DARKNESS BY OATH - Seeds Of Desolation

0

Mientras le daba escuchas a “Seeds Of Desolation” sobrevino la separación de DARKNESS BY OATH. Así que este cuarto disco del grupo de Arrasate es finalmente el último, el testamento musical de uno de tantos proyectos musicales que se van, supongo que con ese regusto agridulce que porta la mezcla de satisfacción por lo conseguido y frustración por lo que no se alcanzó. Una lástima, siempre una mala noticia para la excelente escena extrema española, en la que en tantos aspectos los grupos están muy por encima de una porción importante del público. No han aparecido en lo que va de 2014 demasiados discos de Metal Extremo superiores a los que han grabado TEITANBLOOD y DOMAINS. Por ejemplo y aunque mucha gente seguirá sin darse por aludida. Y quizá algo de eso haya llevado al desánimo último a DARKNESS BY OATH.

El caso es que estos músicos vascos echan el cierre con el que seguramente es su mejor disco, para mí superior a aquel “Near Death Experience” demasiado obsesionado con refundar el “Slaughter Of The Soul” de AT THE GATES. Ese disco lo lanzó en Estados Unidos Metal Blade con palabras de elogio de Dan Swano, que había trabajado en la mezcla y masterización del anterior “Fear Yourself”, lanzado a su vez por Cyclone Empire. Viendo semejantes nombres referenciales, parece que DAO se quedó a medio vuelo después de haber cogido mucha carrerilla. Es difícil saberlo, pero seguramente no ayudó la recreación tan arquetípica de un sonido justo cuando entraba en declive, atacado por la saturación y la evolución: del estilo y de la audiencia. Si su testamento final es, como parece inevitable, este “Seeds Of Desolation”, al menos podrá presumir de categoría y si no de originalidad sí de un nivel que no le aleja demasiado de lo mejor que queda por ahí fuera en esta versión tan tradicional del sonido Goteborg. Nada en este disco, tampoco la portada ni un sonido cristalino y potente, tiene tacha alguna en cuanto a profesionalidad. Un caso, ahora me doy cuenta, similar en lo musical y en el recorrido a los húngaros, también ya separados, CASKETGARDEN.

En lo musical, DARKNESS BY OATH se va siendo lo que siempre ha sido: un grupo de Melodeath al que se le paró el reloj en el momento cúspide del sonido Goteborg. La experiencia luce y “Seeds Of Desolation” no es tanto una réplica de AT THE GATES como un disco equilibrado y previsible pero variado por el que también asoman DARK TRANQUILLITY, EUCHARIST, SOILWORK, THE HAUNTED, INSOMNIUM, OMNIUM GATHERUM… Nada se sale de un guión perfectamente obvio pero casi todo está en su lugar correcto, con una energía pletórica y una calidad incuestionable. No se trata tanto de cuántas veces has escuchado melodías semejantes sino de cómo de buenas son y de cómo de bien funcionan. Lo mismo se puede decir de los riffs, los pasajes más Deathrash y unos mejorados viajes atmosféricos y melancólicos, uno de los puntos fuertes del disco. Es sencillo: si te sigue gustando el Death Melódico sueco que muchos grupos suecos dejaron de hacer, te va a gustar seguro este “Seeds Of Desolation”.

Quizá doce canciones sean demasiadas y quizá con un pequeño tijeretazo el resultado habría sido aún más brillante. Por lo que a mí respecta, el grupo se podía haber ahorrado la -irreconocible salvo por los arreglos y el estribillo- versión del “Gangsta's Paradise” de COOLIO. En general y salvo excepciones, las adaptaciones metálicas de canciones ajenas al género se me hacen aburridas. También hay alguna composición algo intrascendente como el cierre con “From The Land Of Hate”, un simple arrebato de furia, o canciones como “The Dull Blow Of Death” o “Lunatic's Smile”, que no desmerecen pero pasan de puntillas. El resto es excelente, y ya que se ha convertido en el último disco del grupo, no hubiera estado mal como cierre “The Existence”, una frágil pieza instrumental ubicada en realidad en plena tormenta y rodeada de brillantes llamaradas Melodeath, de la inicial e hímnica “Eyes That See In The Dark” al toque épico de “Gates Of Madness” o los contrastes de “Screams That Walk With You” e “Inmortality's Dream”, de las ráfagas más furiosas a las melodías más envolventes. Un muestrario magnífico de esa capacidad que tenía (tiene) el buen Melodeath de mezclar misterio y prístina melancolía con rabia y violencia, un juego de espejos que también destella en las apoteósicas “The Real Silence” y “Towards The Darkness”.

Es paradójico pero no he estado tan cerca de DARKNESS BY OATH como ahora que el grupo ha puesto pie en tierra. Ninguno de sus dos discos anteriores (no he escuchado su debut, “Confidential World Of Lies”) me habían gustado tanto como este “Seeds Of Desolation”. Hasta ahora me parecía un grupo solvente, esta vez me ha parecido brillante. La pena es que el viaje termine aquí, la suerte que lo haga dejando un testamento tan claro: sea lo que sea lo que no ha funcionado, por su parte y por la de todo lo que le rodea, no ha sido cuestión de talento ni de calidad. Este disco es una prueba incontestable. Lo dice el propio grupo en “Eyes That See In Ther Dark”: No hay ningún lugar al que no nos sigan los recuerdos…

Juanma Rubio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí