Crónica de KATAKLYSM, SEPTICFLESH y ABORTED

0

Promotor: Madness Live! Productions

Tres bandas consolidadas con largas trayectorias sobre el mismo escenario y las tres con visitas recientes a nuestro país. A priori podría pensarse que, dada la saturación conciertil madrileña últimamente, esto podría ser un problema para la velada que el jueves 4 de Febrero nos esperaba en Caracol junto a los canadienses KATAKLYSM, los griegos SEPTIC FLESH y los belgas ABORTED, tres formas diferentes de ver el Death Metal. Sin embargo, y aunque la gente inicialmente congregada en los alrededores no auguraba una entrada mucho mayor a la de THE BLACK DAHLIA MURDER la semana pasada, el interior de la sala sí se fue poblando poco a poco hasta alcanzar una decente entrada de 2/3 partes de Caracol, con un público que empezó dormido y se fue animando gracias al buen hacer de Maurizio Iacono en la parte final del concierto de KATAKLYSM. En términos generales no creo que nadie haya salido descontento del encuentro de estas tres luminarias sobre las tablas y si hay algo que reprochar, son errores de base en su propia concepción de directo, no el tener un mal día o falta de medios. La experiencia es un grado se suele decir, y a estas tres bandas les sobra.

ABORTED

aborted-madrid-2016

Junto a KATAKLYSM, los belgas ABORTED no hacía ni dos años que se habían acercado por España encabezando una gira propia, gira que además no llegó a colgar el cartel de no hay billetes. En esta ocasión eran los encargados de abril el cartel, con lo que tenían el difícil papel de calentar el ambiente (muy frío desde el principio) y probar el sonido para las bandas venideras. Esto es lo peor que se puede achacar a Sven y los suyos en los 40 minutos que estuvieron sobre las tablas. Tenían recién sacado un EP de 10 pulgadas que conmemora su 20 aniversario, “Termination Redux” (una vuelta de tuerca a su sonido de antaño), pero al ser un lanzamiento secundario y demasiado reciente y no tener álbum completo que presentar, decidieron dar un repaso algo aleatorio a su trayectoria y, quizás porque sea el trabajo que mejor case en el entorno de “Termination Redux”, centrarse en “Goremaggedon: The Saw and the Carnage Done”, para muchos entre los que me incluyo, su mejor trabajo, cuando Sven aún peinaba greñas.

aborted-madrid-2016

Nada más salir, en medio de la introducción sinfónica, ABORTED descargó uno de sus temas más carismáticos, “Meticulous Invagination”, con ese sampler de película de terror tan manido, que abre paso a un corte muy carcassiano cargado de melodía y cambios de ritmo entre el Grind y el Death. Sin embargo el sonido era muy enmarañado, una bola de decibelios en donde apenas se distinguían las guitarras y la voz de Sven era bastante ininteligible. Enlazaron “Parasitic Flesh Resection”, también del “Goremaggedon” y la mezcla no mejoraba, si bien el volumen era un poco más alto, lo que contribuía a no intuir nada. Como hacía poco que habían presentado “The Necrotic Manifesto”, la siguiente en caer fue precisamente el tema título, no sin antes que Sven, viendo que el público estaba más parado que los ojos de Espinete, pidiera algo de ruido y movimiento. Aquí el sonido ya había mejorado si bien el bajo retumbaba en exceso, hasta que por fin con la siguiente, “Hecatomb”, del “Archaic Abattoir”, la mezcla alcanzó su mejor resultado, que no era sobresaliente, aunque sí notable. Por lo menos las melodías y los riffs ya se distinguían y aunque el bajo se comía a las guitarras muchas veces, ya se podía escuchar todo el detalle de las composiciones.

aborted-madrid-2016

aborted-madrid-2016

En este momento Sven decidió presentar un tema nuevo, si bien me sorprendió que no hiciese alusión al motivo de dicho tema, el veinte aniversario de la banda, máxime cuando él es el único miembro original presente. El caso es que tocaron “Termination Redux”, con evidentes reminiscencias del sonido del pasado, más Death-Grind y menos Death-Core. A todo esto, Sven sigue en su línea de no parar ni un minuto quieto, sudando como un pollo y moviéndose de un lado a otro, sólo seguido de cerca en cuanto a actividad por el bajista JB van der Wal. Eso sí, en algunos momentos era difícil ver a los músicos en directo, no por exceso de humo, que en ocasiones también lo hubo, sino porque la iluminación fue en general bastante pobre. Algo que por cierto se repitió a lo largo de todo el concierto, con mucho contraluz y poca claridad en el escenario, restando parte de efectismo a las descargas conciertiles.

