Crítica de ZEROBYTE - "IX Degrees Of Human Decline"

0
ZEROBYTE - IX Degrees Of Human Decline

"IX Degrees Of Human Decline" es el debut en larga duración de los mallorquines ZEROBYTE, pero bien podría haber firmado su disco MESHUGGAH o, en menor medida, PERIPHERY, que habría pasado barco como animal acuático. Djent Metal de libro es lo suyo, con las mismas guitarras de las que usan y abusan los suecos (Lundgren) y con una producción muy similar, potenciando la pesadez del riff y sólo dejando el detallismo para las atmósferas recreadas por los solos. Hasta la voz de Albert se parece mucho al tono monocorde y constante de Jens Kidman. Dicho esto, sólo resta decir si, dejando a un lado esta falta de originalidad, los resultados de ZEROBYTE son buenos. Aquí me debato en el entusiasmo moderado.

El problema de "IX Degrees Of Human Decline" es que es un disco algo opaco compositivamente. En el tiempo que dura, que tampoco es mucho, hay pocas cosas que resalten las unas sobre las otras. El nivel del conjunto es notable, pero al final el disco se hace un poco repetitivo. Salvo algunos detalles de melodía en temas como "Cogito Ergo Sum" o "Cosmic Dust", por poner dos ejemplos que me han llamado la atención y donde se cuelan algunas influencias algo más despegadas de MESHUGGAH y más cercanas a PERIPHERY. El disco tiene variedad rítmica, los riffs se retuercen una y otra vez y los fraseos son variados, pero la estructura de los temas es muy constante y al final parece que estás nueve veces ante la misma canción.

Una vez superada la sorpresa inicial, el tema que mejor se queda en la cabeza de "IX Degrees Of Human Decline" es "Kepler 62E", que además rítmicamente tiene mucho vericueto. Lo demás no es que sea peor, es que nuestros oídos ya se han acostumbrado a la síncopa, al sonido grave, a la voz agresiva y a los ritmos entrecortados, lo que genera una sensación de cierto cansancio en los últimos tres cortes, pero por simple colocación en el programa del disco, no porque sean diferentes al resto ni estén por debajo en prestaciones. De hecho si colocásemos los últimos temas los primeros, cambiaría la apreciación seguramente, como pasa con "Free Runner", que tiene una introducción muy buena que se consigue quedar bien en la cabeza.

Por otro lado, la producción conseguida es notable pero le falta un poco para brillar. Esto significa que la densidad está potenciada sobre los detalles. Con lo que, precisamente, los elementos de personalidad entre temas están algo ocultos entre el concepto musical general de ZEROBYTE. No es que "IX Degrees Of Human Decline" sea un disco para músicos, pero toda la diversión que seguramente los miembros de ZEROBYTE tienen al ejecutar estos temas no traspasa al oyente que ve un cierto automatismo en lo que escucha.

En términos generales ZEROBYTE debuta con buenos mimbres. "IX Degrees Of Human Decline" es una buena alternativa nacional al sonido Djent internacional. De hecho no hay muchas bandas con un sonido así por aquí y los mallorquines han optado por ser una de las expresiones más puras que he encontrado de este estilo. Les queda todavía por pulir esa barrera que parece que genera su música con el oyente. Mientras tanto, no deja de ser una banda a tener en cuenta.


Discográfica: Blood Fire Death
Reseña
NOTA
6.5
Artículo anteriorConciertos de FIREWIND en Barcelona, Valencia, Valladolid y Vigo
Artículo siguienteCrítica de VIRGIN STEELE - Visions Of Eden
Como músico frustrado siempre me ha gustado investigar y compartir mis sensaciones sobre la música que escucho, dando igual géneros, épocas o artistas. No hay mayor placer que descubrir un nuevo sonido e ir tirando del hilo hasta hacerte una idea en tu cabeza de todo el contexto que lo envolvió. Desde la humildad del analfabeto musical, mis torpes palabras pretenden servir de descarga para todos estos sentimientos que se generan al dejar caer la aguja sobre un vinilo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí