GRAND SUPREME BLOOD COURT - Bow Down Before The Blood Court

0

GRAND SUPREME BLOOD COURT es la nueva encarnación Death Doom holandesa, otra vez a cargo de los músicos de ASPHYX, algo que resulta tan gratificante como repetitivo.

El material que se ha registrado en "Bow Down Before The Blood Court" es excesivamente similar a otros discos ya disponibles del grupo madre, y aunque no tiene un especial brillo, levantará suficiente interés en los fans del género más insaciables. Mismas estructuras, mismo sonido de guitarras (y eso que el único que falta es el guitarrista Paul Baayens) y la misma voz y batería. GRAND SUPREME BLOOD COURT no se mueve un ápice del molde esperado.

La presencia de todos los chicos de ASPHYX (salvo la excepción mencionada) asegura un estándar de calidad alto, pero el resultado es más de lo mismo, lo cual no es malo hasta cierto punto. Es simplemente un arma de doble filo. Volver a incidir en algo muy visto y facturado de igual forma es ir sobre seguro, pero puede saturar. Desde luego, ha habido un poco más de frescura en otras entregas.

Por ejemplo, citando dos entre muchas otras canciones, las furiosas "There Shall Be No Aquitance" o "Piled Up For The Scavengers", podrían haber estado en "Deathhammer" tranquilamente. Es más, si retiras un par de pistas rápidas de aquel por estas dos y viceversa, muchos no se darían ni cuenta. Y hablo sin modificar siquiera la producción, que es clavada. Casi un calco.

No sabría si tildar a este material como caras B o deshechos de ASPHYX, porque la verdad es que "Bow Down Before the Blood Court" tiene cosas muy buenas: es intenso, brutal, pesado y oscuro. La pega es, simplemente, que las mejores ideas ya se han invertido en otros esfuerzos, y por lo tanto GRAND SUPREME BLOOD COURT es sólo un añadido más.

Si no has escuchado "Deathhammer" de ASPHYX, empieza primero por ahí. Si ya lo has hecho y quieres más de lo mismo, aquí tienes un apéndice para mantenerte entretenido. "Bow Down Before The Blood Court" es una entrega sólida de Death Metal aplastante, pero sin sorpresa posible.

 

Carlos Herrero

Artículo anteriorHELKER - Somewhere In The Circle
Artículo siguienteIRON MAIDEN lanza la cerveza Trooper
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí