GRAVE DIGGER - Return Of The Reaper

0

La prolija formación liderada por Chris Boltendahl ha hecho regresar con "Return Of The Reaper" a La Muerte, esta vez en un imponente carruaje, pero cuyo contenido no brilla por encima de otras obras de GRAVE DIGGER.

Tenemos ante nosotros un disco correcto, con alguna pieza destacable, pero que no alcanza el nivel que pudimos degustar en las últimas tres entregas del grupo, especialmente con el tremendo "Ballads Of A Hangman". El trabajo de guitarras es impecable y refrenda la decisión de incluir a Axel Ritt como miembro en el grupo, y la producción es la habitual, no en vano se mantiene el mismo estudio y por lo tanto las rutinas de grabación desde hace muchos años.

La intro "Return Of The Reaper" seguida de "Hell Funeral" son el punto más fuerte de todo el disco, que desde ahí no vuelve a sacar tanto pecho, aunque hay cosas bastante aprovechables. Lo habitual es que la canción que da título al disco de GRAVE DIGGER sea siempre una de las mejores y más fáciles de retener, y en esta ocasión no se trata de una excepción. Luego viene "Wargod", que es el perfil de canción de estribillo corto, sencillo e impactante, y que te tritura a doble bombo, que contiene un magnífico solo de guitarra, todo hay que decirlo.

En "Tattoed Rider" tenemos un medio tiempo con gancho de estribillo más melódico y elaborado, y ya empieza la bajada de intensidad y de calidad en las canciones a partir de aquí hasta un nivel estándar (que para este grupo ya supone mucho, ojo) excepto honrosas excepciones que asoman por encima de la caja de pino montada para la ocasión. Muy interesante me parece por ejemplo "Season Of The Witch", misteriosa y dotada de estribillo con buenos coros y una cadencia pesadísima y lúgubre. La contundencia y velocidad vuelven a cobrar presencia en "Road Rage Killer", vibrante, de fórmula sencilla y aplastante.

En el último tercio del disco hay material se han reservado varias canciones con pegada. La más desenfadada es "Grave Desecrator", una de las mejores del álbum y dedicada plenamente a la propia Muerte como personaje que aparece en las portadas de GRAVE DIGGER año sí y año también. Siguiendo con la temática mortuoria, tenemos "Satan's Host", que te parte el cuello en menos de tres minutos y te cuenta brevemente un ritual para meterle el demonio a un cadáver con un riff muy rockero, rápido y vicioso.

El guiño para los países de habla hispana es "Día De Los Muertos", otra pieza reseñable del disco por ser fácil de seguir, tener buenos riffs y, por qué no decirlo, hablar de una tradición pseudo cristiana muy extendida en México y otras comunidades latinoamericanas.

"Death Smiles At All Of Us" contiene también un estribillo que se puede recordar con facilidad y que tributa por enésima vez al último paso en la vida de cualquier ser vivo, de nuevo personalizado como si se tratara de un ente. Este viaje en carruaje, bien movido en determinadas fases, termina con una balada titulada "Nothing To Believe".

En general, como se puede apreciar durante todo el álbum, en general contiene riffs y estructuras ya vistas en su carrera y muy poco espacio para la sorpresa. No pretendo que los alemanes innoven, ni aún con su nuevo guitarrista plenamente integrado ya en el grupo, simplemente advierto de lo que vais a encontrar aquí: GRAVE DIGGER en su máxima expresión. Los viejos trucos de siempre han vuelto a funcionar.

 

Carlos Herrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí