Crónica de HAREM SCAREM y AIRLESS en Madrid

0

Enterarme de que HAREM SCAREM iba a tocar en Madrid a finales del mes de octubre fue una de las noticias del año para mí, en lo que a conciertos se refiere. Si a esto le sumamos que su repertorio iba a consistir en tocar integro su glorioso “Mood Swings” con motivo de su vigésimo aniversario (y alguna que otra canción más por supuesto) la cita se convirtió en ineludible para cualquier seguidor del Hard Rock melódico.

La ilusión que tenía por verles en parte quedó mermada cuando confirmé mi asistencia al Firefest inglés donde tocarían como cabeza de cartel del primer día pero, la pequeña decepción que supuso su concierto, en mi opinión, me devolvió las ganas de verles de nuevo con la esperanza de que en Madrid, al no ser un festival, el concierto de HAREM SCAREM fuera algo más largo y el calor del público español, a años luz de la respuesta del inglés, creara un ambiente diferente. Por desgracia tampoco en Madrid logró encandilarme la banda como hubiera querido y sí lo hace su segundo disco de principio a fin.

Pocos días antes del concierto saltaban as noticias de que las entradas en vías virtuales estaban agotadas y sólo quedaban unos pocos boletos en alguna tienda y en la taquilla. Esto presagiaba un gran ambiente y un llenazo absoluto en una sala cuyos antecedentes en este tipo de circunstancias no son precisamente halagüeños (¿he oído OPETH o KREATOR en sus últimas visitas?). No sé si es cierto eso que comentaba el promotor de que no se había vendido todo el aforo para evitar precisamente este hecho pero, la vedad, es que se estuvo apretado pero sin el agobio vivido en otros conciertos, al menos en la parte delantera.

AIRLESS

airless_madrid_2013_robert_rodrigo

Una larga cola para adquirir los últimos tickets precedió a una puntual apertura de puertas, aunque pasaban diez minutos sobre las ocho (hora prevista para los teloneros) cuando los vizcaínos AIRLESS saltaron a escena con la potente “Gone Too Far” motivados no, lo siguiente, dando la sensación de que para ellos no era un concierto más ya que, como comentó su vocalista Iñaki, era un sueño abrir para su banda favorita de siempre.

airless_madrid_2013_1

No dispusieron de demasiado tiempo por lo que vertiginosamente cayeron “Fight”, de su anterior disco de igual nombre, y “Rescue Me”, otro tema nuevo de su cuarto disco “Changes” que se repartió el protagonismo con su predecesor. Lástima que tuvieran un sonido mal ecualizado y la guitarra de Robert R. Rodrigo fuera prácticamente lo único que se escuchaba. Por lo que me comentaron, por la parte trasera de la sala se escuchaba únicamente la voz y la guitarra, relegando demasiado a un segundo plano a la base rítmica.

airless_madrid_2013_2

Aunque siempre que les he visto me han parecido correctos y son músicos experimentados de gran nivel, lo cierto es que nunca he conectado demasiado con su música. Tienen buenos temas pero en conjunto, por algún motivo, nunca me han llegado. Sin embargo he de decir que, a pesar del sonido, esta vez AIRLESS me gustó más y consiguió transmitirme a mí (y al resto de la sala pareció que también) su entusiasmo y sus ganas de agradar. No sé si sus temas nuevos tuvieron algo que ver también pero me convencieron.

airless_madrid_2013_robert_rodrigo_2

La preciosa balada “I Don´t Care” puso el toque emotivo, donde Iñaki me gustó especialmente (a pesar de que me parezca un vocalista correcto, a secas) aunque no tanto el handicap de los teclados, dio paso a “Crying For Your Love” donde la “caña” volvía a ser protagonista para dirigirse a nosotros seguidamente y pedirnos que cantáramos fuerte el siguiente tema que el grupo iba a interpretar, que no fue otro que la versión del famoso “Anytime Anywhere” de los suizos GOTTHARD contando con la colaboración de todo el mundo.

airless_madrid_2013_3

Llegados a este punto, y con el tiempo acuciando, era el turno los agradecimientos y de su tema insignia, “Now Or Never”, que contó con el beneplácito del público que ya abarrotaba la sala y con el que se despidieron entre merecidos aplausos para dar paso a las estrellas de la noche. Veremos si AIRLESS presenta “Changes” en Madrid y se confirman las positivas sensaciones que dejó. Buen calentamiento.

airless_madrid_2013_robert_rodrigo_3

HAREM SCAREM

Media hora fue lo que duró la espera para recibir con una ovación más que calurosa a tres de los cuatro músicos que grabaron un disco fundamental de la historia del Hard Rock como es “Mood Swings” abriendo, como todos esperábamos, con un temazo del calibre de “Saviours Never Cry”. El griterío inicial se fue apagando ligeramente al comprobar lo penoso que era el sonido que destrozó, literalmente, cualquier opción de disfrutar de la canción. Mal ecualizado y con la voz de Harry Hess que, por momentos, no se oía, fue un despropósito absoluto. Lo malo fue que no se arregló con “Dagger”, un tema de “Overload” que, personalmente, no hubiera tocado tan pronto y donde el doble pedal de Darren Smith en la parte final (que no sé por qué lo tocó) resultó hasta molesto.

harem_scarem_madrid_2013_1

Primeros dos temas y las sensaciones eran bastante agridulces. Además, ignoro el motivo por el que salieron tan serios a escena pero el entusiasmo que había transmitido AIRLESS fue infinitamente mayor que el de los canadienses. Y parece una tontería pero, fuera del escenario, estas cosas se notan.

harem_scarem_madrid_2013_2

Por suerte, según fueron cayendo las imprescindibles “Hard To Love”, “Slowly Sleeping Away” y la tremenda balada “Honestly”, todas ellas de su no menos memorable debut, junto con más temas de “Mood Swings” como “If There Was A Time” o “Sentimental Blvd.”, en la que Darren Smith tomó las riendas vocales demostrando que además de un solvente baterista es también un vocalista más que aceptable, HAREM SCAREM se fue relajando (muestra de ello algunas sonrisas esporádicas y más complicidad ente ellos) y todo sonaba algo mejor pudiendo al fin apreciar la voz de Hess en condiciones.

harem_scarem_madrid_2013_3

Al hilo de esto, si ya de por si en el Firefest la voz del vocalista, aunque en muy buen estado de forma, se mostró mucho más grave por el paso del tiempo dejando una sensación algo extraña en determinados momentos, en Madrid un inoportuno resfriado hizo que tuviera la voz todavía más ronca y hasta soltó algún “gallo” en algunos gritos. Afortunadamente para él, la ayuda de sus compañeros a los coros (aunque me quedó la duda de si en algún momento hubo cierta “ayuda” extra además de la de los teclados pregrabados) fue clave para interpretar las canciones del mejor modo posible y aquí destacaron Lesperance y Smith por encima de un soso Stan Miczek, el único miembro no original del cuarteto, que se limitó a cumplir con corrección con su papel y poco más.

harem_scarem_madrid_2013_4

Con “Karma Cleansing” volvimos a alejarnos de los sonidos que todos queríamos escuchar y el bajón en la respuesta del público no se hizo esperar. Encima Hess no me resultó un frontman especialmente espectacular (y sus “pintas” no tienen nada que ver aunque me hubiera gustado verle más rockero como le pasaría a más de uno supongo) por lo que si a una mala canción le añadimos poca entrega pues el concierto pierde enteros y el público se enfría y ni “Stranger Than Love” ni el medio tiempo “Jealousy” lo consiguió levantar en condiciones, aunque la respuesta fuera radicalmente distinta, como es lógico.

harem_scarem_madrid_2013_5

“Just Like A Planned” dejó en escena a Pete y a Harry mano a mano hasta que Darren se unió para hacer un destrozo importante en la parte final del tema (el Johnny Walker que le acompañaba tal vez tuvo algo que ver) y, aunque la interpretación de Hess fue meritoria, aquí se pudo apreciar con claridad la ronquera debida al resfriado y que su tono de voz se ha vuelto más grave.

Ya con todo el grupo de nuevo en escena y con Harry colgándose de nuevo la guitarra, que le iba acompañando en algunos temas restándole aún más movilidad a la ya de por sí escasa que estaba demostrando sin ella, atacaron un tema incluido en la re grabación de “Mood Swings” que, en mi opinión no deberían haber incluido ya que baja bastante el nivel tanto del disco como lo hizo del concierto y, tras él, afrontaron la recta final del show.

“Empty Promises” y sus geniales coros dieron paso a “Mandy”, donde Pete se lució en condiciones (como si no lo hubiera hecho durante todo el concierto ya sobradamente) acaparando durante dos minutos el protagonismo y demostrando lo estupendo guitarrista que es, por si a alguien le quedaba alguna duda, mientras que la variada “Had Enough” fue la elegida para abandonar el escenario que todos sabíamos que volverían a pisar ya que aún no estaba tocado íntegro su segundo disco.

harem_scarem_madrid_2013_6

La expectación era máxima y la sala estalló cuando sonó ese mítico inicio con la frase “Justice In The World” que abría “No Justice” y que todos cantamos a rabiar mientras veíamos la destreza de Lesperance en la ejecución del solo para cerrar el círculo a ritmo de la marchosa “Change Comes Around”, cuya interpretación me gustó mucho, dejando a público y banda en lo más alto volviéndose a marchar.

harem_scarem_madrid_2013_7

En el Firefest aquí se terminó todo y, a pesar del poco tiempo que llevaban tocando, no entendí muy bien por qué en Madrid decidieron añadir “So Blind” como segundo bis ya que me pareció una mala idea cerrar con ella, y más después de la dupla que compuso el primer bis. Que nadie me malinterprete, no me importó que la tocaran pero no para cerrar un concierto que, encima, se quedó muy escaso en duración a mi modo de ver.

harem_scarem_madrid_2013_8

Sea como fuere, esto fue lo que dio de sí un concierto del que no salí disgustado pero si con sensaciones parecidas a las que me produjeron una semana antes en tierras inglesas (algo peor por el peor estado vocal de Hess y el infame sonido inicial), estuvo bien pero no lo increíble que me hubiera gustado. Supongo que es un tema de expectativas, cuánto más altas son, más posibilidades de que no se satisfagan. Aún así, me alegro mucho de haber podido ver dos veces en ocho días a HAREM SCAREM y haber podido escuchar en directo algunas de las canciones que llevo años queriendo disfrutar en vivo. Con eso me quedo, que no es poco.

Crónica y fotos: David Ortego

Artículo anteriorCHASTAIN: Streaming de “Deep Down In The Darkness”
Artículo siguientePENTAGRAM CHILE - The Malefice

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí