DESECRESY - The Doom Skeptron

0

Cuando uno piensa en el revisionismo del Death Metal europeo le viene a la mente la enorme cantidad de bandas que beben de la escuela de Estocolmo y se convierten en calcos o seguidores de GRAVE, DISMEMBER... Sin embargo, no todo el Death Metal europeo de los noventa partía de allí: la escuela Death de Finlandia, menos directa y cruda, más oscura y groovie, más fría y con influencias del Doom añadidas, también dejó detrás de sí una amplia estela de bandas, aunque la evolución de los gustos musicales del país siguieran otros derroteros, e incluso bandas pioneras de ese sonido Death (como AMORPHIS o SENTENCED) cambiaron rápidamente de tercio. Por eso, no es de extrañar la existencia de bandas como DESECRESY, especialmente dados sus idénticos orígenes geográficos.

El proyecto conformado por Tommi Grönqvist y Jarno Nurmi, el primero encargándose de todo el aspecto musical y el segundo poniendo lo gutural y sepulcral de su voz, tiene claro desde el principio hacia dónde mirar. Su debut, “Arches Of Entropy”, era un compendio de ABHORRENCE, FUNEBRE, PURTENANCE, CONVULSE, DEMIGOD... es decir, oscuridad, sonido abovedado y medio tiempo predominante. Poco más de un año después llega su segunda entrega, “The Doom Skeptron”, nuevamente bajo Xtreem Music, y los parámetros son los mismos, aunque con dos mejoras respecto al debut que son de agradecer, por un lado por añadir una mayor profundidad en su estilo, y por otro lado por lavar la cara a los resultados.

En este nuevo trabajo, el dúo finlandés mejora enteros el sonido de su debut. Se podía decir que entonces DESECRESY quiso recrear una producción tan sepulcral como la voz de Jarno, incrementando la oscuridad y el carácter mortuorio de la escuela de la que partían. Sin embargo, también se podía ver de otra forma: falta de medios o despreocupación en cuanto al sonido. De hecho hasta se podían apreciar ciertos errores en la masterización que fueron dejados estar sin tener el menor interés por arreglarlo. Afortunadamente, “The Doom Skeptron” cambia completamente esta premisa: el sonido sigue atesorando oscuridad y frialdad, pero se ha encontrado un equilibrio. Ahora todo está en su sitio y se puede disfrutar de una producción en condiciones.

Por otro lado, las influencias de DESECRESY en "The Doom Skeptron" se han ampliado, manteniendo inalterables sus principios mórbidos y envolventes, uniendo a las características influencias finlandesas, la de su escuela hermana en EE.UU:  INCANTATION, ROTTREVORE y demás. Es decir, se potencia aún más el medio tiempo y la sensación fúnebre, ya de por sí presente en la escuela finlandesa, pero sin el toque melódico de ésta, aumentando con ello la brutalidad del conjunto y la agresividad de los temas. Con esto, DESECRESY consigue un conjunto mucho más absorbente, en donde los temas evolucionan hacia atmósferas más expandidas, más sólidas, una sensación potenciada por el mejor sonido.

Desde la apertura, con esa introducción al más puro estilo DEAD CONGREGATION, fúnebre y fantasmagórica que sirve de preludio a “Forged From Chaos”, uno de los cortes más directos, hasta el final decadente y épico al mismo tiempo de “The Solemn End”, el trabajo recorre cortes extensos que se mueven con pies de barro y cadenas de condena. Siendo excepciones a lo dicho “The Sceptre Of Damnation”, que apuesta por la melodía y la brutalidad al mismo tiempo y “Burial Adorations”, corte muy INCANTATION cuando estos pisan el acelerador, con mucho Groove contenido, el resto de composiciones dejan paso a medios tiempos de rabia contenida que se quedan metidos en nuestras venas como hielo punzante (sirva de ejemplo “Vortex Unwinding”, que acaba hipnotizando con sus guitarras de ultratumba y su bajo profundo, seguido de cambios de ritmo pegadizos y groovies). Como se puede ver, los ingredientes e influencias de los que hablaba al principio siguen inalterables.

En cuanto al diseño, DESECRESY sigue apostando por la restrospección y los detalles vintage, como el papel envejecido, los colores únicos (en su debut, el rojo, ahora el azul, más acorde con la mayor frialdad de este trabajo) y una portada sencilla, chapada a la antigua, en donde logo y dibujo principal asemejan más el espíritu de una demo o una maqueta primigenia, que un segundo largo completo. Este detalle que muchos obviarán por secundario, no deja de añadir puntos al objetivo de DESECRESY, revivir con todas las consecuencias el entorno y los detalles de la escuela y la época en la que se fijan.

En definitiva, DESECRESY se mantiene como un valor reciente del Death Metal, que bebe de bases muy claras y las expande con todas sus consecuencias y, ahora sí, cuidando todos los detalles. “The Doom Skeptron” no está llamado a perdurar en la historia de los tiempos, pero recoge el testigo de una escuela olvidada por muchos y que tuvo tanta influencia como la de sus vecinos escandinavos. Pura morbosidad y rabia contenida.

 

Raul Ureña

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here