aborted-madrid-2016

aborted-madrid-2016

Para intentar no perder el ritmo, ABORTED siguió tirando de archivo y cayeron un par de cortes de “The Global Flatine”, “Expurgation Euphoria”, más groovie y pegadiza y la impronunciable en su título original que traducida significa “The Origin Of Disease”. Sven seguía insistiendo en animar al público a gritar y moverse, burlándose de la poca fuerza y ganas que le echaba el respetable, aunque no logró un resultado mucho más animado. Ya estaban llegando al final de su concierto, sin descanso, y decidieron presentar otro tema nuevo, “Bound In Acrimony”, dejando para el final, quedando muy agradecidos al resto de bandas y al público asistente, otros dos cortes de “Goremaggedon”, que enlazaron, “Sanguine Verses” y “The Saw And The Carnage Done” arengando al público a al menos hacer headbanging. La sensación que me llevé es que ABORTED fue víctima de las circunstancias de ser los primeros en salir. Aun así su concierto, corto pero intenso, fue bastante disfrutable aunque nada brillante por el sonido.

SEPTICFLESH

septicflesh-madrid-2016

Los eternos teloneros, así se podrían considerar a SEPTICFLESH. Tercera vez que los veía, tercera vez como segunda banda en el cartel, la última de ellas hacía menos de un año junto a MOONSPELL. Con este panorama no me esperaba muchos cambios respecto a dicho día. Además con SEPTICFLESH tengo un problema personal. Su trayectoria es muy variada y desde “Sumerian Daemons” es otra banda, una especie de Death Metal sinfónico con temática centrada en los dioses y demonios, pero que en directo pierde mucho carisma y efectismo por el abuso de pregrabados. Obviamente los griegos no van a ir con una orquesta y coros a cuestas a todas partes, pero frente a otros grupos como THERION, que también se ven obligados a utilizar pregrabados, la base musical actual de SEPTICFLESH es muy sencilla y por tanto, desnudada de su artificio sinfónico, me deja bastante frío y con la eterna duda de si no sólo llevan pregrabadas las orquestas sino alguna que otra base rítmica también.

septicflesh-madrid-2016

Venían sin nada que presentar, pues “Titan” ya tiene dos años de vida, con lo que suponía que el setlist se centraría en este último trabajo y, por mucha reedición y demás, no harían ni simple mención a su pasado. Esto último es algo que asumo. Es otra banda, ya lo he dicho, pero ¿también obvian “Sumerian Daemons”? Vale que SEPTICFLESH se separó después de este trabajo y los hermanos Antoniou tardaron un lustro en volver a renacer al grupo, pero estilísticamente hablando “Sumerian Daemons” es el trabajo que generó el cambio en la banda helena y el que les hizo relegar la parte experimental, electrónica y más oscura a CHAOSTAR. Sean cuales sean las razones, los casi cuarenta y cinco minutos que estuvieron en escena desde las nueve de la noche en que volvió a abrirse el telón (después de un cambio de escenario bastante rápido teniendo en cuenta que había que cambiar instrumentos), se centraron en “Titan”, “Communion” y “The Great Mass”, pudiendo definirse la descarga en general como previsible y notable, e incluso por debajo de cuando vinieron con MOONSPELL, pues el juego de luces y escenografía (aquí no llevaban ni logo ni telones), fue mucho mejor, mientras que en esta ocasión el contraluz y la oscuridad fue la tónica general.

septicflesh-madrid-2016

septicflesh-madrid-2016

La apertura fue quizás lo más llamativo, con ese tema tan efectivo que es “War In Heaven”. A diferencia de con ABORTED el sonido fue bueno desde el principio, muy bien ecualizado con los pregrabados (y la duda vuelve a rondar mi cabeza…). La pose dura y distante de Spiros y su hermano Christos, cuyas rastas cada vez son más kilométricas, llena el escenario, mientras que Dinos Prassas “Psychon”, guitarrista para el directo en sustitución de Sotiris, estaba en un segundo plano. El setlist no variaría ni un ápice respecto al resto de la gira obviamente, dados los pregrabados, y la siguiente en caer fue “Communion”, tema que siempre funciona muy bien en directo y donde cada vez me doy más cuenta de que Spiros no toca apenas su bajo. Más le valía contratar a un bajista de sesión y salir sin él… así también se conservaría mejor su traje armadura de cuero que estaba bastante destruido y que le debía dar un calor al pobre increíble. “Order Of Dracul”, la siguiente en caer, sufrió del bajón de los pregrabados. Esas partes orquestales sin que el resto de los miembros de la banda toquen nada son salvadas por Spiros haciendo como si dirigiese una orquesta pero a mí me generan pérdida de magia.

septicflesh-madrid-2016

septicflesh-madrid-2016

El público en general estaba respondiendo bastante bien a los griegos que no hacían más que pedir al respetable que “destruyera el lugar”. Con “Pyramid God” podían haber tenido una buena oportunidad, al ser uno de los cortes más agresivos de la noche, no tan variada como la siguiente en caer, “Prototype”, de nuevo del “Titan”, cuyos cambios de tempo son lo más llamativo del corte. Para el final dejaron tres temas más que están entre lo mejor de los tres últimos discos, de “The Great Mass”, “The Vampire From Nazareth”, cuya intro fue coreada por el público y que al ser menos orquestal genera una mejor sensación en directo; de “Communion”, “Anubis”, dedicada al dios gato del antiguo Egipto; y, finalmente, “Prometheus”, que dedicaron a todas las bandas con agradecimiento sincero, explicando que, como el resto de temática de SEPTICFLESH, está dedicada a un dios, como bien indica su título. Sigo diciendo que en directo SEPTICFLESH me resulta muy aséptico y con un guión demasiado marcado, pero es algo que no puede cambiar mientras siga manteniendo la concepción musical actual.

KATAKLYSM

kataklysm-madrid-2016

Canadá es en general país de bandas de calidad musical, en todos los géneros y épocas. Dentro del Metal Extremo KATAKLYSM quizás sea de las más conocidas, máxime desde los giros en trayectoria que le hicieron a CRYPTOPSY, ya de por sí con un público menos amplio, perder el tren. Desde que Sylvain Houde dejara la formación y Maurizio Iacomo le diese el bajo a Stephane Barbe y se hiciera dueño del micro, KATAKLYSM se convirtió en “mainstream” del Death Metal, con un sonido más melódico y pegadizo, influido en la forma de construir los riffs por MORBID ANGEL por un lado y PANTERA/SEPULTURA por otro, que con el tiempo y la constancia disco tras disco se ha convertido en un sonido propio fácilmente identificable por cualquier amante del Death Metal. Lo único que se les puede achacar es quizás el estancamiento de alguno de sus lanzamientos que hayan salido a la luz más para cubrir contrato que por inspiración propia, pero por constancia y coherencia, es una de las bandas más solventes del momento. 25 años de vida cumplirán este año, y por nuestro país ya han pasado en más de una ocasión, aunque yo siempre los he visto como teloneros, perdiéndome la última vez que vinieron hace menos de dos años encabezando cartel. Y precisamente, desde el punto de vista personal, tenía curiosidad por saber si con set completo mantendrían mi interés y el nivel propio, pues las dos veces previas que les vi salí con sensación agridulce por mal sonido.

kataklysm-madrid-2016

Lo primero que se les puede achacar es el larguísimo cambio de escenario. Ya tenían todo listo, batería, telón de fondo y equipo técnico, sólo tenían que despejar las tablas de los equipos de las bandas previas y probar todo en el último momento. Para hacer todo esto los músicos se tiraron media hora que bien podían haber aprovechado para que en Madrid hicieran el set completo de 17 canciones que en otros sitios habían hecho, y no el de 15 que ya habían descargado en Barcelona. De acuerdo, al final fueron 15 temas sin apenas descanso, pero algo más de 70 minutos me parece bastante corto para una trayectoria de 9 discos a sus espaldas si obviamos los tres primeros que no suelen aparecer en directo. A su favor, que solo se dejaron en el tintero “The Prophecy”, cuando aún no habían terminado por definir del todo su actual sonido y al menos tocaron un tema por cada disco posterior (siendo el más representado el reciente “Of Ghosts And Gods” con cuatro temas), pero se podían haber extendido algo más y haberle robado tiempo al cambio de escenario.

kataklysm-madrid-2016

Eran ya pasadas las diez y cuarto de la noche cuando la intro de rigor empezó a sonar y se abrió el telón. El escenario sobrio: telón de fondo con el logo, tres pedestales para que los músicos se subiesen y se dejasen ver mejor por el fondo de la sala (algo de agradecer en el caso de Maurizio Iacono que todo lo fuerte que es no se corresponde con su altura, más bien bajito) y unos cuantos proyectores de luces centelleantes para las partes más rápidas. Así pues toda la capacidad de atracción del grupo tendría que venir por su sonido y hete aquí el punto que tenían que superar en mi bagaje personal. Nada más empezar “Breaching The Asylum” del reciente último disco al grito demagógico de “viva España” y después “If I Was A God… I’d Burn It All” del “Waiting For The End To Come”, ese bagaje no cambió de trayectoria. El sonido era bueno en bajo y guitarra pero la batería estaba excesivamente alta y a Iacono se le oía más bien poco, sobre todo en las voces agresivas. Afortunadamente a partir de la tercera o cuarta canción el sonido ya fue bueno, no excelso (el doble bombo seguía tapando muchos detalles), pero sí notable. Por lo demás, la banda se esmeró en mantenerse activa y arengar al público que seguía adormecido incluso ante un corte clásico y efectivo para corear como es “As I Slither” del “Serenity In Fire”, que fue la tercera en caer.

kataklysm-madrid-2016

Con “The Black Sheep”, ya con el mejor sonido de la noche y la banda muy metida en faena, intercambiando las posiciones una y otra vez y dando la mano al público a cada momento, con esa estructura sincopada (casi rapeada se podría decir, si añadimos la pose de Iacono), el público estaba un poco más activo, especialmente con un tema que es uno de mis favoritos y el único del “Epic”, “Manipulator Of Souls”, que Iacono presentó haciendo mención a los amantes de la “old school”. El groove de “At The Edge Of The World” y “Push The Venom” (esta última dedica al terrorismo religioso por Maurizio), ambas del “Heaven’s Venom”, intercalando otra de las nuevas, “Thy Serpents Tongue”, dedicada a los muchos mentirosos y liantes que pueblan el globo, hizo que al menos en cuanto a mover la melena el público y los propios miembros de KATAKLYSM demostrasen tener experiencia. Aun así la banda no estaba del todo contenta y quería terminar de sacar al público madrileño del letargo, para lo cual el perro viejo de Maurizio utilizó dos recursos muy manidos: comparar el concierto con alguna estrella adolescente de Pop, (honor que recayó en Justin Bieber), recordando al respetable que aquello era un concierto de Death Metal y después mencionando que en Barcelona la gente estuvo más exaltada, incentivando la rivalidad con la ciudad condal.

kataklysm-madrid-2016

Parece que funcionó la estrategia, porque los siguientes cortes hicieron que el público se viniese más arriba y coreara, siendo además sendos clásicos como “The Ambassador Of Pain” del “Serenity In Fire” y sobre todo “Where The Enemy Sleeps”, donde ocurrió una escena divertida ofreciendo el micro Maurizio a Stephane Barbe para que saludara en castellano, lo que éste rechazó, picándole Maurizio diciéndole que no podía ser tímido siendo tan grande… Esto logró convencer al bajista para que saludara a los presentes. Otra anécdota vendría justo antes de descargar “Soul Destroyer”, el último exponente del “Of Ghosts And Gods”, tema muy rápido y groovie al mismo tiempo para hacer mosh pit, lo cual fue reclamado por Maurizio diciendo que en todas las ciudades que habían visitado con la gira habían logrado generar grandes pogos y que Madrid no podía quedarse atrás. En ese momento los que no somos amantes del movimiento, nos fuimos hacia atrás lo que le dio pie a Maurizio para señalar a mi compañera fotógrafa Laura que estaba en las primeras filas, pidiéndole a ella y al resto de chicas que no se fueran, que no las harían daño y las protegerían… La arenga funcionó y la mitad del aforo congregado empezó a moverse como si por fin hubiesen despertado y ahora no hubiese un mañana.

kataklysm-madrid-2016

kataklysm-madrid-2016

Este despertar ya no se acabó hasta el final, convirtiendo a “The Chains Of Power”, del “Prevail”, la novedosa (por ser la primera vez que la incluían en directo en una gira) “Open Scars” del “In The Arms Of Devastation” y por supuesto la fundamental “In Shadows And Dust” en auténticas orgías de mosh-pit constante. KATAKLYSM tiene tablas y con esta forma de meterse al público en el bolsillo lo demostró. Al final acabaron agradeciendo sinceramente la presencia del público y descargó “Crippled & Broken”, tras lo cual se vio claramente, después de solo 70 minutos que no iban a seguir ni con “Iron Will” ni con “Elevate”, que en otros conciertos sí tocaron, dejando en este sentido una sensación de interrupción anticipada mejorable. Pero no seamos avariciosos. Para mi gusto KATAKLYSM de menos a más dieron un concierto muy notable y demuestran que son buenos en directo. Habrá que tenerles como habituales en el calendario.

kataklysm-madrid-2016

 

Crónica: Raúl Ureña Salgado

Fotografías: Laura Ruiz García

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí