Crónica de SEPTICFLESH, FLESHGOD APOCALYPSE y CARACH ANGREN

0
septicflesh-madrid-2013

Había una relativa expectación por el retorno de los griegos SEPTICFLESH a tierras españolas, ya que nunca habían pisado nuestro país como cabeza de cartel, y la última vez que estuvieron por aquí fue con VADER en 2008. Les acompañaban muy acertadamente dos bandas que, aunque diferentes en cuanto a estilo, sí comparten los elementos orquestales en la música. Por un lado, los italianos FLESHGOD APOCALYPSE con su Death Metal técnico y sinfónico, y la banda holandesa de Black Metal Sinfónico CARACH ANGREN. De propina, los griegos DESCENDING para caldear el ambiente. Teniendo en cuenta que el concierto era un miércoles, tampoco se podía esperar mucho público... y así fue. Se podría decir que la sala Arena estaba a un 30% de su capacidad.

descending-madrid-2013-1

Los primeros en abrir fuego fueron los mencionados DESCENCING, un grupo de Thrash-Death-Groove Metal moderno que ha aprovechado la oportunidad para girar con SEPTICFLESH trabajando para sus compatriotas como probadores de sonido. Tocaba con ellos, por cierto, un ex SUICIDAL ANGELS, el guitarrista Panos Spanos.

descending-madrid-2013-2

El grupo tuvo muchos problemas de sonido, llegando a tocar varios temas sin una de sus guitarras y a quedarse sin micro en otro corte. DESCENDING tuvo que luchar por lo tanto contra viento y marea para llevar a cabo su show, pero ese es el precio para hacerse un nombre en la escena. Destacó sobre todo su entrega y un sonido a veces muy pesado que llegaba a recordar a GOJIRA o MESHUGGAH en algunas canciones, como en “The Energy”, aunque todavía mantiene un dinamismo mayor que le permite saltar entre estilos.

descending-madrid-2013-3

Poco a poco DESCENDING fue solventando esas dificultades y demostrando, cuanto menos, una buena actitud y derroche de fuerza que fueron aprobados por el aplauso del escaso público que todavía había en la sala.

carach-angren-madrid-2013-1

Los siguientes en salir al escenario fueron los holandeses CARACH ANGREN, con su Black Metal Sinfónico y sus historias de fantasmas y terror. Tocó verles realizar la prueba de sonido y cómo decoraban el escenario, con un esqueleto colgando del teclado. El grupo, siniestramente maquillado, como mandan los cánones, perdía un poco de ese glamour pavoroso al trastear el teclista con un macbook para disparar los samplers.

carach-angren-madrid-2013-3

El grupo actuó sin bajista -un puesto inestable en la formación, siempre suplido por músicos de sesión- y por lo visto no llevaban las pistas de bajo grabadas. Poco se hubiera notado, porque el sonido durante su actuación no fue bueno, perdiéndose a veces la guitarra.

carach-angren-madrid-2013-2

CARACH ANGREN dio un buen concierto, si bien hubo disparidad de opiniones entre el público ante lo ofrecido por la banda, pero hay que reconocer que se entregó, tuvo una buena puesta en escena y al menos el violín, uno de sus elementos clave, se oyó claramente.

carach-angren-madrid-2013-4

Como momentos álgidos de la actuación, canciones como “Haunting Echoes From The Seventeenth Century” y cómo no, “The Funerary Dirge Of A Violinist”, la canción enseña de su último trabajo, “Where The Corpses Sink Forever”, muy celebrada por sus fans. Otro sugestivo momento de la actuación fue cuando Seregor, cantante y guitarrista, se puso una máscara para interpretar “Spectral Infantry Battalions”, un poco como lo hace BEHEMOTH en sus actuaciones. La canción se encadenó a -ya sin máscara- “Bitte Tötet Mich”.

carach-angren-madrid-2013-5

Seregor acabó con el maquillaje corrido, ya que no paró quieto, en contraposición a sus colegas, por ejemplo el violinista Nikos, comprensiblemente más estático. En resumidas cuentas, el concierto de CARACH ANGREN no tuvo el mejor de los sonidos pero fue vistoso -lo habría sido más si no hubiéramos sido testigos de sus pruebas- y entretenido.

Setlist de CARACH ANGREN:

An Ominous Recording
Lingering In An Imprint Haunting
Haunting Echoes From The Seventeenth Century
The Funerary Dirge Of A Violinist
Spectral Infantry Battalinos
Bitte Tötet Mich
The Sighting Is A Portent Of Doom
Bloodstains On The Captain’s Log

fleshgod-apocalypse-madrid-2013-1

Los italianos FLESHGOD APOCALYPSE contaron con un sonido más decente, necesario para que todos los elementos de su Death Metal Sinfónico cuadraran a la perfección. La banda se presentó con sus discursos ateo-filosóficos y con su aspecto de aristocracia decadente: Las caras ennegrecidas, la elegante ropa hecha harapos y unos instrumentos también modificados para aumentar la sensación de deterioro. El grupo llevaba un piano, adecuadamente avejentado, que tras acabar la actuación tuvo que ser bajado del escenario por cuatro personas.

fleshgod-apocalypse-madrid-2013-2

FLESHGOD APOCALYPSE ofreció un concierto trepidante, con un repertorio basado en sus últimos trabajos y recibió mucho calor de la audiencia, especialmente de un italiano pesadísimo que vivía en su propio mundo y al que alguien del público tuvo que llamar la atención ante su actitud verdaderamente molesta.

fleshgod-apocalypse-madrid-2013-3

Hubo momentos muy espectaculares, cuando los italianos interpretaron canciones como “The Egoism” o una aclamadísima “The Violation”, poderosísimo single de su último disco, “Agony”. El bajista Paolo Rossi por cierto sonó igual que en estudio con sus estridentes voces limpias. Lo cierto es que el concierto de FLESHGOD APOCALYPSE fue tan intenso que pasó como una exhalación dejando con ganas de más. A nivel musical e interpretativo, de lo mejor de la noche.

fleshgod-apocalypse-madrid-2013-4

Setlist de FLESHGOD APOCALYPSE:

Temptation
The Hypocrisy
The Egoism
The Deceit
Requiem In Si Minore
The Violation
In Honour Of Reason
The Forsaking

septicflesh-madrid-2013-1

El despliegue de SEPTICFLESH fue muy espectacular, con esa parafernalia teatral tan propia que han desarrollado a lo largo de su carrera. Presidía el escenario, un abarcador pie de micrófono lovecraftiano, repleto de tentáculos malignos que recordaban inevitablemente a Cthulhu y que ocultaban la cara de Seth cuando cantaba. Visualmente era muy impactante y llamativo -y un horror para los fotógrafos- y le escoltaban dos telones inspirados en el arte de "The Great Mass" y la siempre destacable pantalla de la sala Arena, que mostraba el logo de los griegos.

septicflesh-madrid-2013-2

El setlist de SEPTICFLESH fue algo polémico al estar compuesto por una aplastante mayoría de canciones de "Communion" y "The Great Mass", lo cual no deja de ser lógico debido a que son los discos con los que los helenos han obtenido mayor popularidad. "Virtues Of The Beast" y “Unbeliever”, del genial "Sumerian Daemons" fueron las únicas rescatadas del pasado -y además no muy lejano- de la banda. Otra cosa que podía sorprender era la ausencia de canciones más antiguas, más aún si tenemos en cuenta un dato relevante, y es que el grupo está reeditando sus primeros trabajos (por ahora llevamos dos, "Mystic Places Of Dawn" y "Esoptron") y podía haber aprovechado para promocionar estos lanzamientos. Además, los helenos tampoco interpretaron "Esoptron" como tema de despedida, para sorpresa de algunos. Nunca llueve a gusto de todos.

septicflesh-madrid-2013-3

No se puede negar que SEPTICFLESH sea una banda espectacular en cuanto a puesta en escena -aun admitiendo su escasez de medios-, sobre todo a la hora de interpretar las canciones tanto musical como casi actoralmente por parte de Spiros Antoniou, alias Seth Siro Anton. Algunas de sus composiciones desprendieron una inconmensurable fuerza escénica pero hay una cosa que no se debería tolerar, y es el abuso de partes pregrabadas. Es obvio que la majestuosa orquestación no puede ser llevada con facilidad al escenario, pero... ¿no podría SEPTICFLESH contratar a un teclista que ejerciera al menos de programador y además interpretase algunas partes? Y, lo que es peor y ya me supuso un gran chasco en su día: el que también estén grabadas las voces claras, no coros, que no revisten ninguna dificultad para ser cantadas y que la banda dispara como si fuera otro elemento más. Visto desde fuera parece algo casi incomprensible, pero el grupo sigue una y otra vez trabajando con todas esas pistas grabadas.

septicflesh-madrid-2013-4

En cuanto a lo más destacado habría que mencionar el arranque de “The Vampire From Nazareth”, “Communion”, “Pyramid God” o “Lovecraft’s Death”, perfectas en ese sonido imponente y apocalíptico propio de la más tenebrosa película de terror, o la monumental “Persepolis”, la que aseguraron que era la última canción para volver al escenario con dos cortes más, un tremendo “Anubis” y el menos brillante, e incluso anticlimático, “Five-Pointed Star”, que sirvió para cerrar y desatar un pogo.

septicflesh-madrid-2013-5

En definitiva, fue un vívido concierto con su descomunal y temible música trasladada con exactitud al escenario pero algo corto (unos 70 minutos) y con esa reiteración de errores -algunos de ellos aparentemente subsanables-, que deja con las ganas de ver a una banda más orgánica y reptante antes que a la prefabricación por la que prefieren optar. Aunque sólo por la mayestática orquestación y la fascinante oscuridad e intensidad de esa banda sonora apocalíptica que se alza desde Grecia, mereció la pena el concierto de SEPTICFLESH.

septicflesh-madrid-2013-micro

Setlist de SEPTICFLESH:

The Vampire From Nazareh
Communion
A Great Mass Of Death
Virtues Of The Beast
Unbeliever
Pyramid God
Lovecraft’s Death
Oceans Of Grey
We, The Gods
Persepolis
Anubis
Five-Pointed Star

 

Crónica y fotos de Enrique Herrero

Los primeros en abrir fuego fueron los griegos DESCENCING, un grupo de Thrash-Death-Groove Metal moderno que ha aprovechado la oportunidad para girar con SEPTICFLESH trabajando para ellos como pipas y probadores de sonido. Tocaba con ellos, por cierto, un ex SUICIDAL ANGELS, el guitarrista Panos Spanos.

El grupo tuvo muchos problemas de sonido, llegando a tocar varios temas sin una de sus guitarras y a quedarse sin micro en otro corte. DESCENDING tuvo que luchar por lo tanto contra viento y marea para llevar a cabo su show, pero ese es el precio para hacerse un nombre en la escena. Destacó sobre todo su entrega y un sonido a veces muy pesado que llegaba a recordar a GOJIRA o MESHUGGAH en algunas canciones, como en “The Energy”, aunque todavía mantiene un dinamismo mayor que le permite saltar entre estilos.

Poco a poco DESCENDING fue solventando esas dificultades y demostrando, cuanto menos, una buena actitud y derroche de fuerza que fueron aprobados por el aplauso del escaso público que todavía había en la sala.

Los siguientes en salir al escenario fueron los holandeses CARACH ANGREN, con su Black Metal Sinfónico y sus historias de fantasmas, guerra y terror. Tocó verles realizar la prueba de sonido y cómo decoraban el escenario, con un esqueleto colgando del teclado. El grupo, siniestramente maquillado, como mandan los cánones, perdía un poco de ese glamour pavoroso al trastear el teclista con un Macbook para disparar los samplers.

El grupo actuó sin bajista -un puesto inestable en la formación, siempre suplido por músicos de sesión- y por lo visto no llevaban las pistas de bajo grabadas. Poco se hubiera notado, porque el sonido durante su actuación fue pésimo, muy confuso y en el que a veces se perdía la guitarra.

CARACH ANGREN dio un buen concierto, si bien hubo disparidad de opiniones entre el público ante lo ofrecido por la banda, pero hay que reconocer que se entregó, tuvo una buena puesta en escena y al menos el violín, uno de sus elementos clave, se oyó claramente.

Como momentos álgidos de la actuación, canciones como “Haunting Echoes From The Seventeenth Century” y cómo no, “The Funerary Dirge Of A Violinist”, la canción enseña de su último trabajo, “Where The Corpses Sink Forever”, muy celebrada por los fans del grupo. Otro sugestivo momento de la actuación fue cuando Seregor, cantante y guitarrista, se puso una máscara para interpretar “Spectral Infantry Battalions”, un poco como lo hace BEHEMOTH en sus actuaciones. La canción se encadenó a -ya sin máscara- “Bitte Tötet Mich”.

Seregor acabó con el maquillaje corrido, ya que no paró quieto, en contraposición a sus colegas, por ejemplo el violinista Nikos, comprensiblemente más estático. En resumidas cuentas, el concierto de CARACH ANGREN no tuvo el mejor de los sonidos pero fue vistoso -lo habría sido más si no hubiéramos sido testigos de sus pruebas- y entretenido.

Setlist de CARACH ANGREN:

An Ominous Recording

Lingering In An Imprint Haunting

Haunting Echoes From The Seventeenth Century

The Funerary Dirge Of A Violinist

Spectral Infantry Battalinos

Bitte Tötet Mich 

The Sighting Is A Portent Of Doom

Bloodstains On The Captain’s Log

 

 

Los italianos FLESHGOD APOCALYPSE contaron con un sonido más decente, necesario para que todos los elementos de su Death Metal Sinfónico cuadraran a la perfección. La banda se presentó con sus discursos ateo-filosóficos y con su aspecto de aristocracia decadente: Las caras ennegrecidas, la elegante ropa hecha harapos y unos instrumentos también modificados para aumentar la sensación de deterioro. El grupo llevaba un piano, adecuadamente avejentado, que tras acabar la actuación tuvo que ser bajado del escenario por cuatro personas.

FLESHGOD APOCALYPSE ofreció un concierto trepidante, con un repertorio basado en sus últimos trabajos y recibió mucho calor de la audiencia, especialmente de un italiano pesadísimo que vivía en su propio mundo y al que alguien del público tuvo que llamar la atención ante su actitud verdaderamente molesta.

Hubo momentos muy espectaculares, cuando los italianos interpretaron canciones como “The Egoism” o una aclamadísima “The Violation”, poderosísimo single de su último disco, “Agony”. El bajista Paolo Rossi por cierto sonó igual que en estudio con sus estridentes voces limpias. Lo cierto es que el concierto de FLESHGOD APOCALYPSE fue tan intenso que pasó como una exhalación dejando con ganas de más. A nivel musical e interpretativo, de lo mejor de la noche.

Setlist de FLESHGOD APOCALYPSE:

Temptation

The Hypocrisy

The Egoism

The Deceit

Requiem In Si Minore

The Violation

In Honour Of Reason

The Forsaking

 

 

El despliegue de SEPTICFLESH fue muy espectacular, con esa parafernalia teatral tan propia que han desarrollado a lo largo de su carrera. Presidía el escenario un abarcador pie de micrófono lovecraftiano, repleto de tentáculos malignos que recordaban inevitablemente a Cthulhu y que ocultaban la cara de Seth cuando cantaba. Visualmente era muy impactante y llamativo -y un horror para los fotógrafos- y chocaba con los telones del grupo inspirados en el arte de "The Great Mass" y la siempre destacable pantalla de la sala, que mostraba el logo de los griegos.

El setlist de SEPTICFLESH fue algo polémico al estar compuesto por una aplastante mayoría de canciones de "Communion" y "The Great Mass", lo cual no deja de ser lógico debido a que son los discos con los que los helenos han obtenido mayor popularidad. "Virtues Of The Beast" y “Unbeliever”, del genial "Sumerian Daemons" fueron las únicas rescatadas del pasado -y además no muy lejano- de la banda. Otra cosa que podía sorprender era la ausencia de canciones más antiguas, más aún si tenemos en cuenta un dato relevante, y es que el grupo está reeditando sus primeros trabajos (por ahora llevamos dos, "Mystic Places Of Dawn" y "Esoptron") y podía haber aprovechado para promocionar estos lanzamientos. Además, los helenos tampoco interpretaron "Esoptron" como tema de despedida, para sorpresa de algunos. Nunca llueve a gusto de todos.

No se puede negar que SEPTICFLESH sea una banda espectacular en cuanto a puesta en escena -aun admitiendo su escasez de medios-, sobre todo a la hora de interpretar las canciones tanto musical como casi actoralmente por parte de Spiros Antoniou, alias Seth Siro Anton. Algunas de sus composiciones desprendieron una inconmensurable fuerza escénica pero hay una cosa que no se debería tolerar, y es el abuso de partes pregrabadas. Es obvio que la majestuosa orquestación no puede ser llevada con facilidad al escenario, pero... ¿no podría SEPTICFLESH contratar a un teclista que ejerciera al menos de programador y además interpretase algunas partes? Y, lo que es peor y ya me supuso un gran chasco en su día: el que también estén grabadas las voces claras, no coros, que no revisten ninguna dificultad para ser cantadas y que la banda dispara como si fuera otro elemento más. Visto desde fuera parece algo casi incomprensible, pero el grupo sigue una y otra vez trabajando con todas esas pistas grabadas.

En cuanto a lo más destacado habría que mencionar el arranque de “The Vampire From Nazareth”, “Communion”, “Pyramid God” o “Lovecraft’s Death”, perfectas en ese sonido imponente y apocalíptico propio de la más tenebrosa película de terror, o la monumental “Persepolis”, la que aseguraron que era la última canción para volver al escenario con dos cortes más, un tremendo “Anubis” y el menos brillante, e incluso anticlimático, “Five-Pointed Star”, que sirvió para cerrar y desatar un pogo.

En definitiva, fue un vívido concierto con su descomunal y temible música trasladada con exactitud al escenario pero algo corto (unos 70 minutos) y con esa reiteración de errores -algunos de ellos aparentemente subsanables-, que deja con las ganas de ver a una banda más orgánica y reptante antes que a la prefabricación por la que prefieren optar. Aunque sólo por la mayestática orquestación y la fascinante oscuridad e intensidad de esa banda sonora apocalíptica que se alza desde Grecia, mereció la pena el concierto de SEPTICFLESH.

Setlist de SEPTICFLESH:

The Vampire From Nazareh

Communion

A Great Mass Of Death

Virtues Of The Beast

Unbeliever

Pyramid God

Lovecraft’s Death

Oceans Of Grey

We, The Gods

Persepolis 

Anubis

Five-Pinted Star

Artículo anteriorANTHRAX lanzará un DVD en directo grabado en Chile
Artículo siguienteHARDCORE SUPERSTAR estrena el vídeo de “C´mon Take On Me”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí