, por si el anterior párrafo había generado algún tipo de duda, pero también se percibe más abierta que nunca, sin que por ello el concepto sureño y primitivo de la banda se desdibuje en ningún momento.

En este aspecto, sorprende enormemente como el quinteto tan pronto nos traslada hasta el universo de unos ORANGE GLOBIN o CORROSION OF CONFORMITY, como nos sitúa en el de los más vetustos BLACK SABBATH de los primerísimos setenta o en el de formaciones como KYUSS e incluso DOWN, y todo ello sin que la particular tela de araña sonora tejida por el grupo llegue a deshacerse nunca. Se podría decir, a modo de titular, que este es un compacto que primordialmente suena a música facturada por unos tipos que, valga la redundancia, escuchan gran cantidad de música y saben lo que hacen.

La portada de "Rest In Riffs" la copa un coche fúnebre ataviado con calaveras y elementos tétricos y fantasmagóricos que, a su vez, se trasladan al cuidado libreto, el cual nos muestra una cita del fallecido Peter Steele (TYPE O NEGATIVE, CARNIVORE) al principio y otra de Charles Manson al final. Una vez impregnados de ese hediondo olor a muerte que te transmite el artwork del trabajo, qué mejor que dejarse arrastrar por el fango en el que constantemente, se zambulle y reboza HELL’S FIRE.

“Call Of The Swamp”, a modo de intro, nos empapa en densidad sabbathica, en los oscuros setenta que vieron nacer el Heavy/Doom, para, a continuación, presentarnos a Johnny, el violento individuo que protagoniza “The Hearse”, un tema cortante y rudo, de esos en los que mandan los riffs. A su vez, “Never Too High” arranca con un comienzo más Stoner, recordándome a bandas como FU MANCHU. Lo que más me atrae del tema es la mirada que el quinteto madrileño echa a los setenta de formaciones como THIN LIZZY mediante ese juego de punteos doblados, aunque con mucho más cuerpo y un acabado más mostrenco.

Por su parte, “Nightstalker” nos recuerda la importancia en el género de iniciar un tema con un riff que se te meta en las entrañas. Puro groove que, por momentos, nos da una buena bofetada a base de velocidad thrasher. Como curiosidad, la letra nos sumerge en las macabras andanzas de Richard Ramirez, un tejano que causó estragos por sus siniestras aficiones en la América de los años ochenta. “Same Old Story” también viene definida por otro riff pegadizo al que la voz grave y oronda de Mario me lleva hasta el territorio de bandas como ORANGE GLOBIN y CORROSION OF CONFORMITY. La pieza en cuestión tiene, a mi parecer, uno de los mejores estribillos del compacto.

“March Of The Witch”, un tema que ahonda en el universo de la brujería y de los rituales, nos abre sus siniestras puertas con un punteo estiloso y con cierto aire Sleaze que seduce y te envuelve. Tras este, “The Mirror” nos devuelve a la faceta más Doom y pesada de HELL’S FIRE, viniéndome a la mente al comienzo del tema bandas como SAINT VITUS, aunque, en su conjunto, no me parece de los más inspirados de "Rest In Riffs" precisamente.

En el tramo final aparece “Muddy Bottom”, una canción puramente DOWN, lenta y tosca pero incendiaria, en la que la banda llega a embrutecerse bastante. Su relevo, “The Whorehouse”, tiene un deje rockero a esos primeros noventa de bandas como SOUNDGARDEN, sobre todo si atendemos a la tesitura vocal de Mario, moviéndose en tonalidades altas constantemente, y al trabajo en los solos de guitarra, en clara sintonía con ese arquetipo de bandas surgidas entre finales de los ochenta y principios de los noventa. ¡Brillante pieza!

“Trust” es evocador, rezuma feeling y groove a partes iguales y vuelve a demostrar lo bien que se maneja el quinteto en esa especie de Stoner embravecido. Cabe resaltar el arranque de fuerza que experimenta el tema poco antes de finalizar. “No Shelter” tiene una base rítmica penetrante y el doble pedal, acompasado con las guitarras, nos dibuja otro tema embarrado y áspero, pero desarrollado con una mecánica rockera y pegadiza.

La guinda al pastel la ponen tres covers: “Roadhouse Blues” de THE DOORS, “Neon Knights” de BLACK SABBATH y “Bury Me In Smoke” de DOWN; todas ellas bien ejecutadas, con respeto hacia las originales pero el toque personal de la banda, aunque, de elegir una, me quedaría con la de Morrison y cía al ser un claro “HELL’S FIRE meets MOTÖRHEAD”, y es que no hay nada como arriesgarse, apostar fuerte e inyectarle gasolina a un tema calmado para revolucionarlo de principio a fin sin que este acabe desfigurado.

Stoner, Southern, virutas de Rock N’ Roll, Groove Metal… Son muchas las variantes que, a día de hoy, ofrece HELL’S FIRE en "Rest In Riffs". Queda bien claro, una vez engullido el álbum, que cuando hay talento e imaginación detrás de las canciones, más allá de que estas se inclinen hacia una u otra tendencia, funcionan y transmiten, que al final es de lo que se trata. Si quieres una buena dosis de macarreo con clase, no dudes ni lo más mínimo en hacerte con la tercera entrega discográfica de estos madrileños.


Discográfica: Rock Estatal Records
Reseña
Nota
8
Artículo anteriorCrítica de SARKRISTA - Summoners Of The Serpents Wrath
Artículo siguienteSACRAMENTO anuncia su separación
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí